Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
De espaldas a la pantalla Revueltas como están estos días las aguas televisivas (TVE está m a n i p u l a d a ¿quién la desmanipulará? e! desmanipulador que la desmanipule buen desmanipulador será podría muy bien ser e! acertijo de la semana) lo mejor, sin duda alguna, es deconectar la televisión. Al menos a la hora del telediario. Lo cual si se atiende a! siempre recurrente tópico no deja de ser un alivio por sí mismo, especialmente en los plácidos domingos que son el sueño de cualquiera. Así que, vuelto de espaldas a ¡a pantalla en esas periódicas medias horas y con el volumen del televisor bajado, por si acaso se vuela alguna noticia inconveniente, cabe regresar a la descansada actividad del mirón sólo de vez en cuando, y siempre con el mando a distancia muy cerca de uno, por si acaso... Como ni s i q u i e r a esa esencia humorística que se refleja en el menudo cuerpo de Duddiey Moore, jugando a psiquiatra enamorado, conseguía animar la programación dominical, no quedaba más remedio que refugiarse en los amigos de aquel fallo- después, eso sí, de sacar pecho patrio por nuestras gimnastas, a quien sólo las rusas y las búlgaras superan en técnica, que no en donaire y gracia- Al que no hay quien le quite su primacía en este aspecto (el de la gracia, porque en donaire suspende domingo tras domingo, aunque se Hemos visto -Hoy veremos- Navarro vuelve aTVE Madrid. S. T. Después de una etapa de transición, que se ha mantenido duran- te dos meses, TVE estrena hoy una nueva fórmula en ia programación matinal Mientras El día por delante arranca, de la mano de Pepe Navarro, Jazz entre amigos celebra su quinto aniversario cors ias figuras de! jazz nacional e internacional. Pepe Navarro ha estado vlncu lado hace poco a Canal Sur, la televisión autonómica andaluza. Tras cinco años alejado de TVE vuelve hoy con El día por de lante tres horas de programa en el que alternan ios ya célebres culebrones con concir sos, reportajes, actuaciones mu sicales y breves representaciones teatrales. Una de las piezas claves del nuevo programa será, según sus responsables, el humor. Y, aunque Pepe Navarro ocupe la misma banda horaria que hasta hace poco protagonizaba Jesús Hermida, se asegura que El día por delante no intenta ser un remedo de Por ia mañana Al cambio en la conducción se une también el cambio de contenidos. En directo, y desde Prado de! Rey, este programa, que depende de la dirección de programas, y no de informativos, albergará, como su precedesor en la rejilla las series El derecho de amar y Santa Bárbara Como prólogo a El día por delante TVE estrena también la serie británica Drummond integrada por veinte episodios y ambientada a mediados de siglo, cuando se empiezan a perfilar cambios en la estructura de la sociedad británica. En el microcosmos de Drummond, internado masculino situado en Sussex, se refleja la esperanza, la lucha, la Duddiey Moore disfrace de lo que se disfrace) es al impertinente e impertinente extraterrestre de nombre Alf y de apellidos Terremoto Continuo. El de esta semana fue uno de esos capítulos que se dividen en dos, con lo que si el espectador se pierde el primero no entiende ni palabra en el segundo y si no puede ver éste se queda para siempre con la duda de cómo habrá terminado el asunto (afortunadamente, los vídeos se han hecho, entre otras cosas, para subsanar las deficiencias de ubicuidad del ser humano) En cualquier caso, los amantes del alienígena deberían correr a recetar un buen fin para el capítulo próximo, no sea que los Tanner se hayan cansado ya de él y hayan sugerido a los guionistas su desaparición, en lo que parece empeñado el vago del jersey turquesa. Julio BRAVO Pepe Navarro inquietud y alegría de aquella revolución que preconizaba unos modos más liberales de pensar. Esta producción está protagonizada por Richard Pasco, Ciaran Madden y Anthony Caif. Lejos ya de los estrenos, TVE celebra hoy el quinto aniversario de Jazz entre amigos uno de los programas más veteranos de la actual programación. Para conmemorar esta fecha, el equipo que dirige Juan Diez Moro ha previsto una edición especial, de casi hora y media de duración, que incluye pinceladas de las figuras más relevantes que han desfilado a lo largo de este último lustro. Asimismo, se concederán los premios anuales a los grupos y solistas más destacados del jazz español que actuaron a lo largo de la temporada 88- 89. La Rosales Director: David Liposzyc. 1984. Setenta y siete miutos. A las once menos veinticinco, en TVE- 2. Drama. Se refiere el título de esta película argentina, decimosexta de un cicío que ya está empezando a resultar demasiado largo, habida cuenta de la calidad media de los filmes que lo componen, ai nombre de una cazatorpedera que, hace ahora poco menos de un siglo- c o n c r e t a m e n t e en 1892, cuando se celebraba el IV Centenario del Descubrimiento de América, en el que la nave había participado- naufragó insospechadamente, salvándose sólo, de su tripulación de airededor de cien personas, un grupo de oficiales de distinto grado, lo que hace sospechar del comporLUNES 2- 10- 89 tamiento de éstos y propicia una investigación en la que irán desvelándose acciones poco justificables. Obra polémica, que se quiere desmitificadora de determinados estratos de! Ejército o, más exactamente, de la Marina, La Rosales no deja de poseer cierto rigor y de poder considerarse como una valiente aproximación a un tema hasta poco antes ab- solutamente tabú Con iodo, no llega a alcanzar el grado de clarificación deseable, quedando algunos cabos sin atar, aunque, en conjunto. David Liposzyc. coguionista además de realizador, haya llevado a cabo un trabajo notable y presumiblemente sincero. Dinero encontrado Director: Bill Persky. 1983. Noventa y cinco minutos. A las dos de la madrugada, en TVE- 1. Comedia. Es ia película, ante todo, un vehículo para el lucimiento de dos actores ya veteranos, Dick Van Dyke y Sid Caesar, pero es también una inteligente comedia que hace pensar, salvando todas las distancias que haya que salvar, y poniéndose en el caso de que, cuando estaba en activo, ei nonagenario director hubiera vivido el boom de la electrónica en ias comedias, por así decirlo, sociales del autor de Qué bello es vivir Frank Capra. Porque, en efecto, la historia de estos dos antiguos empleados de un poderoso Banco que, al ser el uno jubilado precozmente y el otro simplemente despedido, deciden tomar a su modo venganza, no en provecho propio, sino de los más desfavorecidos por la fortuna, podría haber sido la de un par de personajes caprianos. Es, en todo caso, una historia, a su manera, edificante y, de alguna forma, utópica- gracias a los protagonistas, ¡a agresiva ciudad de Nueva York recupera un rostro humano- que se sigue con atención, entre sonrisas cómplices, gracias en buena parte al excelente trabajo de los dos citados actores, desde hace tiempo ausentes de la pantalla grande C. S. F. A B C 125 C, S. F.