Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES 7- 9- 89 SUCESOS ABC. pág. 37 Cinco muertos al chocar un Talgo en Arévalo Alcanzó por detrás a un mercancías que se detuvo en la estación para dejarle paso El maquinista y cuatro pasajeros de un tren Talgo que cubría el trayecto Madrid- Gijón, con un total de 112 viajeros a bordo, perecieron ayer al chocar el convoy contra un tren de mercancías que se encontraba detenido en una vía secundaria de la estación de Arévalo, minutos antes de las doce del mediodía. AunPoco antes de ocurrir el accidente, el tren de mercancías número PT 101 había hecho su entrada en la estación de Arévalo, a unos 120 kilómetros de Madrid, para dejar libre la vía y permitir que el tren Talgo de pasajeros Madrid- Gijón, que circulaba a mayor velocidad, cruzase la localidad. El maquinista del mercancías llevó su convoy hasta la vía número tres de la citada estación abulense y se dispuso a esperar que le diesen luz verde para reemprender el viaje. El Talgo número 131, formado por una locomotora, nueve vagones de pasajeros, uno de cafetería y un furgón, había partido de la estación madrileña de Príncipe Pío a las las diez de la mañana con 118 personas a bordo: 112 pasajeros, el maquinista, un ayudante del maquinista, un interventor, un agente de Talgo y dos camareros. ZAMÜRAI Al parecer, el sistema de bloqueo automático estaba fuera de servicio por unas obras Ávila. Ménica Tourón que en principio se especula con la posibilidad de un fallo en un cambio de agujas, un equipo de técnicos de RENFE trata ahora de aclarar las causas del accidente, producido en una zona donde, a consecuencia de unas obras, se hallaba fuera de servicio temporalmente el dispositivo de bloqueo automático de trenes. inmediato a los vecinos de las casas próximas a la estación, que acudieron al lugar para prestar ayuda a las víctimas. Muchos de los pasajeros- -comenta uno de los habitantes de Arévalo que acudió al lugar- pudieron salir por su propio pie, aunque muy asustados y aturdidos, preguntando qué era lo que había ocurrido. Otros, permanecían en el interior de los vagones, ya que no podían moverse debido a sus lesiones o a que habían quedado atrapados entre los sillones y equipajes, por lo que, rápidamente, comenzamos a sacarlos Desde la estación de Arévalo se dio cuenta del accidente y se solicitó la llegada de ambulancias y equipos de socorro que acudieron desde la misma localidad y desde otras próximas. Los socorristas tuvieron que rescatar de entre los restos de los vagones a cuarenta y cuatro personas que sufrían lesiones de gravedad. Fuentes de la compañía estatal ferroviaria informaron anoche a ABC pque tan sólo seis personas permanecían entonces hospitalizadas en grave estado, que otras veinte recibían aún asistencia médica y que dieciocho más habían sido dadas de alta. En el lugar del suceso se personó el juez de instrucción quien ordenó la apertura de una investigación para aclarar las circunstancias en que se produjo el accidente. VIA 3 Vía equivocada Todo debía estar previsto para que, a su llegada a los primeros cambios de agujas de la estación de Arévalo, el Talgo continuase por la vía principal, la número uno, sin apenas reducir su velocidad, ya que no tenía programada parada alguna en la localidad. Por causas que hasta el momento se desconocen con precisión, el Talgo fue desviado a gran velocidad por la vía número tres, donde se hallaba la unidad de mercancías. El maquinista del tren de pasajeros, Francisco Vela Montealegre, nada pudo hacer por evitar el choque, aunque intentó frenar en el último momento. El tremendo encontronazo se produjo a unos cien metros del edificio de la estación. La locomotora, tras golpear a los últimos vagones del mercancías, con plataformas para transporte de automóviles que en ese momento se encontraban vacías, saltó de los raíles y quedó en posición perpendicular a la vía, invadiendo parte del andén central. Los coches de pasajeros del Talgo descarrilaron asimismo, golpeándose entre sí. Una de las pasajeras del convoy manifestó a ABC que íba- mos tranquilamente en el tren cuando, de repente, sentimos un tremendo golpe y todo se nos vino encima. Me agarré a mi marido y ambos abandonamos como pudimos el vagón Otro viajero dijo también que el golpe fue muy fuerte: Sentí que el sillón de delante se me venía encima- comentó- No sabía lo que ocurría ya que todo pasó demasiado rápido. Entonces, sólo pensaba que debíamos estar cerca de Avila El maquinista del Talgo murió en el acto, al igual que tres de los pasajeros del convoy, mientras que un cuarto viajero pereció poco después en el hospital avulense de Nuestra Señora de Sonsoles, donde había ingresado en estado crítico. Dos de las víctimas fueron identificadas como la subdita de la República Popular China Cristina Fu Kuo Mei y Aurora Vega Puebla, mientras que a última hora de la tarde de ayer continuaban sin poder ser identificadas dos personas ya que no portaban documento alguno. El violento impacto levantó una densa nube de humo que, unida al estruendo del choque, alertó de Viola a una encuestadora que acudió a su casa a entrevistarle Madrid. S. S. Un hombre de treinta y seis años fue detenido el pasado martes acusado de violar a una joven que había ido a su domicilio en la madrileña calle Príncipe de Vergara, para realizar una encuesta. El suceso ocurrió sobre la una de la tarde, cuando la víctima, empleada en una empresa de investigaciones sociológicas, llamó a la puerta del domicilio de Enrisque Julio C. I. y le expuso que deseaba hacerle una serie de preguntas para una encuesta. La joven fue invitada a pasar al salón de la vivienda para complementar el formulario. Una vez concluido, Enrique Julio C. I. se abalanzó sobre la joven, la despojó de su ropa y, bajo amenazas, consumó la violación. Minutos más tarde, llegó al domicilio el padre del agresor y comunicó al 091 lo ocurrido. Una patrulla del Cuerpo Nacional de Policía acudió al lugar de los hechos a tiempo de detener al presunto violador, quien fue trasladado a la comisaría de Cha- martín. Investigación Por su parte, la compañía envió ayer mismo a Arévalo una comisión de expertos para estudiar las causas del accidente. En fuentes próximas a la compañía se informó a ABC que en la zona de Arévalo se efectuaban ayer obras de reforma por lo que el sistema automático de bloqueo de trenes, se hallaba fuera de servicio y el tráfico se controlaba mediante un sistema de bloqueo telefónico. El director de la Primera Zona de RENFE, Alberto García Álvarez, manifestó que: Por el momento no se descarta ninguna hipótesis acerca de las causas que han provocado el accidente