Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. póg. 46 TRIBUNA ABIERTA DOMINGO 26- 2- 89: L A llamada al asesinato del ayatollah Jomeini contra el escritor Salman Rushdie funciona como revelador de un proceso histórico, que Raymond Aron resumía de modo cruel, en su ensayo sobre Clausewitz, en estos términos; Los europeos desearían salir de la Historia, de la gran Historia, de la que se escribe con letras de sangre, mientras otros pueblos entran por centenas de millones... Todo está dicho. La ironía estoica de Aron pudiera consolarnos, invitándonos a la resignación, el abandono y la cobardía moral del silencio, si nos dejásemos llevar del pesimismo de la razón enterrando voluntariamente et optimismo de la voluntad por recurrir de nuevo a la terminología aroniana. Aron nos recordaba igualmente en su último ensayo, les demieres années du siecle, el alcance trágico de nuestra pasividad culpable: En nuestra época es la supervivencia de las instituciones libres lo que está en juego en la Historia universal. Las: almas piadosas podrán afirmar, en busca de consuelo, que la exigencia universal del crimen y el asesinato, proclamada por la máxima autoridad religiosa chií, en Teherán, no amenaza la estabilidad de los países libres. Y los cautos estrategas pacifistas esgrimirán la amenaza de una militarización de un conflicto puramente personal localizado finalmente insignificante en un marco geoestratégico. Nada más incierto y trágico, a mi modo de ver, por razones precisamente geográficas, culturales, diplomáticas y militares. -En- términos geográficos, la gesticulación homicida del líder revolucionario iraní deja poco margen de dudas: las facciones bonapartistas del poder en Teherán no han renunciado, con mucho, a la exportación armada de sus convicciones. Los países del Golfo continúan siempre amenazados. Y con ellos, la seguridad de Europa. E n términos culturales, Occidente desea refugiarse en el Olimpo amenazado de su imaginaria superioridad. Sin embargo, la comprensible cobardía de los más ilustres editoL elefante, enorme, oscuro, lleva colgando de su costado una dorada campanilla, que se balancea y resuena al compás de sus pisadas; toma con su trompa el billete que le regala un transeúnte, y lo entrega al hombrecillo que lo monta, bulto breve en su lomo; un paso más allá, la cobra blanca sale de su cesta, dilata el cuello, fija sus ojos en la flauta que un anciano toca, monótona y dulce; un oso negro baila, abiertos los brazos, la anilla acerada en el hocico, y gruñe y se queja, preso de la tristeza; ríe un niño, con una enorme boa enredada a su cuerpo, y una niña adelanta su mano de ceniza y sus ojos negrísimos, pidiendo una moneda. Estoy en la India, en cualquier lugar de Delhi, de Bhopal, de Agrá, donde todo es posible: que un pájaro pardo, de pico amarillo, te salga al paso, piando algo, diciendo algo, DE LA GUERRA SANTA un arsenal obsoleto y amenazado sería en- viar a Moscú un mal mensaje Por Juan Pedro QUIÑONERO Cuando la máxima autoridad religiosa de res ilustra con precisión el verdadero alcance una poderosa potencia musulmana chif con del miedo, mucho más ostensible que el de vocación imperial proclama la necesidad de los letrados romanos ante las hordas este- propagar la guerra santa, con derramamiento europeas en tiempos de Marco Aurelio. de sangre, los aliados europeos responden En términos diplomáticos, la gran tradición con retorsiones diplomáticas convencionales. sofística de la CEE nos recuerda la dimen- Olvidando voluntariamente que dos potencias sión trágica del ilusionismo verbal, esgrimien- musulmanas, India y Pakistán, ya tienen ardo los magros comunicados de sus tigres de mas atómicas. Y que un día también Irán popapel contra la determinación marcial de drá esgrimir su propio alfanje nuclear. quienes están dispuestos a proyectar el poSería infantil imaginar hoy un chantaje der de sus divisiones blindadas, o catapultar terrorista- atómico ejercido desde Teherán contra las ciudades europeas el ejército so- contra ninguna capital occidental. Sería igualnámbulo de los asesinos asuetdp. terroristas mente ingenuo olvidar que ios Tupolev- 22 del de diversa especié, fanáticos dispuestos á arma aérea libia ya son capaces de sobrevomorir y ganar la gloria prometida por sus pro- lar sobre cualquier capital del Mediterráneo, fetas. l occidental, sin que en el caso español, por En térmirws militares, Europa continuará vi- ejemplo, existan defensas aéreas adaptadas viendo en la ilusión de su seguridad, pagada a tal tipo de amenaza. Dentro de menos de por los contribuyentes estadounidenses, ase- diez años, en el Magreb vivirán cerca de cuagurada por el sable nuclear controlado por trocientos millones de árabes y musulmanes, Washington. Apenas Francia e Inglaterra son de cuya obediencia. cívica, maroial o religiosa! capaces de defender todavía un proyecto mi- poco podemos saber hoy. En el Mediterráneo litar de defensa europea: el resto de los Esta- oriental los generales próximos al ayatóllah dos europeos han renunciado a cualquier ten- Jomeini no han ocultado nunca su vocación tación de existencia. Los lamentos jeremiacos imperial. Siria, Irak, Egipto, Israel conocen tal dé las Administraciones estadounidense, fran- amenaza y se rearman, conociendo el precio cesa y británica se estrellan históricamente trágico de la seguridad. Los europeos amueblamos nuestro escepticontra la impotencia económica, el matthusiacismo con piadosas réplicas verbales, ampanismo militar y el abandono moral. rados en el paraguas nuclear norteamericano. En nombre de la civilización los euroEscépticos, hedonistas, entregados al polipeos intentan huir desesperadamente de teísmo de nuestras divinidades burocráticas y cualquier conflicto que exija su compromiso contemplativas, descreemos, y nos reímos, moral, físico, económico, militar, renunciando solapadamente, de los fanáticos musulmaa la defensa de su propia libertad. nes, que dicen ser capaces de morir en nomY cuando la tragedia y el drama manchan bre de Alá, entregados a una causa; una sus calles, sus ciudades, -o los arrabales de guerra santa. Creemos que nuestra tecnolosus antiguos y perdidos imperios, los euro- gía, nuestra ciencia, nuestra cultura, las arpeos se apresuran a componer diplomática- mas americanas nos las protegerán indefinimente con los coroneles y tropas desocupa- damente contra las amenazas ensangrentación que reescriben la Historia a su antojó y das que golpean, como áldabonazos, a la voluntad. puerta entreabierta de nuestras ciudades. Cuando la superioridad soviética en misiles Nuestro orgullo y nuestra soberbia ocultan nucleares de corto alcance es de 1.608 con- mal nuestra impotencia, que mal cuadra con tra 136 (según las últimas estadísticas oficia- la impaciencia de los pueblos que se agitan les soviéticas) los aliados más prudentes se en nuestras fronteras dispuestos a morir para apresuran a subrayar que desear modernizar conocer el placer de nuestros burdeles. sus pies, en tanto a escasos metros pacen, indiferentes, los cérvidos. De una lejana tierra Por Carlos MURCIANO he visto alzarse, árbosaludando, increpando, rogando; o que una les altos, el asombro, la belleza y la esperancabra pasee, solemne, cruce la calle, haga za. El asombro puede surgir del fulgor mardesviarse el tráfico, robando protagonismo a móreo del Taj Mahal bajo la luna plena, o de esas famosas vacas sagradas que en el la colina de Sanchi, en donde el fervor budisfondo no son ni una cosa ni otra; o que una ta se hizo filigrana de piedra; la belleza, de la mirada de estas mujeres morenas, secretas y legión de vendedores te asalte, gritando, ofreelegantes; la esperanza- ¿por qué no? de ciendo postales, pulseras, collares, escriños, las voces de los poetas de todo el mundo, corbatas, manteles, juguetes, látigos, budas que nos dimos cita en el Bharat Bhvan, justo meditativos, varillas de incienso, serpientes en el corazón de Madhya Pradesh, para enarticuladas, figurillas de sándalo... cender una antorcha fraterna y solidaria con En los jardines que rodean el mausoleo de nuestras lenguas múltiples, con nuestra lenItmaduddaula- los arquitectos indios han he- gua una- l a poesía- para rendir también cho prodigios con la recta y el plano- los homenaje a la memoria del Pandit Nehru, monos vienen a comer a la mano de los visi- ahora que se cumple el primer centenario de tantes, y las ardillas a brujulear en torno a su nacimiento, y su país lo celebra. E 1 DE UNA LEJANA TIERRA