Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 A B C DEPORTES JUEVES 19- 10- 89 2- 0: El Madrid salió de la boca del La venganza, según se dice, es una especie de justicia salvaje, y el talante del Real Madrid, con ser altivo, no llega al punto de esa furia primitiva necesaria para las vendettas Otra vez perdió el equipo madridista en Milán, atropellado en unos minutos de comienzo abrumador, porque primero se metió en la boca del lobo (gol de Rijkaard) y desEste partido de San Siró ofrecía -al Real Madrid una oportunidad óptima para someterse con éxito a un doble examen público: eí de su temperamento y el de su destreza táctica. La calidad técnica de los jugadores blancos ha mantenido o elevado, durante los últimos años, su alto nivel, con ligeras oscilaciones consecuentes a los sucesivos cambios de entrenador o a la natural renovación de su plantilla. Pero sus respuestas anímicas han sido con frecuencia tibias, como si la ofrenda del cuerpo, por una misteriosa incapacidad, dejara en suspenso la -ofrenda del alma. Quien aspira a la sublimación, sin embargo, debe hacer de sí mismo entrega absoluta, entrega en cuerpo y alma. Hay temperamentos excepcionalmente forjados, para los cuales el riesgo es un aliciente, y el peligro, un estímulo. Temperamentos que no ven la amenaza de los obstáculos como una inconveniente fatalidad, sino como una posibilidad dé salto, una propicia coacción hacia el progreso. No ha sido éste- al menos de forma constante- el caso de la Quinta del Buitre, un excelente grupo en busca de madurez cuya v estabilidad doméstica, relativamente cómoda, era destruida a veces en pués, en la boca del arbitro (penalti por una falta fuera del área) Allí, en el sobrecogedor ambiente del Giuseppe Meazza, donde la ruleta europea deparó un fatal rojo y negro para el Madrid, el equipo de Toshack no supo hacer la apuesta acertada para merecer mayor fortuna. El Real, al menos, mantuvo el ánimo y reclama su derecho a las viejas gestas. de la defensa, y Sanchís, al puesto dejado por Schuster. Pronto daría Sanchís las lecciones correspondientes, como tantas otras veces. Así pues, la pronta depresión del Madrid se debió, precisamente, a un compendio de insuficiencia temperamental- no se puede ir hacia el balón pidiéndole permiso- y deficiencia técnica. Después, y hasta el descanso, el equipo azul fue, ciertamente, más gallardo en su comportamiento que preciso en sus jugadas. El Milán, salvo en una internada de Van Basten anulada por Buyo, apenas se aproximó de nuevo al área del Madrid, pero la rapidez del propio Van Basten y Simone- dos Marcos de lujo para un cuadro ofensivo- podía ser un motivo de espontánea represión para un Madrid que necesitaba adelantar sus líneas. El equipo madridista, con deficiencias técnicas, mostró, además, una gran imprecisión en sus jugadas Van Basten y Simone apenas pudieron ser frenados por una defensa adelantada en busca de un gol salvador cuanto el equipo salía a la intemperie. Después de aquel infausto 5- 0, ésta, y no otra, era la hora de la verdad, la noche para templar definitivamente el espíritu contra toda suerte de vendavales. Ahora bien, hay huracanes contra los cuales no basta el coraje. Vientos delgados, pero de fuerza incontestable. Vientos silbantes, negros, que proceden de la boca del arbitro. Como en Barcelona, el Real Madrid fue castigado con un penalti por una falta hecha fuera del área. Fue el principal factor de desequilibrio... además del 2- 0. Sin embargo, previamente a la censura contra el arbitro hay que cargar a la responsabilidad de Martín Vázquez la indolencia que provocó el contratiempo; y a la mala colocación de Schuster, agravada por una inoportuna lesión, el despiste que impidió rectificar el daño. Ya en el primer gol pudo haber hecho algo más el alemán. Schuster hubiera tenido muchas dificultades, una vez más y en ocasión relevante, para demostrar que es el libre que necesita el Real Madrid. Toshack se vio obligado a reaccionar desde el banquillo. Sustituyó al germano por Julio Llórente, que ocupó plaza de lateral derecho. Chendo pasó al centro, por delante Contumaz error Contra la perfección táctica del Milán en su presión zonal y en su defensa en línea, el Real cometió entonces un error inconsciente: Vestuarios Toshack: En el Bernabéu, con daremos la vuelta Los jugadores del Real Madrid reconocen en general el potencial del Milán, pero todos coinciden en precisar que el partido y la eliminatoria habrían cambiado mucho si él arbitro no hubiera señalado ei penalti que significó el 2- 1, a todas luces inexistente, y sí hubiera concedido la ley de la ventaja en el gol marcado por Míchel. Los pupilos de Toshack concretan que de un 2- 0 a un 1- 1 hay todo un mundo de diferencia Ningún profesional del Real Madrid afirma tajantemente que este partido fuera un robo, aunque alguno lo comentara con la boca pequeña dadas esas dos jugadas clave. Pero sí expresan sin tapujos que esas dos acciones son decisivas y pueden haber inclinado esta eliminatoria a favor del Milán Hugo Sánchez comenta que ustedes deben juzgar. El penalti nunca existió y ese 2- 0 nunca debió subir al marcador. Fíjense lo que cambió el encuentro con ese segundo gol. Para colmo, pocos minutos más tarde se nos anuló un gol de Míchel por señalar falta a Paco Llórente. Si importante es que te piten un penalti que no existe, en Copa de Europa es todavía más grave que además te quiten un gol marcado fuera Hugo, a pesar de todo, asegura sin pelos en la lengua que en el Bernabéu, con cien mil personas a nuestro lado, vamos a dar mucha guerra y podemos remontar Sanchís también argumenta que en Madrid podemos anular esta diferencia. No está nada perdido El defensa blanco indica que el penalti no existió y nos han cortado una jugada que terminó en gol. Es demasiado, pero vamos a intentar dar la vuelta a la eliminatoria en la vuelta Para Ruggeri, ha sido un partido un tanto raro. No has perjudicado el arbitro. El resultado no es normal, ya que el arbitro ha decidido Agustín, al finalizar el partido, pensaba que dos goles son dos goles. Pero en el Bernabéu lo remontaremos Para Rafael Gordillo, un penalti como el que nos han señalado, a los pocos minutos de iniciarse el Penalti injusto contra el Madrid. Van Basten lo transformó