Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ABC OPINIÓN Panorama DOMINGO 30- 7- 89 UNA BATALLA SIN PÓLVORA (y II) las seis de la tarde el campo no era cementerio abierto porque los muertos apenas estaban en vía de morir, con lanzas rotas clavadas en el cuerpo. Los caballos todavía levantaban la cabeza. Entre relinchos finales y estertores de cristianos pasaban indias calladas con agua para un traguito de descanso al hombre que estaba muriendo, además, de sed. Había algo de asombroso en la mirada quieta de las llamas, al margen del campo de batalla. Las nubes copiaban la tierra ensangrentada. Olmedo, con toda razón, pensó en los griegos, es decir: antes de que se inventara la pólvora, y muy cortesano, le envió su canto al Libertador, que se lo agradeció en el alma, con una ironía de acero: maravillosa su poesía, pero acuérdese que ni yo soy Ulises ni usted, mi caro don Joaquín, Hornero. Y le dio un abrazo... Pero cada cual, como podía, desmesuraba. Don Simón, cuatro días antes de Junín, había dicho a los de Coro y araguas, apures, guaricos, maracaibos, tolimas, bogotaes, antioquias, caucas, socórranos, guayaquileños, argentinos, cuzcos, cajamarcas y chiles... y a Miller y a todo ese revoltijo de gentes republicanas que cobijaban con sus banderas colombianas: Vais a redimir al mundo de la esclavitud y ia Europa liberal ve en vosotros la esperanza del Universo. Y era la verdad. Que dicha bolivarianamente es de esta manera: Peruanos: Bien pronto veremos la cuna del imperio peruano y el templo del sol. El Cuzco tendrá en el primer día de su libertad más placer que bajo el dorado reino de los incas. Esto lo firmaba en el Cuartel general del Libertador en Huancayo, el 15 de agosto Cuatro meses después convocaba al Congreso de Panamá. Vino la victoria de Ayacucho, y en la proclama que la registró terminó dirigiéndose a los soldados de Perú y de Colombia. Peruanos: vuestra patria os contará siempre entre los primeros salvadores del Perú. Colombianos: Centenares de victorias alargan vuestra vida hasta el término del mundo. Germán ARCINIEGAS de la Academia Colombiana de la Lengua A Ya está otra vez el Narciso con la broma de cambiar las señales de la carrete- -Cosas que pasan PRADERIIH S US amigos de la tertulia de Embassy le llaman Praderita, por aquello del cariño que encierra todo diminutivo bien intencionado. Es el más simpático y bullicioso, el más estudiado en su desaliño y acaso, por su influencia en el prodigio del poder oficial, el más venerado. Praderita es un comentarista de vaivenes y un intérprete fenomenal, casi perfecto, de las consignas superiores. Su melenilla imprime carácter, y cuando desciende por la calle de Ayala desde la de Serrano para no desilusionar con su ausencia a sus contertulios, los viandantes le observan con admiración, no siempre reprimida, y comentan eso de por ahí va un intelectual Poner en duda -la condición de intelectual de Praderita es como recelar de un bombero con casco y manguera. Es un intelectual, y punto. La grandeza de los intelectuales, quizá su mayor servidumbre, está en su capacidad de decir tonterías cuando su voz es seguida por la atención del público, aunque éste ño sea numeroso. Praderita, que es un intelectual de pluma dirigida, pierde el soporte de la prudencia cuando, de algún modo, se ve obligado a improvisar o decir algo que tenga interés. Sus intervenciones en público despiertan una expectación perfectamente descriptible, como demuestra que a su conferencia en la Universidad de verano de El Escorial no asistieran más allá de veinticinco personas. Quizá por ser un intelectual. Pero Praderita, además de un intelectual, es un periodista, y nervioso, no se sabe por qué, acusó a ABC de clientelismo y filtraje intoxicador durante el franquismo Después de semejante idiotez tildó a un antiguo corresponsal y director de este diario de espía de Hitler. Eso lo dijo Praderita, nada más y nada menos que Praderita, el intoxicador y pregonero del poder en los últimos años. Me figuro, y así lo espero, que el ánimo de esta casa no transcurra por momentos amargos con las memeces pronunciadas por este maestro del jabón. Son precisamente los intelectuales de verdad, los escritores dei exilio, los! pensantes de la derrota, quienes deben opinar lo que supuso el respeto a la libertad y las ideas de ABC en años tan difíciles. Esta casa no necesita defensa, y menos de un columnista plenamente identificado con ella, con lo que defendió durante el franquismo y con su enírentamiento con el poder omnímodo del anterior régimen para mantener intacta su tradición de lealtad. Pero Praderita insultó o calumnió a un gran periodista, maestro de todos, que hoy tiene más de noventa años. Me refiero a don Luis Calvo, uno de los más brillantes, geniales y sólidos maestros del periodismo español. Tampoco don Luis Calvo necesita mi defensa, que no lo es, por otro lado. Pero la explosión de rencor de Praderita ha actuado en mí como un bombazo. Un periodista como Praderita, cantor oficial de las excelencias ordenadas, no puede permitirse el lujo de poner en duda ni la valía ni la honestidad profesional de un personaje como don Luis Calvo, que ha entrado en la historia del periodismo por todos los caminos, excepto los de la sumisión, la coba, la consigna y la adulación. No defiendo, por tanto, a don Luis Calvo. Le escribo, simplemente, a Praderita, que una vez más, sin el amparo de la carantoña escrita, ha dicho una solemne necedad. Alfonso USSÍA MUJER LIQUIDACIÓN COLECCIÓN PRIMAVERA- VERANO 89 ÚLTIMOS DÍAS IMPORTANTES DESCUENTOS Serrano, 34 Teléfono 431 38 16 Y CENTRO PUERTA DE TOLEDO Un baño, un aseo, gran salón, dos terrazas, cocina amueblada, piscina, una plaza de garaje, dos ascensores, calle Mota del Cuervo, sexta planta. Próximo al nuevo recinto ferial. 17,750.000. S 431 1002 OCASIÓN, urge venta, piso tres dormitorios