Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. pág. 38 1 TRIBUNA ABIERTA JUEVES 7- 9- 89 L pasado ejercicio económico los ingresos fiscales de la Administración Pública rebasaron a los presupuestados en importes de doce cifras, con la consiguiente detracción de recursos que pasaron del sector privado al público, o en otras palabras, desde los particulares al Estado administrado por el Gobierno. Una situación de esta naturaleza puede comentarse desde varios enfoques diferentes, en los cuales el único no válido es el triunfalista, que descubre en esa situación síntomas de eficiencia del sector público. E 1 EXCESOS DE RECAUDACIÓN Y DÉFICIT PÚDLICOS En el sector privado, el desvío de lo presupuestado genera problemas de insuficiencia si no se alcanzan las cifras de producción y ventas; o de ajustes internos, si los pedidos aceptados son mayores que la capacidad de producción de la empresa. Caso de que tanto producción como ventas rebasen lo presupuestado, entonces conviene afinar la gestión presupuestaria a fin de que se convierta en algo realista y no en una meta fácil de alcanzar. En el sector público el caso es distinto, pues si la empresa debe cubrir sus metas enfrentándose a la competencia del mercado y tratando de servir a la demanda de sus clientes, la Administración Pública carece de competidores (por decirlo en términos económicos, tiene un mercado cautivo) y no debiera haber contraposición de objetivos entre quienes le pagan y los administradores. Alegrarse del incumplimiento (por exceso) de lo presupuestado es una aceptación implícita de la contraposición de objetivos entre Administración y administrados. Cuando los representantes del pueblo, los diputados, aprueban un presupuesto, autorizan a la detracción de recursos que, por la vía fiscal, escapan al control directo de los ciudadanos para quedar al servicio de la Administración a fin de atender las partidas de gastos aprobadas. Si hay un exceso en la re ACE poco se ha c u m p l i d o el cincuentenario del nacimiento de Perry Masón. Este fabuloso, personaje hizo su primera aparición en El caso de la joven arisca de 1933. Pero no es esta la efeméride que hoy evocamos, sino otra, todavía más importante: la llegada al mundo de Erle Stanley Gardner, su creador: 1889- 1970. Sabido es que Stanley Gardner no sólo escribió las novelas protagonizadas por Masón, Della Street, Paul Drake, el sargento Holcomb, el teniente Tragg o los fiscales Burge o Dexter. También lanzó al mercado otra serie con la que sin duda trató de congraciarse con la Fiscalía General, a la que Gardner puso en entredicho en sus noventa casos pues Masón se burló, con las leyes en la mano, una y otra vez de sus oponentes legales. El protagonista de tal serie se llamaba Selby y era un fiscal de distrito que conseguía triunfar, igual que Masón, pero desde el campo los ingresos fiscales no presupuestados, sopeña que el desfase se acreciente. En los orígenes de la Hacienda Pública moderna, las Cámaras lePor Alfredo MOLINAS gislativas se esforzaron caudación, según una primera reacción lógica en controlar el albedrío de los gobernantes, apoyada en los principios de sanidad de las por entender que un aspecto esencial de la lihaciendas democráticas, debe ser devuelto a bertad de la ciudadanía era el control sobre los contribuyentes o utilizarse para minorar sus rentas y hacienda. En la actualidad, la las exacciones futuras. Sin embargo, los prinunanimidad de criterios entre las mayorías cipios hacendísticos son poco respetados: los parlamentarias y el Ejecutivo cuestiona la presupuestos tienen suficiente realización de esa labor de suflexibilidad como para que los inpervisión y control y relaja la rigigresos se modifiquen sin cuesdez con que se atiende al control tionar la ley que los aprueba; los dejos recursos fiscales. gastos pueden reasignarse graLos principios siguen siendo cias a salvedades también incorválidos y están ahí para garantiporadas en la misma ley y, por si zar una gestión ortodoxa de la fuera poco, los gastos efectivacosa pública, que a largo plazo mente realizados y los presues siempre más importante que puestados siempre difieren. Y las ventajas inmediatas que pueahora incluso se quiere hacer un dan obtener los gobernantes que presupuesto más elástico y se dotan de más libertad de acadaptable a la voluntad del gotuación. Esa libertad irrestricta es bernante, olvidando el pacto con peligrosa, porque de nuevo- a el pueblo. diferencia de lo que ocurre con la empresa privada, en que el En el tema que nos ocupa, la empresario recibe el excedente existencia de un déficit persistenAlfredo Molinas te, cuya acumulación ha dado luPresidente de Fomento que pueda obtener y paga con su patrimonio su fracaso en sergar a un volumen de deuda sude Trabajo Nacional vir a la sociedad- en el caso perior al propio presupuesto del gestor público, ni sus ingresos ni, lo que anual del Estado y que, dicho sea de pasada, es más importante, su carrera administrativa tiene vencimientos medios a plazo muy corto, dependen de la calidad de su gestión. Por dificulta esa devolución directa o mediante eso la adecuación a los principios es crucial y reducción de la carga fiscal futura. Al contrael mantenimiento de los ingresos públicos rio, la trayectoria de continuo aumento en la presión fiscal no se detiene a pesar de estas dentro de los límites previstos es el corolario desviaciones, y la cuantía del déficit público inevitable. no se reduce (apenas baja unas décimas en términos de porcentaje del PIB, pero a mediHay que volver a criterios éticos históricos: da que se afinan los datos de la contabilidad el presupuesto es el pacto anual entre el puenacional, su descenso es menor al inicialmente estimado) de manera que, por un blo, representado por los diputados, y el polado, sus efectos distorsionantes sobre la acder, que es el Gobierno. El pueblo debe patividad económica y financiera se mantienen gar lo acordado y el Gobierno no debe recauy, por el otro, no es factible la devolución de dar más de lo presupuestado. do materialmente las aventuras del invencible personaje. Su talento deductivo, su infalibilidad, su talento irónico y en ocasiones mordaz, su inacabable capacidad de trabajo, Por Antonino GONZÁLEZ MORALES su confianza en sí mismo y en quienes le ayudaban, su convencimiento de ser o estar contrario: el de la acusación. Alternando con cerca del superhombre, despertaba oleadas Masón y con Selby, aparecieron las novelas de admiración e interés en las gentes más de Clane y otras en las que Bertha Cool y Donald Lam asumían el rol principal. Durante dispares. años se guardó en riguroso secreto que bajo Efectivamente, Perry Masón era mucho el seudónimo de A. A. Fair, con el que estas Perry Masón, y aunque no siempre las obras últimas estaban firmadas, se ocultaba el nomque protagonizó pueden ser consideradas bre, tan prestigioso, de Erle Stanley Gardner. maestras, el término medio raya a gran altura. Recordemos, por ejemplo, El caso del Aunque en tales incursiones el éxito- esportero El caso del canario cojo El pecialmente en lo que atañe a Bertha Cool y caso de la novia curiosa El caso de las garras de terciopelo El caso de la lata vaDonald Lam- fue bastante lisonjero, nunca cía De ahí que, incluso hoy, a los cinpudo compararse con el obtenido ininterrumcuenta años de su nacimiento y cuando se pidamente durante casi cuarenta años por cumplen los cien del de Gardner, Perry MaPerry Masón. Difícil olvidar el placer con que són siga tan pujante como el primer día. despertamos a este tipo de literatura sorbien- H CENTENARIO DE STANLEY GARDNER, CREADOR DE PERRY MASÓN