Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 A B C DEPORTES JUEVES 2- 11- 89 1- 0: El Madrid quiso jugar a ser A la Quinta del Buitre se le cayó el alma a los pies, y además, tropezó con ella. Así fue su triste episodio frente al Milán: una combinación de ánimo mal encauzado y constante torpeza. El Real Madrid no se atrevió a jugar al fútbol. Prefirió jugar a ser héroe, pero sólo alcanzó el trágico epílogo con que, según las leyendas, ios héroes son El Real Madrid ha fracasado. Europa y el frustrado aspirante ha Hasta ahora persistía una incógnita: sido, con diferencia, el peor de haber llegado tres veces consecuti- cuantos han disputado: un Real Mavas hasta las semifinales de la drid- Milán pésimo. Será difícil que el Copa de Europa, con sucesivas de- Real Madrid vuelva a jugar tan mal rrotas en ellas... ¿era una secuen- en la Copa de Europa. E! Milán cia brillante o un síntoma de insufi- mostró de nuevo su irritante solidez ciencia? Este cuarto partido euro- defensiva, su oficio y la calidad indipeo contra el Milán en un año ha vidual de algunos de sus jugadores, traído la respuesta: era un síntoma pero, al contrario que otras veces, de insuficiencia. El Real Madrid no no contribuyó esencialmente a la tiene hoy la calidad necesaria para belleza del juego. El Real Madrid ganar al Milán. Y en esta ocasión cayó en la trampa del fuera de jue- como en la anterior, con Beenhak- go veinticuatro veces. Es un dato ker- la culpa es casi entera de los que podría bastar, por sí mismo, jugadores, no del entrenador. Es como comentario del encuentro. Por hora ya de fijar responsabilidades cuarta vez consecutiva es patente sin el absurdo paternalismo con que que la ineptitud fundamental del algunos directivos y muchos aficio- equipo blanco ante el Milán no tiene nados amparan a sus ídolos. El la- su origen en la defensa, sino en el mentable desarrollo de este duelo ataque. No hubo ningún jugador Madrid- Milán ha desvelado hasta- salvo Paco Llórente, en un par de qué punto era ficticio, irreal, casi pa- relámpagos- capaz de atravesar la tético, el afán de autosugestión de doble línea protectora de Galli. los blancos en busca de un ambienNo se clava un poste sin cavar te épico. Esto, en los días previos al previamente el agujero. El Real Mapartido, era evidente para cualquier drid hizo algo peor que fallar: renunobservador sereno. Siempre es en- ció al juego. Fue una renuncia apacomiable el pundonor, y convenien- rentemente gallarda, justificada en te cierto orgullo. Pero todos los as- una voluntad de asalto; pero en verpavientos no eran ahora, en reali- dad se trataba de una renuncia por dad, más que una velada confesión cobardía, por complejo de inferioride impotencia. El Madrid estaba dad. Buyo, en contra de todos los empeñado en vencer con los dien- hábitos balompédicos de la casa, tes porque sabía que con el balón sacó siempre en largo. El Madrid lues incapaz de hacerlo. Pero cada chó, nervioso y agitado desde el cual ha de ser fiel a su auténtica principio, con la única esperanza de aspiración, y lo demás son cuentos. un azar favorable, de un rebote proPor lo tanto, lo dicho en vísperas: picio. Así llegó su gol. Lo demás fue menos cantares de gesta y más fút- una pena: ninguna combinación, bol. ninguna jugada, sólo balonazos inúEste partido entre el campeón de tiles, crispadas agonías, ansiedades distinguidos: morir joven. Esa muerte de pretensiones heroicas tiene una doble interpretación: el equipo se ha despedido pronto de la Copa de Europa y ha infectado las ilusiones que pudiera conservar como grupo. Quizá la Quinta del Buitre ya no existe, porque tal vez ya no tiene futuro. La verdadera hazaña sería ahora su revitalización. de niño rabioso que consuela sus Ficha técnica rencores con gritos porque le da Real Madrid: Buyo, Julio Llórente, vergüenza hacerlo con lágrimas. Es Hierro, Sanchís, Ruggeri, Gordillo (Alestúpido, ante el Milán, mover así el dana, m. 48) Míchel, Chendo, Martín balón, al albur de cualquier puntera Vázquez (Paco Llórente, m. 37) Butragueño y Hugo Sánchez. temblorosa. Es rendirse. Es como Milán: Galli, Tassoti, Costacurta, regar los charcos o soplarle al vienBaresi, Maldini, Colombo (Massaro, to. Nada. m. 65) Donadoni, Ancelloti, Evani (Fuser, m. 59) Rijkaard y Van BasNo hubo partido. Las interrupcioten. nes del juego se sucedieron. El Arbitro: Michel Vautrot (Francia) Real Madrid fue apresurado y maCriterios ambiguos. Tarjeta amarilla a rrullero. El Milán, confiado y discreJulio Llórente, Sanchís, Maldini, Tassoti, Hierro, Hugo Sánchez, Fuser y to. El Real Madrid no pudo remeMassaro. Roja directa a Sanchís (m. morar el rodillo de años más gratos, 74) por patada a Massaro. Sendas porque el Milán, con sus hileras patadas a Van Basten de Sanchís (m. 18) y Hierro (m. 69) fueron meremuy adelantadas, no consintió ese cedoras de expulsión, no de tarjeta dominio. El Milán se limitó a sacar amarilla. No valió un gol de Hugo provecho del síndrome rojinegro de Sánchez (m. 47) por claro fuera de juego. su adversario, aunque tuvo siempre Gol: 1- 0, m. 45: Butragueño. bazas de peligro en Van Basten, su mayor prodigio. Marco le saca jugo a un canto rodado. Hierro y Sanchís lo suyo. Y es cierto: nadie en el recurrieron, para reducirlo, a la ale- mundo estorba mejor y con más invosía. El arbitro demoró la expul- justa impunidad que Hugo a los porsión de uno de ellos y perdonó la teros; nadie en el mundo limita sus del otro. En el Madrid nadie estuvo supuestas posibilidades frente a los a su propia altura. Hugo Sánchez y grandes mejor que Míchel. Pólvora Míchel se dijeron recíprocamente en salvas, uno, y bonita espuma sin que son los mejores del mundo en oleaje, el otro. Toshack: Demasiados factores en contra El comentario generalizado en vestuarios versaba sobre la frase de moda y es que esta Quinta del Buitre se ha convertido, después de la enésima eliminatoria de la Copa de Europa, en la Cripta del Buitre, tal es el fracaso que cosechan año tras año. Por otro lado, cuarenta personas, entre ellas un policía nacional, resultaron heridas en los aledaños del estadio. Los incidentes se produjeron cuando un grupo de ultras madridistas arrojaron piedras y botellas contra seguidores del club italiano en el momento en que éstos se disponían a entrar por la puerta 49. Sin embargo, hubo mala puntería entre los agresores y los proyectiles hirieron a otros aficionados del Madrid que también hacían cola para entrar al estadio. Dos de los heridos fueron trasladados inmediatamente a La Paz, donde los médicos apreciaron heridas de pronóstico reservado. El resto de los agredidos, que se acercaron al medio centenar, fueron atendidos por los servicios médicos del club. Después del partido, un radiante Arrigo Sacchi señalaba que la clave del encuentro fue que tácticamente jugamos en defensa un partido perfecto, tan bueno que nuestros zagueros defendieron sin tener que pisar el área propia. Otra cosa hubiera sido un suicidio con hombres de la calidad de Butragueño, Sanchís y Hugo Sacchi elogió el coraje del Madrid y destacó la dificultad de la eliminatoria ya que muy pocos equipos son capaces de superar un encuentro así y en el Bemabéu. Es complicado hacer comparaciones con el choque del año pasado porque las circunstancias de ambos equipos son distintas Toshack se mostraba decepcionado y decía que el partido ha sido de mucha tensión. Era muy difícil meter tres goles al Milán, sobre todo teniendo tantos problemas con su táctica del fuera de juego El entrenador gales quiso excusar este nuevo fracaso señalando que a pesar de todo, hemos tenido demasiados factores en contra en los dos partidos. En el primero, la lesión de Butragueño y el penalti que no fue. En éste, la lesión de Paco Llórente y la expulsión de Manolo Sanchís. No se puede decir que ni el colegiado alemán estuviese bien allí ni Vautrot estuviese acertado hoy. En el descanso me llamó para advertirme que no siguiésemos protestante o nos sacaría más tarjetas José Manuel CUELLAR Vestuarios 1 Ramón Mendoza impuso la Medalla de Oro y Brillantes del Real Madrid al premio Nobel, Camilo José Cela