Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 A B C NACIONAL LUNES 13- 11- 89 La presidenta del PCE, Dolores Ibárruri, La Pasionaria falleció a los 93 años La histórica dirigente comunista sufría una neumonía irreversible Madrid Dolores Ibárruri, La Pasionaria falleció a las siete y cuarto de la tarde de ayer en el hospital Ramón y Cajal de Madrid, donde había sido ingresada el pasado martes aquejada de una neumonía bilateral. La histórica dirigente comunista, que el próximo 9 de diciembre hubiera cumplido noventa y cuatro años de edad, era presidenta del Partido Comunista de España, en el que militaba desde el año 1920 y del que fue diputada en varias ocasiones. Fuentes familiares habían señalado en los últimos días que Dolores Ibárruri se encontraba muy débil se mantenía reclinada en su lecho y no se queja Desde que el pasado martes fue ingresada en el hospital Ramón y Cajal, aquejada de una neumonía bilateral, La Pasionaria tuvo una leve recuperación, por lo que se le retiró la respiración asistida. A primeras horas de la tarde de ayer, La Pasionaria recayó de nuevo y los médicos anunciaron que el fatal desenlace podría producirse en cualquier momento. Dolores Ibárruri falleció a las siete y cuarto de la tarde a causa de un proceso neumónico bilateral con insuficiencia respiratoria según el escueto parte médico facilitado anoche por el doctor Juan Beltrán, jefe del centro hospitalario. El cadáver fue conducido a las nueve y media de la noche al tanatorio municipal. sionaria A partir de los años veinte empezó a cuajar este apodo. En 1920 ya milita en el Partido Comunista, y en 1923 asistió al primer congreso del partido. Siete años después resultó elegida miembro del Comité Central. Decide entonces marchar a Madrid, lo que provoca la separación definitiva de su marido. Al estallar la revolución de Asturias, en 1934, La Pasionaria adquirió relieve nacional por su oratoria inflamada. Fue detenida y pasó varios meses en la cárcel. En las elecciones de 1936 Dolores Ibárruri consiguió un escaño al Congreso por Asturias y lo primero que hizo fue abrir las puertas de la cárcel de Oviedo a todos los presos. En las sesiones plenarias de las Cámara de los Diputados- de la que llegó a ser nombrada vicepresidenta- causaba enorme expectación por el ardor con el que se enfrentaba a sus adversarios políticos. Desencadenada la guerra civil, se dedicó a enardecer a las multitudes en los mítines, convertida en portavoz volante de su partido. En medio de los avatares bélicos y políticos, Dolores encontró un resquicio para su vida privada y mantuvo relaciones con un comunista veinte años más joven que ella, Francisco Antón, comisario político en el frente de Madrid. Al recrudecerse la contienda, mujeres y niños fueron evacuados de la capital, en una operación inspirada por La Pasionaria Sobre esta mujer pesaron siempre las gravísimas acusaciones de su implicación en las devastaciones de iglesias. El avance irresistible de las tropas nacionales obligó a Ibárruri a abandonar España. Tras una breve estancia en Francia y Rumania, terminó en la Unión Soviética. Durante su residencia en Moscú se produjeron diversos acontecimientos en el seno del Partido Comunista. Murió José Díaz, y para su sucesión en el cargo de secretario general se eligió a La Pasionaria Pero no faltaron en la dirección del partido personas dispuestas a postergar a Dolores mediante lo que se llamó operación Lux (Lux era el nombre del hotel donde se alojaban dirigentes comunistas) La operación fue descubierta y sus organizadores defenestrados políticamente. Entregada durante el exilio a la implantación de una oposición comunista al régimen de Franco, fue reemplazada de la secretaría general en el VI Congreso del Partido. En 1977 circularon rumores sobre su estancia en Barcelona y Madrid. Después de un chequeo en una clínica de Moscú, solicitó el visado para viajar a España. El 13 de mayo del mismo año llegó a Madrid a bordo de un avión de Aeroflot. Un episodio de la historia de España se cerraba. La Pasionaria reanudó su vida política, más bien de modo testimonial y simbólico. La capilla ardiente, instalada hoy en la sede del partido Madrid El cadáver de la presidenta del PCE será enterrado el próximo jueves por la tarde en el cementerio civil de Madrid, según dijeron fuentes del Comité Central del partido. La capilla ardiente de La Pasionaria será instalada hoy en la sede del partido, en la calle madrileña de la Santísima Trinidad, desde donde a las cuatro y media de la tarde del jueves partirá la comitiva fúnebre, que se dirigirá por el paseo de la Castellana a la plaza de Colón. Una vez allí, el féretro será introducido en un furgón que lo trasladará hasta el cementerio civil. El secretario general del PCE, Julio Anguita, se reunió anoche con otros miembros de la dirección comunista, para preparar los detalles de las honras fúnebres. El cadáver de La Pasionaria será embalsamado, operación que se tiene que llevar a cabo 24 horas después del fallecimiento, por lo que hasta hoy por la noche el cuerpo no podrá ser llevado a la sede de su partido, como estaba previsto. El PCE hizo pública anoche una nota, en la que los comunistas expresan su dolor por la muerte y afirman que su presidenta vive en la actividad diaria de miles de hombres y mujeres de España y de todo el mundo que aspiran a una sociedad, donde la vida y el ser humano sean el centro de toda iniciativa social y política Marcelino Camacho. El presidente de Comisiones Obreras manifestó que Dolores Ibárruri fue un símbolo de la unidad de los trabajadores y que a lo largo de su trayectoria defendió siempre los intereses del pueblo antes que los particulares Dolores Ibárruri luchó siempre por la justicia social y el pueblo la llamó Pasionaria por su defensa del humanismo, tanto de mujeres como de hombres. Enrique Curiel. El ex dirigente del PCE recordó el importante papel jugado por Ibárruri, desde su autoridad moral para que el Partido Comunista aceptara en 1977 la Constitución, la bandera y la Monarquía dentro de su apoyo a las ideas de la reconciliación nacional Curiel, que dijo haber mantenido una relación entrañable con La Pasionaria indicó también que Dolores Ibárruri se había enfrentado a Breznev por los ataques que el dirigente soviético dirigía al PCE en 1968 después de que los comunistas españoles criticaran la invasión de Checoslovaquia por las tropas del Pacto de Varsovia. Francisco Bustelo. El miembro de la dirección de IU y ex rector de la Universidad Complutense dijo que me sumo a todos los sentimientos de dolor por una mujer que no sólo es un trozo de la historia de España, sino que, además, es todo un símbolo de la lucha por el progreso Rosa Conde. La ministra portavoz del Gobierno afirmó ayer que Dolores Ibárruri defendió con rigor y combativamente sus ideas durante una parte importante y difícil de la historia del siglo XX en España Ana Miranda. La secretaria de Comunicación del PSOE dijo sobre Dolores Ibárruri que era una vasca excepcional y una española que amó a su país pese a los grandes sufrimientos que tuvo que padecer, entre ellos el exilio Manuel Fraga. El presidente del Partido Popular señaló en Santiago de Compostela que en los momentos en que acaba de fallecer una persona, sólo pienso en su eterno descanso Biografía Recuerdan las crónicas de la época que tras el último discurso en el Congreso de Calvo- Sotelo, le amenazó con estas palabras: Este hombre ha hablado por última vez y que conseguía enardecer a los combatientes republicanos con consignas tales como es preferible ser la viuda de un héroe que la mujer de un cobarde Esta mujer enérgica, que se granjeó el sobrenombre de La Pasionaria representó para unos esa España cruel y sanguinaria que condujo a una guerra fratricida mientras que para otros fue algo así como una madre coraje o el mito que nunca acababa de regresar del exilio. Dolores Ibárruri Gómez nació el 9 de diciembre de 1895 en el pueblo vizcaíno de Gallaría. Hija de padre vasco, antiguo combatiente carlista, y madre castellana, de Soria, era la octava de once hermanos. La familia Ibárruri obtenía su sustento con el trabajo en las minas. Dolores se crió en un ambiente religioso. Durante su infancia perteneció al Apostolado de la Oración, y en las procesiones del pueblo ostentaba un gran escapulario con un Corazón de Jesús en el pecho y una cruz en la espalda. Pronto abandonó la escuela municipal de Gallaría para trabajar como sirvienta. Conocer al muchacho Julián Ruiz, minero barrenista de filiación socialista, significó un cambio radical en la mentalidad de Dolores. Se casaron en 1915, en la hoy derruida iglesia de San Antonio de Padua, en su pueblo natal; fue la última vez que Ibárruri pisó una iglesia. El matrimonio tuvo seis hijos. Amaya, la única hija superviviente, reside en Moscú y está casada con un militar soviético. Rubén, uno de los hijos de La Pasionaria murió en la defensa de Stalingrado contra los alemanes. Dolores Ibárruri comenzó su actividad política en 1917, durante las huelgas del País Vasco. Escribió un artículo en el Minero Vizcaíno sobre la hipocresía religiosa y como era la semana de la Pasión firmó Pa-