Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MARTES 6- 2- 90 INTERNACIONAL ABC. póg. 31 Gorbachov da luz verde al multipartidismo que acabará con la hegemonía del PCUS Decisivo paso adelante de la perestroika en la reforma política Moscú. Alberto Sotillo Ante un Pleno del Comité Central del Partido Comunista de la URSS (PCUS) que puede abrir la primera página de una nueva era de la política soviética, Mijail Gorbachov propuso abiertamente la introducción del pluripartidismo para una cierta etapa aún indeSobre la naturaleza del PCUS ante el nuevo escenario político, Gorbachov asestó un poderoso lanzazo al monopolio que garantiza la Constitución al partido, cuando señaló que éste debe luchar por ser el partido dirigente, pero que lo hará en la estructura de un proceso democrático, rechazando cualquier ventaja legal o política La batalla por la democratización soviética, sin embargo, no ha hecho más que empezar, ya que será el próximo XXVIII Congreso el que se encargue de avalar todos estos proyectos y de operar la renovación radical del PCUS que lo normalicen como un partido ordinario en un nuevo país pluralista. El líder soviético se colocó entonces de parte de los más señalados reformistas una vez más cuando propuso adelantar el XXVIII Congreso para finales de junio o primeros de julio siguiendo así el consejo de quienes consideran que urge realizar cuanto antes el saneamiento del mastodóntico aparato del partido para evitar verse barridos por la celeridad de los acontecimientos. Antes de la batalla del XXVIII Congreso, Gorbachov señaló la conveniencia de celebrar un nuevo Pleno del Comité Central para dentro de tres semanas o un mes, dedicado a revisar los estatutos del partido, que podría servirle no sólo para adelantar la reorganización de éste, sino sobre todo para preparar la elección de delegados al Congreso y evitar que éstos sean designaterminada del futuro. El líder soviético aconsejó al PCUS que renuncie a su actual monopolio del poder y presentó su propuesta de pluripartidismo sin fecha como un hecho ineluctable para la sociedad soviética, en la que, según él, los cambios operados en los últimos años han generado un creciente pluralismo político hicieron Checoslovaquia o Alemania del Este. Los reformistas planean asimismo presionar en favor de la democratización del régimen mediante una jornada de movilización en todo el país convocada para ei próximo 25 de febrero, que pondrá más que nunca de actualidad la reivindicación de los valores de la revolución de febrero de 1917, la democrática, posteriormente relegada por la revolución bolchevique. La situación ha llegado así a un punto crítico en el que ya no parecen posibles los compromisos entre inmovilistas y reformistas. Los sectores de la oposición más reaccionaria ya han sacado la conclusión de que el liberalismo no es para Rusia, en tanto que los reformistas creen, por el contrario, que, si nunca ha sido, ésta es la gran ocasión, la última ocasión, según Boris Yeltsin, de que las prácticas democráticas puedan triunfar en Rusia. Los profundos cambios democráticos que han conmovido al Este de Europa han sembrado en algunos reformistas la inquietud de sospechar que la perestroika va a beneficiar a todos menos a la Unión Soviética. Así las cosas, los reformistas consideran llegada la hora de pensar m nos en cómo salvar al régimen y más en cómo salvar al país, tirando por la borda los desesperados intentos de autósalvación del sistema que provocaron el origen de la perestroika y el acceso de Gorbachov al poder. ¡El mayor espectáculo del mundo! dos por los corporativos estamentos del aparato. Gorbachov debe medir muy bien sus fuerzas ahora que ha roto con los inmovilistas del partido. Durante este Pleno, no todo fueron aplausos para el líder soviético, sino que hubo también quienes tomaron la palabra para atacar denodadamente a los más señalados defensores de la reforma. Y mientras el sanctasanctórum del partido celebraba su plenario, representantes de las fuerzas reformistas y liberales presentaban sus planes para llevar adelante una transición según el modelo checo, anunciando su proyecto de colaborar con las autoridades para crear una mesa redonda permanente para salir de la crisis por la misma vía en que lo Baker, testigo en Moscú de la revolución de febrero produce en un momento de gran expectación en Estados Unidos El secretario de Estado norteaante la decisiva reunión del Comericano. James Baker, intermité Central del Partido Comuvendrá por primera vez ante una nista Soviético. El jefe de la dicomisión del Soviet Supremo duplomacia estadounidense recorante su visita a Moscú- que cogerá las primicias del pleno del mienza mañana y se prolongará PCUS de boca del propio Mijail hasta el viernes de esta semaGorbachov. su Si las audaces na -para entrevistarse con Edpropuestas reformistas de Mijail ward Shevardnadze y Mijail GorGorbachov salen adelante y el bachov. El secretario de Estado PCUS abandona su monopolio comenzó ayer su viaje a Europa del poder, Norteamérica será la: con una visita de dos días a Praprimera nación occidental direcga para tomar contacto con las tamente informada. Ante una nuevas autoridades checoslovaevolución a la polaca o a la cas. checa Washington tendrá que El viaje de Baker a Moscú. se. rnodificár buena parte déiée poli- Nueva York. J. V. Boo tica exterior y la gran mayoría de su política de Defensa. La mayoría de los ciudadanos norteamericanos esperan presenciar en directo lo que se llama ya aquí la revolución de febrero que cerraría el paréntesis abierto por la de octubre de 1917. En medios de la administración se confia en que Gorbachov gane una vez más frente a los sectores estalinistas del partido. Los Estados Unidos y la Unión Soviética tienen un gran interés en llegar a un acuerdo que permita eliminar la mitad de los cohetes intercontinentales. La expectativa general es que el tratado de desarme se firmará en todo caso en la cumbre del próximo mes de junio en Washington, dejando fuera tipos de armamento secundarios en los que no se llegue a una postura coincidente. Si Gorbachov consigue librarse de buena parte de sus oponentes en el Comité Central y reforzar los poderes de la presidencia del p a í s su nuevo margen de maniobra permitirá que las conversaciones con James Baker sean mucho mas fructíferas.