Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 A B C REPORTAJE JUEVES 12- 10- 89 Lo prodigioso irrumpe enel país Después de setenta años de revolución marxista- leninista, la Unión Soviética se ve invadida de extraterrestres, curanderos, yetis, radiestesistas y otros heraldos de lo prodigioso y lo inexplicable, que también han conseguido implantar su cuartel en la supuesta patria del materialismo científico. El último caso que ha sorprendido a la opinión pública ínterLa monótona vida en la industrial, sémiolvidada y provinciana ciudad de Voronezh se vio súbitamente turbada cuando, una cálida tarde otoñal de las postrimerías del pasado mes septiembre, un caudal de luz rosada apareció en el cielo y un ovni circular de color granate y unos diez metros de diámetro aterrizó en el suelo. El objeto volante no identificado quedó depositado en la calle Putilin y de su interior descendieron dos seres vagamente humanos y cabeza diminuta. Los extraños seres vestían algo así como un mono plateado, llevaban botas de caña alta de color bronce y en el centro del pecho ostentaban una especie de disco o escudo, según la descripción dada por los niños Vasia, Surin, Zhena Bllnov y Julia Sholojova. Esta infantil descripción de los extraños visitantes de Voronezh, que parece extraída de un comíc de ciencia ficción de hace treinta años, probablemente jamás habría sido tomada en consideración, si científicos de la ciudad no hubieran asegurado posteriormente que tienen pruebas firmes del aterrizaje de un objeto volante no identificado. Los científicos, según recoge la habitualmente severa agencia Tass, emplearon el sistema que denominan biolocalización para detectar huellas de cinco a seis centímetros de espesor, situadas en posición romboidal, que coincidirían con las dejadas por los supuestos dispositivos de aterrizaje del platillo volante de color granada. Los niños Vasia, Zhenia y Julia no se atreven a asegurar que las intenciones de los gigantescos alienígenas fueran agresivas, pero sí se encuentran aterrorizados tras la experiencia, según afirma el corresponsal en Voronezh del rotativo Sovietskaia Kultura Aquellos extraños seres, de Moscú nacional ha tenido por escenario la ciudad de Voronezh, situada a quinientos kilómetros al sur de Moscú; los protagonistas han sido dos alienígenas de cuatro metros del altura, cabeza pequeña y tres ojos, que han dejado de recuerdo a los terrícolas una serie de huellas que están siendo investigadas por el laboratorio de Geofísica de Voronezh. aparecer al cabo de unos cinco minutos. Pero esta vez el alienígena traía consigo lo que, según los muchachos, era un fusil de medio metro que dirigió a un adolescente de unos dieciséis años. Tras estas inexplicables operaciones, el ser penetró de nuevo en la nave, que, a toda velocidad, ascendió a los cielos y desapareció, momento en el que, felizmente, el muchacho que poco antes había desaparecido volvió a aparecer. la milicia de Voronezh aseguran tener pruebas de sobra de que desde el 23 al 29 de septiembre el extraño ovni ha seguido la vida de la ciudad. Estos representantes de las fuerzas del orden creen en tales apariciones con la misma seriedad con que lo cree el laboratorio astrofísico de la ciudad. La nave no ha vuelto a aparecer en estos días de octubre, pero sí ha dejado un último misterio tras su partida: una enigmática piedra, cuya composición aparentemente no coincide con la de ningún mineral en la Tierra. Especialistas y científicos prosiguen la investigación. Los medios de comunicación soviéticos, que en épocas anteriores sólo rompían su silencio sobre los fenómenos paranormaies para burlarse sin piedad de quienes les dieran un atisbo de fe, en los últimos tiempos también han roto este tabú para volcar toda su curiosidad sobre el misterio. Así pues, tres enigmas en especial mantienen en vilo a la ajetreada opinión pública soviética: el Yeti los extraterrestres y los curanderos dotados de radiaciones especiales El Yeti el abominable hombre de las nieves, fue la primera criatura del mundo de lo maravilloso que atrajo la atención de los grandes medios soviéticos, que desde hace un par de años se muestran convencidos de que el Yeti es sovié- Extraterrestres, curanderos, yetis y radiestesistas montan cuartel en la patria del materialismo científico acuerdo con el testimonio de los niños, venían acompañados de una especie de robot que de pronto despidió desde su pecho un haz de luz de treinta por cincuenta centímetros. Aquella impresión, acompañada de la percepción de que los alienígenas irradiaban luz de sus ojos, hizo gritar de espanto a uno de los muchachos. No se sabe con qué intención se aproximó entonces a este aterrorizado niño uno de los dos gigantes de tres ojos y, súbitamente, gigante y niño desaparecieron para volver a El corresponsal de Sovietskaia Kultura -publicación que si peca de algo es de excesiva seriedad- consciente de que escribe para un público de intelectuales que no podrán por menos que sonreír ante esta inverosímil historia, insiste en que todos los testimonios recogidos por la Policía coinciden en la descripción de la nave y fenómenos posteriores, sin contradicciones ni el más mínimo atisbo de tabulación. Representantes en Moscú del Ministerio del Interior no desean comentar el caso, pero miembros de DEL TABÚ AL FRENESÍ Moscú. A. S. A la aparición de supuestos alienígenas en la ciudad rusa de Voronezh le sigue ahora una avalancha de variados fenómenos prodigiosos y encuentros con el abominable hombre de las nieves, que tienen por escenario una Unión Soviética rodeada por la incertidumbre de su perestroika sacudida por la fiebre de lo paranormal. La multiplicación de este tipo de fenómenos ha sido tan pródiga en los últimos tiempos que se ha convertido en un asunto algo más que anecdótico, en el que se apunta la siguiente disyuntiva: o en efecto, estos prodigios existen o la profunda crisis social y económica que atraviesa la Unión Soviética está haciendo ver prodigios a sus habitantes. Del antiguo desprecio, margidurante la gran depresión de los años treinta, cuando Orson Welles causó una increíble psicosis de invasión de marcianos con su adaptación radiofónica de La guerra de los mundos El espectacular impacto producido por aquella emisión fue posible en la sacudida causada por el crack económico, el paro y la incertidumbre social en un doloroso proceso de reajuste. Al igual que la depresión norteamericana, esta Unión Soviética a la que llegan los alienígenas también se halla sumida en un difícil proceso de reajuste económico, en busca de una nueva identidad social y política y, sobre todo, sacudida por una dolorosa crisis de incertidumbre. Al mismo tiempo, la fiebre de efectos paranormales que se ha apoderado de la URSS es sintomática de otro fenómeno: el renacimiento de la fe en todos los hechos prodigiosos que han alentado siempre la vida espiritual del pueblo ruso, habituado a convivir hab i t u a l m e n t e con c h a m a n e s b r u j a s encantadores y almas errantes en la estepa. nación y burla por lo sobrenatural, la URSS ha pasado en los tiempos de la perestroika a vivir un verdadero frenesí por lo esotérico. La cuestión es que la situación es de tal envergadura que ya ha provocado su comparación con la vivida en los Estados Unidos