Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 27- 12- 89 INTERNACIONAL ABC. pág. 29 Bucarest estalló en júbilo al ver las imágenes de Nicolae Ceaucescu muerto Ion Iliescu preside el Gobierno de transición a la democracia Bucarest. Ignacio Vidal- Folch, enviado especial. Con la muerte de Nicolae Céaucesu y de su esposa Elena, el pueblo rumano ha recobrado la calma. Los últimos focos de terroristas leales al depuesto tirano han rendido sus armas, aun Muerto el perro se acabó la rabia El refrán no es piadoso para la ocasión, ni probablemente exista una traducción al rumano, pero corresponde a lo que siente la población de este país explotado, oprimido, violentado y masacrado por la dictadura más feroz que ha conoccido Europa probablemente desde la de Stalin. La población se ha podido asegurar, gracias a la televisión, de la ejecución de Ceaucescu y comprobar que los tiroteos prácticamente han cesado en Bucarest. Aunque a mediodía de ayer, hora de redactar estas líneas, todavía era un misterio celosamente guardado el lugar de apresamiento del matrimonio Céaucesu, la televisión ha mostrado repetidamente imágenes tomadas poco después de realizarse la detención. Los Ceaucescu, con expresión ausente y sin el empaque de sus apariciones de hace sólo una semana, prestaban declaración en una modesta oficina (prácticamente todo es modesto en Rumania) de algún centro oficial. La noche anterior se habían producido algunas manifestaciones, no muy nutridas, en el centro de la capital, en exigencia de que las escenas dramáticas fueran emitidas por televisión. Los rumanos querían tener la seguridad tomasina de que ambos monstruos como ahora se atreve todo el mundo a llamarles, habían dejado de existir. En cuanto se ha televisado la detención y muerte de la pareja, muchos francotiradores emboscados que todavía sembraban la muerte y el pánico en Bucarest han desaparecido. Al parecer, los terroristas están huyendo hacia la frontera yugoslava, donde muchos de ellos están siendo detenidos, al igual que sucede desde hace días en la capital. Por otra parte, y como adelantábamos en nuestra última edición de ayer, Ion Iliescu es la persona que aglutina a los hasta ahora anárquicos y espontáneos esfuerzos del pueblo para fundar un régimen democrático. No se olvide que la dictadura ha caido en un día, sin una opposición articulada, sin partidos políticos siquiera clandestinos, y simplemente a causa del coraje desesperado de los estudiantes que persisten en diferentes puntos de Bucarest francotiradores aislados. Mientras algunos miembros de la Securitate huyen hacia la frontera con Yugoslavia, antaño mal vigilada, con la esperanza de pasar al vecino país balcánico. Ayer se produjo una manifestación frente a la sede del Comité Central del Partido Comunista en protesta contra Iliescu. Los manifestantes pedían que no haya ningún miembro del nuevo Gobierno que sea comunista o lo haya sido. Varios jóvenes subieron al techo del imponente edificio que albergaba al PC y arrancaron las palabras de la leyenda Traiasca Partidul Communist Román (viva el Partido Comunista de Rumania) El nuevo mandatario, Ion Iliescu ocupó altos cargos en el Partido Comunista de Timiso, en T ¡misoara, hasta ser depuesto de los mismos por Ceaucescu, de quien se había atrevido a discrepar. Iliescu fue relegado al ostracismo político como editor de una revista tecnológica y posteriormente como gerente de un semanario especializado. El método de la ejecución, motivo de controversia Bucarest. Afp, Efe, Reuter Millones de rumanos aplaudieron el día de Navidad al escuchar por televisión el anuncio oficial de la ejecución del derrocado dictador Nicolae Ceaucescu y su esposa, Elena. Aparatos de televisión fueron colocados en las calles y en el interior de las casas para ver después la esperada y anunciada transmisión del juicio contra el matrimonio y su posterior ajusticiamiento. Las cámaras mostraban la llegada al lugar del juicio- en un punto desconocido- de un vehículo del cual descendían Ceaucescu, ataviado con una abrigo de piel, y su esposa Elena, que oprimía entre las manos un sombrero y llevaba puesta una bufanda. Ambos parecían preocupados, lo cual no impedía que Nicolae se mostrase en ocasiones francamente irritado. Posteriormente, la televisión recogía a los esposos en la sala del juicio, escuchando tras una mesa los cargos enumerados contra ellos. Las imágenes difundidas eludían el momento del fusilamiento y se detenían tan sólo en los cadáveres, al pie del muro de ejecución. Al parecer, habrían pedido morir juntos y sin los ojos vendados. Las cámaras se acercaron sólo al cuerpo de Nicolae, que presentaba un aspecto amarillento y una pequeña herida en la cabeza. Tras la transmisión, no han dejado de elevarse voces en contra del método elegido para la ejecución. Una gran parte de los habitantes de Bucarest manifestaron haber preferido un proceso público de la anciana pareja a un juicio entre cuatro muros Los nuevos dirigentes rumanos respondieron a estas voces justificando ayer, por la televisión francesa, las razones del método elegido. De acuerdo con el nuevo dirigente, Ion Iliescu, el fusilamiento habría respondido a la demanda general y sobre todo al riesgo de un ataque de la Securitate contra el cuartel donde los Ceaucescu se hallaban recluidos Según el primer ministro, Petre Román, se utilizaron métodos legales, puesto que se constituyó un tribunal militar, organizado según ciertas normas y que incluía a asesores populares A la pregunta de si el juicio pudo haber supuesto una primera falta contra la democracia, respondió que tal vez, pero las circunstancias no permitían alargar una situación de inestabilidad: no se puede imaginar la excepcional cualidad del aparato represivo a los que el Ejército, también humillado por Ceaucescu en beneficio de la Securitate, se sumó casi sin vacilar. Iliescu, tampoco El hasta ahora coordinador del Frente de Salvación Nacional, que había asumido desde el 23 la dirección del Estado, fue ayer nombrado presidente de la nación. Iliescu cursó estudios de ingeniero en la URSS y desde entonces le une una buena amistad, al p a r e c e r con M i j a i l Gorbachov. Ello y la estrecha colaboración que al parecer el líder soviético ha mantenido en los últimos tiempos con Iliescu, explica que Rumania se mantenga integrada en el Pacto de Varsovia. Aunque en el nombre de la nación no figuran ya las palabras República Socialista. Un Gobierno de disidentes Bucarest. Afp, Dpa, Efe Mientras Rumania se prepara para sus primeras elecciones, en abril de 1990, ha sido nombrado un Gabinete de transición. Ion Iliescu, ex secretario del Comité Central, represaliado en 1971, es el nuevo presidente; Dimitru Mazilu, el vicepresidente; Petre Román, jefe de Gobierno, y Nicolae Militara, ministro de Defensa. De los 38 miembros del nuevo Consejo de Gobierno formado por el Comité de Salvación Nacional, tan sólo seis son anteriores funcionarios del Partido Comunista y del Estado del antiguo régimen. Junto a cuatro oficiales del Ejército, son, por lo demás, personalidades destacadas que, arriesgando su vida, criticaban a la dictadura. El grueso del nuevo Gabinete lo componen figuras de la oposición anteriormente reprimida, como la profesora de literatura de la ciudad de Cluj Doina Ion Iliescu Cornea, el párroco protestante Laszlo Toekes, de Timisoara, hijo de española, casada con un miembro de la minoría húngara brigadista que participó en nuesque encendió la chispa de la retra guerra civil. De la madre apevolución, o el escritor Aurel Dranas se sabe el nombre, Remegos Munteanu. dios. No se le conoce ni actividad funcionarial ni disidente Ion Iliescu, nuevo presidente previas. Finalmente, el nuevo midel Estado, nacido en 1930 en nistro de Defensa, Nicolae MilitaOltenita, fue relevado de su carru, ex comandante del distrito go de secretario del Comité Cenmilitar de Bucarest, fue condenatral para cuestiones de ideología do a muerte bajo el régimen de y educación en 1971. Ceaucescu por colaboración con una potencia extranjera Su Por decreto firmado por Iliesejecución fue impedida por intercu, Petre Román ocupará la jefavención directa de la Unión Sotura del Gobierno hasta la celeviética. bración de elecciones. Román es