Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 diciembre 1989 ABC líTcrarío- Relatos ABC V Poesía Antoloxía Luis Pimentel Traducción de Miguel González Garcés. Visor Madrid. 1989. 86 páginas. 800 pesetas NA sola y mínima entrega, Trisóos (del año 1950, con prólogo de Anxel Fole) publicó en vida Luis Pimentel (1895- 1958) poeta que casi no salió de su Lugo natal, donde ejerció la medicina. Postumos fueron sus dos libros principales, Sombra do aire na herba (1959, con prólogo en esta ocasión de Celestino Fernández de la Vega) y Barco sin luces (1960 y prologado por Dámaso Alonso) En 1981 el corpus de su obra se completó con Cunetas breve haz de versos inspirados en la guerra civil, y con un tono fundamental de obra inédita o dispersa, que ordenó Araceli Herrero Figueroa. El año que viene el Día de las Letras Gallegas estará dedicado a la memoria de este escritor bilingüe, para el que la coexistencia, es decir, el entrelazarse de sus dos idiomas, era una cuestión no- problemática. Paralelamente a ello aparecerán sus obras al fin completas, al cuidado de Luis Núñez y de la ya mencionada investigadora. Como anticipo de esas próximas celebraciones, sobre las que ya habrá ocasión de volver, aparece ahora, en la editorial Visor, una antología bilingüe, seleccionada, traducida y prologada por Miguel González Garcés. La antología es en exceso breve, y no tiene justificación alguna, por ejemplo, el que no incluya nada de lo editado en el año 1981. Tampoco el prólogo está a la altura. Pero no tienen importancia estos detalles, ni que la Visor siga siendo una colección cuyas portadas y tipografía necesitan una urgente perestroika lo verdaderamente importante es que, por fin, el lector no- gallego va a poder acceder a un puñado de versos de un gran poeta, relativamente poco conocido fuera de su tierra. En provincia, como Jules Laforgue así veía Juan Ramón, en una dedicatoria, a Andrés González Blanco, y exactamente así vemos nosotros al post- simbolista Luis Pimentel. Pimentel escucha un piano, o las campanadas de la catedral, o un clarín militar, o simplemente la lluvia. Pasea por la muralla, desde la que contempla jardines secretos, y para subir sobre ellos la niebla. Lee a Rosalía de Castro. Piensa, precisamente, en los pierrots laforguianos. Reza. Para encender la lámpara espera a que atardezca en la plaza, a la que se asoman las ventanas de su casa, y a que los espejos y fanales que pueblan las estancias se llenen de sombras. Le angustian las vidas vacilantes de los enfermos, a los que entrega tantas horas en el sanatorio, y otras vidas segadas por los horrores de la guerra, y su propia vida. Con todo esto, compone unos poemas cortos, frágiles, de forma sencilla y que vacila, inolvidables, y a los que les podría ir bien aquel título, Poemas escritos 0- Mf) z que el crepuscular italiano Marinó Moretti les puso a los suyos. Junto al melancólico Alvaro Cunqueiró y a Manoel- Antonio, el navegante vanguardista, Pimentel es la tercera gran voz de la lírica gallega de este siglo. Supo hablar del inundo valiéndose de la provincia, y su música repetitiva nos hace compañía, como nos la hacen, al piano, las de Debussy, Satie, Séverac o Mompou. Narraciones Manuel Andújar Editorial Universidad de Sevilla. 1989 110 páginas. 1.200 pesetas ANUEL Andújar es un escritor empeñado en la difícil comprensión de España, los españoles y lo español en este agitado siglo, como se atestigua en el vasto ciclo novelesco Lares y penares Por ello resulta loable que quien tanto se ha esforzado en recuperar para sus lectores naturales importantes obras de la España Peregrina haya llevado a cabo también el rescate de sus propios textos. La recuperación de su compleja obra narrativa culminaba este mismo año con la publicación Manuel Andújar de los Cuentos completos donde se han reunido los aparecidos en varios libros de relatos y en revistas. De este volumen han quedado excluidas tres narraciones cortas, una de las cuales, Partiendo de la angustia se había reeditado en 1987. Las otras dos reaparecen ahora en este libro, con el cual se inaugura la colección Clásicos Andaluces, auspiciada por la Universidad de Sevilla. La sombra del madero se publicó en 1966, en la colección La Novela Popular, de Alfaguara. Escrita en MéXico, fue iá primera obra de Andújar editada en España. Su aparición se adelantó un año, al regreso definitivo, del autor, que se produjo en 1967. Es una novela corta que participa del ambiente de los dramas rurales y de los cantares de ciego. En su prosapia literaria sobresale la influencia lorquiana del arrastre de pasiones e instintos, así como la visión estilizada del mundo rural por medio de procedimientos valleinclanescos. Lo cual es característico de la narrativa andujariana en su período de realismo simbólico, si bien es preciso notar que la polifonía creada por los abundantes diálogos corales desplegados en las últimas novelas es ampliamente ensayada en esta narración corta. El relato, diseñado en siete capítulos, precedidos de una breve introducción coral, está compuesto sobre el esquema del clásico triángulo amoroso, situado en la España del primer tercio de siglo y ambientado en el mundo manchego- andaluz, recreado en la trilogía Vísperas representado aquí por un pueblo grande que a ciudad no llega Es una historia de expiación protagonizada por gentes del pueblo emblemáticamente caracterizadas por un rasgo definidor. El trío de personajes principales está formado por una mujer de admirado cutis y su esposo, un talabartero aquejado de impotencia por las secuelas de una enfermedad venérea, y el furtivo amante, carpintero tuerto condenado a mendigar en la escalinata de la iglesia. Sobre un fondo primitivo y con ciertps apuntes de crítica social se proyecta una historia dé pasiones en un pueblo atravesado por odios y resentimientos, cercado por la murmuración y una moral hipócrita y removido por una monípodiesca Cofradía de los Vándalos. Él sistema narrativo sustentado en la combinación de narrador heterodiegetico. monólogos de person. iies- v a ¡or; os corales favorece! a noi; ír. i! ¡o; u ¡y r vr. Kf. uy. oiiecta del remor- U M dimiento íntimo, la liberación de los instintos y el subterráneo fluir de oscuras maquinaciones, alimentadas por el primitivismo ambiental bajo la férula de un fatalismo destructor que lleva siempre a la frustración. La ilusión subversiva se publicó originariamente en 1944, en el volumen de narraciones cortas Partiendo de la angustia y otros relatos. Es por su extensión y por el desarrollo de la trama un cuento ligeramente alargado y sustentado en la utopía de la isla desierta como lugar ideal en el que cada uno se curaría- ilusoriamente- de tanta infelicidad acumulada llevando a cabo sus soñados proyectos y modos de vida. Pero de momento lo único que produce son desvarios de todo tipo. La narración se sitúa en la época en que fue concebida, a la altura de la curva del siglo en un tiempo de fuertes rivalidades mercantiles orientado por el triunfo del dinero, y se localiza en una moderna capital de más de un millón de habitantes en un Estado cualquiera. Pero su significado, exento de todo localismo, sigue vigente en las actuales sociedades avanzadas, más cautivadas que nunca por la adoración del becerro de oro. La isla desierta es aquí el símbolo del último reducto de un idealismo que ya no tiene cabida en el mundo. Y ni ese rincón parece librarse de las secretas connivencias entre las finanzas y el Sea bienvenido el rescate de estas dos obras menores pero interesantes en la trayectoria narrativa de Andújar. La primera, por su penetración en la violencia; y la segunda, por el amargo simbolismo de una fantasía narrativa ilustradora de las modernas sociedades poder, pues también aquel lugar es profanado por la conspiración político- financiera urdida en un país industrializado en vísperas de elecciones. En la articulación constructiva del relato, desarrollado con ironía y humor, destaca el perspectivismo favorecido por un narrador cuya actuación se acerca a la relación oral, el diario y la primera persona autobiográfica del periodista enviado a la isla para redactar sus impresiones y hacer fotografías, y el transcrito diálogo de la entrevista secreta entre el líder político y el poderoso empresario. Sea bienvenido el rescate de estas dos obras menores pero interesantes en la trayectoria narrativa de Andújar. La primera, por su penetración en a violencia y primitivismo de la sociedad española en su intrahistoria; y la segunda, por el amargo simbolismo de una fantasía narrativa ilustradora de las modernas sociedades. Sólo hay un reparo que hacer al editor: una colección universitaria debe cuidar más la ortografía, sobre todo la acentuación, de sus texto? ¿r. qci ASANTA Juan Manuel BONET