Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES 19- 10- 89 DEPORTES A B C 83 lobo para meterse en la del arbitro Ficha técnica Milán: Galli, Tassotti, Baresi, Costacurta, Maldini, Colombo, Rijkaard (Donadoni, m. 45) Ancelotti, Evani, Simone (Borgonovo, m. 83) y Van Basten. Real Madrid: Buyo, Chendo (Losada, m. 79) Hierro, Schuster (Julio Llórente, m. 15) Ruggeri, Gordillo, Míche! Sanchís, Martín Vázquez, Papo Llórente y Hugo Sánchez. Arbitro: Harold Schimdhuber, alemán, mal, con el grave error del penalti y barriendo para casa. Cartulinas para Hierro, Costacurta, Míchel, Ancelotti, Van Basten, Colombo, Paco Llórente y Ruggeri. Goles: 1- 0, m. 9: Van Basten se va de Ruggeri, centra, y Rijkaard, libre de marca, cabecea a la red. 2- 0, m. 14: Internada de Van Basten, que es derribado por Buyo fuera del área. El arbitro pita penalti, y Van Basten marca. puso un empeño exagerado en la penetración por las bandas, método del que conviene ser devoto, pero no beato, porque la mente y las piernas se ofuscan en abrir el juego... cuando las vías de entrada están, muchas veces, por el centro. Míchel, especialmente, fue contumaz en ese ejercicio bien intencionado e inútil: enviaba el balón a Gordillo, y éste lo recogía, sí, pero cuando todos los rivales, gracias al largo pase horizontal, ya habían tenido tiempo para el repliegue. Con ello, y con la crónica destemplanza Primer gol del Milán. Rijkaard remató de cabeza un centro de Van Basten de Paco Llórente, desperdició el Madrid varios contraataques favorables. Ha sido su principal problema en los viajes más recientes. En el segundo tiempo, el Real Madrid hizo acopio de ánimos, pero siguió desprovisto de soluciones prácticas frente a la tenaza milanesa. Por una paradoja sujeta a las imprevisiones del juego, sus futbolistas habían recuperado el temperamento mientras extraviaban las ideas. En su favor hay que decir que no cayeron en la tentación de la prisa: piano piano, si va lontano. Pero nunca supieron traducir esa entereza en una imposición real sobre el campo. Dominaron el espacio. Fue movida con cierta armonía la pelota y creció la espesura ante Buyo, de modo que el Milán fue incapaz de inquietar mucho su portería. Pero, como auténtica réplica a los goles italianos, el Madrid sólo consiguió rematar tres veces en todo el partido y dos de ellas fuera. De igual modo que esos tiros, las ilusiones madridistas han quedado desviadas en San Siró por un Milán superior. Y sólo un doble alarde de temperamento y destreza en el Bernabéu podrá rescatarlas. Ignacio TORRIJOS Butragueño y cien mil seguidores, a la eliminatoria partido y con un gol en contra, hunde a cualquier equipo. Sin embargo, en el segundo tiempo hemos jugado mejor y con un poco de suerte pudimos haber conseguido reducir su ventaja Pero Gordillo, como el resto del equipo, ya piensa en el encuentro de vuelta: la clave estará en echarle mucho coraje para poder superar la eliminatoria Chendo, lesionado, tuvo que dejar su puesto en el campo a Losada. Para el lateral derecho madridista, la causa de mi lesión fue una entrada, sin balón, de Van Basten, cuando no había ningún peligro Referente al desarrollo del encuentro, Chendo dijo que la actuación del arbitro ha sido determinante para la suerte del partido. Pitó un penalti inexistente ya que la falta se produjo claramente fuera del área como ha podido ver todo el mundo, cortó nuestro juego con múltiples faltas y nos anuló un gol legal. Sin embargo- añade Chendo- espero que en la vuelta lo podamos remontar. Va a ser un partido con mucha tensión, pero en el Bernabéu podemos dar la vuelta a la eliminatoria Buyo fue uno de los jugadores más destacados del Real Madrid, a pesar de los dos goles encajados en los que, por otra parte, no pudo hacer nada: El arbitro ha sido el culpable de nuestra derrota con dos decisiones claves para la suerte del partido. El penalti fue clarísimo... pero un metro fuera del área y, encima, invalidó un gol claro John Benjamín Toshack no podía evitar su disgusto al final del partido, por la lesión de Schuster, lo que me ha obligado a recomponer todo el equipo cuando sólo se habían jugado quince minutos, y el resultado adverso. Estoy decepcionado por este 2- 0. Sin embargo, después del descanso pudimos haber marcado, lo que hubiera dejado la eliminatoria muy favorable para nosotros Pero el entrenador madridista ya piensa en el partido de vuelta: Espero que. en dos semanas estemos al ciento por ciento y juguemos mejor. Todavía hay esperanzas: en el Bernabéu, con Butragueño y cien mil a f i c i o n a d o s apoyándonos sin desmayo, podemos devolverles la moneda Así jugaron Milán Galli: Aprobado. Tassotti: Aprobado. Costacurta: Notable. Baresi: Notable. Maldini: Aprobado. Colombo: Notable. Rijkaard: Sobresaliente. Ancelotti: Aprobado. Evani: Aprobado. Van Basten: Sobresaliente. Simone: Notable. Donadoni: Aprobado. Borgonovo: Sin calificar. Remates: A puerta: con el pie, 4 (Van Basten, 2, Ancellotti, Simone) con la cabeza, 1 (Rijkaard) Desviados: con el pie, 1 (Donadoni) con la cabeza, 0. Total: 6. Lo mejor: La fe de todos en sí mismos. Su coordinación táctica en la defensa en línea y en la presión zonal. La clase suprema de Van Basten. El poderío de Rijkaard. Gran rapidez de concepción y ejecución. Lo peor: Algunos descuidos de Tassotti en la banda derecha. (Y la incapacidad de Berlusconi para situar a la Prensa en un lugar desde donde pudiera verse el partido... Real Madrid Buyo: Notable. Chendo: Aprobado. Hierro: Aprobado. Schuster: Sin calificar. Ruggeri: Suspenso. Gordillo: Aprobado. Míchel: Aprobado. Sanchís: Notable. Martín Vázquez: Aprobado. Paco Llorente: Suspenso. Hugo Sánchez: Suspenso. Julio Llórente: Aprobado. Losada: Sin calificar. Remates: A puerta: con el pie, 1 (Hugo Sánchez) con la cabeza, 1 (Hierro) Desviados: con el pie, 1 (Míchel) con la cabeza, 0. Total: 3. Lo mejor: La redistribución de los jugadores después del 2- 0 así como su buena reacción anímica. El trabajo de Sanchís como libre. Algunas jugadas aisladas de Martín Vázquez. Lo peor: La ofuscación general contra el fuera de juego provocado. Incapacidad para encontrar posiciones de remate. La excesiva confianza de Martín Vázquez cérea de su área (segundo gol)