Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 A B C NACIONAL MIÉRCOLES 6- 12- 89 Antonio Truyol presenta su renuncia irrevocable al Tribunal Constitucional El magistrado considera que no debe superar nueve años en el cargo Madrid. M. Peral Antonio Truyol Serra, magistrado del Tribunal Constitucional desde 1981, dirigió ayer a Tomás y Valiente una carta en la que comunica su deseo de cesar en el cargo, para el que fue reelegido en octubre de 1983. El magistrado ha decidido renunciar a terminar un mandato que concluía dentro de dos años por motivos personales, entre ellos su edad, el intenso trabajo que se desarrolla en el TC y su interés en dedicarse a labores científicas. Truyol Serra, elegido magistrado del Tribunal Constitucional en sustitución de Aurelio Menéndez, hubiera cumplido el próximo mes de enero nueve años en este puesto, el período de mandato que establece el artículo 159 de la Constitución. Reelegido en octubre de 1983, Truyol ha comunicado al presidente del TC, Francisco Tomás y Valiente, su deseo de no agotar el mandato que le permi- tía la reelección y expli- có ayer a ABC que me quedan dos años, pero no quiero abusar Antonio Truyol de ese período debido a la edad que tengo, el enorme trabajo que supone ser magistrado del Tribunal Constitucional y mi deseo de dedicarme a labores científicas que tengo pendientes Truyol, de 76 años, descartó, en cualquier caso, que su renuncia haya estado motivada por desacuerdos en el seno del Alto Tribunal o por condicionamientos políticos. No hay nada de eso- afirmó- ceso por voluntad propia, porque creo que nueve años de dedicación al Tribunal Constitucional ya son suficientes Preguntado si, en su opinión, otros miembros del Tribunal Constitucional reelegidos como magistrados al igual que él en octubre de 1983 (casos de Tomás y Valiente y de Francisco Rubio Llórente, presidente y vicepresidente del Tribunal, respectivamente) deberían dar por concluido su mandato, Antonio Truyol manifestó que cuando a un magistrado lo reeligen le prorrogan el mandato. Además, ellos son más jóvenes. Yo no estoy en las mismas condiciones Truyol juró su cargo ante el Rey el 22 de enero de 1981, tras ser designado magistrado del TC en el cupo elegido por el Congreso con el apoyo conjunto del entonces partido en el Gobierno, UCD, y del PSOE. Reconocido especialista en Derecho Internacional, es catedrático en Relaciones Internacionales, Derecho Natural y Filosofía del Derecho. Tomás y Valiente y Rubio Llórente, dos casos similares Madrid Dos de los actuales magistrados del Tribunal Constitucional, el presidente, Francisco Tomás y Valiente, y el vicepresidente, Francisco Rubio Llórente, se encuentran en una situación similar al dimitido Antonio Truyol Serra en cuanto a años de ejercicio como magistrados del TC. Ambos fueron designados miembros del Alto Tribunal cuando se formó éste, en 1980, mientras Truyol sustituyó a Aurelio Menéndez en 1981. Francisco Tomás y Valiente, que preside el TC desde 1986 y que fue reelegido para este cargo el pasado mes de marzo, accedió al órgano encargado de solucionar los conflitos constitucionales en 1980. Su candidatura fue presentda por ios socialistas en el Congreso. Posteriormente, fue reeelegido en esta misma Cámara en 1983, tras el pacto PSOE- AP. Por su parte, la candidatura de Francisco Rubio Llórente fue apadrinada en 1980 por UCD, siendo elegido por el Congreso de los Diputados. En 1983, cuando por sorteo correspondió renovar a los magistrados elegidos por la Cámara Baja, Rubio Llórente debió enfrentarse a las reticencias en torno a su nombramiento del PSOE. Finalmente, el pacto de los socialistas con Alianza Popular le permitió continuar en el Tribunal Constitucional. Ambos magistrados, cuyo mandato, según la Constitución es de nueve años, cumplirán en total doce años en el Alto Tribunal al haber sido reelegidos con motivo de la primera renovación, cuando sólo llevaban tres años en sus puestos. Tomás y Valiente, de cincuenta y tres años de edad, es catedrático de Historia del Derecho de la Universidad de Salamanca. Es autor de más de medio centenar de trabajos histórico jurídicos. Francisco Rubio Llórente, de cincuenta y nueve años de edad, fu. e director del Centro de Estudios Constitucionales y desempeñó un importante papel en la ley de EGB. En 1979 fue elegido consejero nato del Consejo de Estado. Independencia jurídica La orientación de su voto en cuestiones especialmente polémicas suscitadas al Tribunal Constitucional se caracterizó por la independencia jurídica. En ocasiones se inclinó por tesis contrarias a las sostenidas por el Gobierno, como en los debates sobre la expropiación del holding Rumasa y la ley del aborto, sentencias en las que su criterio discrepó con el de la mayoría del TC. Académico de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, miembro de la Orden de Alfonso X el Sabio en la sección especial al mérito docente, Truyol Serra es también miembro de la Real Academia de Letras, Ciencias y Bellas Artes de Bélgica, distinción que le fue otorgada en diciembre de 1979 por el conjunto de su labor científica. Como miembro de la Academia belga sustituyó a Salvador de Madariaga. Es autor, entre otras obras, de Historia de la Filosofía Del Derecho y del Estado -Fundamento de erecho Internacional público La integración europea La sociedad internacional y Los derechos humanos Uno de los pocos magistrados que no apadrinó el PSOE Madrid Con la renuncia de Antonio Truyol Serra como magistrado del Tribunal Constitucional, desaparece del órgano encargado de interpretar la Constitución uno de los escasos magistrados cuyo nombramiento no fue apadrinado directa o indirectamente, por el PSOE. La renuncia se produce cuando el Alto Tribunal debe pronunciarse, entre otros asuntos, sobre el recurso de amparo que presentará la coalición pro etarra HB contra la decisión del Congreso de no aceptar la fórmula de acatamiento constitucional que pretendían utilizar y sobre la existencia o no de razones de fondo para expropiar Rumasa, tal y como ha solicitado la Audiencia Provincial de Madrid en una cuestión de inconstitucionalidad ya admitida a trámite por eITC. Los doce magistrados que componen el TC son elegidos: cuatro, por el Congreso; otros cuatro, por el Senado; dos, por el Gobierno, y los dos últimos, por el Consejo General del Poder Judicial, y su renovación se produce cada tres años por grupos de cuatro magistrados. A estos efectos, los magistrados designados por el Gobierno y los elegidos por el Consejo General del Poder Judicial forman grupo para la renovación. De los doce magistrados actuales, nueve fueron apadrinados por el PSOE a lo largo de las distintas elecciones para magistrados. La creación del TC en 1980 supuso el nombramiento como magistrado de Francisco Tomás y Valiente, elegido a propuesta del PSOE y reelegido por el acuerdo PSOE- AP en 1983, con motivo de la primera renovación parcial. Además del caso de Tomás y Valiente, perteneciente al cupo del Congreso, candidatos de los socialistas fueron, en el Senado, Francisco GarcíaMon, Vicente Gimeno Sendra y José Luis Rodríguez Bereijo, elegidos en febrero pasado por la Cámara Alta, si bien el primero de ellos fue nombrado en 1986 en sustitución del dimitido Manuel García Pelayo. Otros dos magistrados, Miguel Rodríguez- Pinero y Luis López Guerra, fueron designados magistrados del TC por el Gobierno del PSOE en 1986. Finalmente, el Consejo General del Poder Judicial, en el que el partido del Gobierno propuso a catorce de los veinte vocales, eligió ese mismo año a los magistrados Carlos de la Vega Benayas y Eugenio Díaz Eimil para ocupar los dos puestos que corresponde cubrir al CGPJ. La dimisión de Truyol Serra deberá ser comunicada por el presidente del Tribunal al Congreso de los Diputados, que deberá elegir a su sustituto. De acuerdo con la Constitución, el candidato propuesto deberá ser respaldado por tres quintos de los miembros de la Cámara para ser elegido. Igualmente, según dispone el texto constitucional, el sustituto deberá ser elegido entre magistrados y fiscales, profesores de Universidad, funcionarios públicos y abogados, y debe cumplir el requisito de ser jurista de reconocida competencia con más de quince años de ejercicio profesional.