Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
domingo, 10 Ramona TVE- 1. 1,00 Director: Henry King. 1936. Blanco y negro. Ochenta minutos. Con Loretta Young, Don Ameche y Dañe Darwell. Es Ramona el primer título en color producido por la 20 th Century Fox, que eligió para tal ocasión una conocida novela de Helen Hunt Jackson que ya había sido previamente llevada al cine con actrices como Mary Pickford y Dolores del Río en el papel central. Y es un melodrama de pretensiones antirracistas, en el que se nos cuentan los amores de una mestiza que ignoraba su condición y un joven indio que trabaja para los señores que la habían adoptado. Todo en la película es blando ¿Qué hiciste en la guerra, papi? TVE- 1. 16,00 Historia macabra TVE- 1. 22,40 Chicas en pie de guerra TVE- 1. 0,35 Director: Blake Edwards. 1966. Color. Ciento dieciséis minutos. Con James Coburn, Dich Shawn y Sergio Fantoni. Como antaño en Operación Pacífico Blake Edwards, sin duda, en la actualidad, el rey de la comedia pese a algún fallo reciente, retoma en ¿Qué hiciste... un tema bélico para convertirlo en pretexto para la risa y la sonrisa, al tiempo que se sirve de él para lanzar su particular diatriba contra la guerra, contra todas las reglas. La acción del filme se sitúa en la segunda conflagración mundial, y el elemento cómico viene dado del hecho de que los habitantes del pueblecito italiano ocupado por los americanos se enfrentan a ellos no por razones políticas, sino porque están a punto de dar al traste con las festividades locales y, en particular, con un decisivo para ellos partido de fútbol. De humor un tanto grueso, acaso en buena parte porque, por una vez, Edwards no ha colaborado en el guión, el filme, que no cuenta entre los mejores de su autor, resulta, con todo, divertido, aunque no lo sea tanto como otros, en parte por culpa de un reparto no excesivamente estimulante, habida cuenta del envaramiento habitual de James Coburn y de los manierismos de Dick Shawn. Director: John Irvin. 1981. Color. Ciento seis minutos. Con Fred Astaire, Melvyn Douglas y Douglas Fairbanks. Basada en una novela de éxito de Peter Straub, la película, por culpa de una adaptación equivocada de la misma de la que es responsable Lawrend D. Cohén y un no demasiado afortunada realización del en otras ocasiones interesante John Irvin, pierde buena parte del atractivo del texto original, sobre todo a medida que la acción va avanzando y el elemento fantástico se hace demasiado explícito, estropeándose, en consecuencia, el clima de misterio que preside las escenas iniciales. Con todo, tiene cierto atractivo esta historia de cuatro ancianos que se reúnen periódicamente para contarse historias de aparecidos y que resultan estar implicados, desde su ya lejana juventud, en la muerte de una muchacha que decide, tardíamente, regresar del más allá para tomar venganza. El filme es, al tiempo que pretendidamente clarificador, pasablemente embrollado. Y, a la postre, su mayor y casi único interés radica en ver juntos a cuatro superveteranos ilustres, desde Fred Astaire al, por una vez, escapado de su dorado exilio Douglas Fairbanks, pasando por John Houseman y Melvyn Douglas. En un breve papel, la junto a ellos poco menos que juvenil Patricia Neal. Director: Jonathan Demme. 1984. Color. Noventa y seis minutos. Con Goldie Hawn, Kurt Russell y Fred Ward. Inédito, salvo error, en nuestras pantallas comerciales, este filme de Jonathan Demme, el autor de obras tan atractivas como Algo salvaje y Casada con todos no está a la altura del resto de la obra de aquél, acaso porque, según parece, el entendimiento entre el director y la protagonista femenina y productora no fue lo que se dice perfecto. Estamos ante una comedia sentimental a la mayor gloria de Goldie Hawn, cuya acción transcurre en los días en que, por hallarse sus hermanos y maridos en el frente de combate, las mujeres ocuparon, en Estados Unidos, los puestos de trabajo que aquéllos dejaron libres en las fábricas de armamento. Vale el retrato del peculiar mundo básicamente femenino en el que se mueve el personaje central, pero tiene menor interés la historia de amor en que se ve, a su pesar, mezclado. Miss Hawn resulta, a su modo, convincente, y Christine Lahti fue nominada para el Osear por su trabajo, y es, en cualquier caso, la actuación de los intérpretes lo más válido de un filme que no consigue la eficacia deseable. César SANTOS FONTENLA Condorman TVE- 1. 7,30 Director: Charles Jarrott. 1981. Color. Ochenta y seis minutos. Con Michael Crawford, Oliver Reed y Bárbara Carrera. Lo primero que viene a la memoria viendo este producto de la factoría Disney es la acidez de Cómo matar a la propia esposa el filme de Quine que, como éste, tenía como protagonista a un dibujante de comics empeñado en vivir en la llamada realidad las aventuras de sus propios personajes, lo que en este caso le traerá no pocas complicaciones, incluida la conversión, a su pesar, en agente de la CÍA. Pero, por descontado, la película de Jarrott no tiene el peso de la de Quine ni la solidez del guión de Marc Stirdivant es comparable a la del de George Axelrod. Sí es excelente, en cambio, el trabajo de Michael Crawford, un actor que, revelado con The knack no ha tenido la suerte que se merecía, aunque últimamente al fin ha logrado la popularidad al protagonizar, primero en Londres y a continuación en Nueva York, el musical escénico de mayor éxito en los últimos años, El fantasma de la ópera VIERNES 8- 9- 89 en el 1 ni en el 10. Todos en el número 20 nueva serie. (Viernes TVE 1. 20,00) uE golosos! vuelven los Osos amorosos (Sábado TVE- 1. 15,30) V U E L A N sobre el agua. Campeonato del Mundo de Remo. (Sábado TVE- 2. 15,00) A B C 107