Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ABC OPINIÓN VIERNES 20- 1- 89 Panorama SALVAR KAULAK H AY muy pocos sitios en Madrid que conserven la atmósfera de su época y que, sin ser grandes monumentos, nos sugieran en un segundo mil imágenes de entonces, nos transporten a ese tiempo y nos hagan vibrar de melancolía con escenas de vida que se han quedado flotando en el aire. Kaulak, deliciosamente trasnochado, en Alcalá 4, último piso (frente a la Academia de San Femando) tiene en el rellano una preciosa marquesina Art Nouveau Su puerta se abrió para la Familia Real, ministros, políticos, la nobleza, toreros, artistas, cantantes, escritores y todo lo que contó en España, al final de la Regencia de Mana Cristina y el Reinado de Alfonso XIII hasta la República. Kaulak fue el más prestigioso fotógrafo de aquellos tiempos y el más elegante, el Paul Nadar español quien, a diferencia de su colega francés, ha sido olvidado en esta tierra de excéntrica memoria. De Paul Nadar se han publicado libros con sus archivos (para él posaron todos los modelos de Marcel Proúst) A Kaulak van a destruirlo en febrero Desde 1904, Kaulak ha seguido funcionan- do. El nieto de su fundador ha sido su continuador, y aún se pueden hacer retratos como OMO Madrid, que era una villa donde halos antiguos, intemporales, 1 con luz natural, bía tierrípo para todo, se ha convertido serena ingenuidad, tratándose de mujer Q en la urbe, donde no hay tiempo para ñáda, niño o la seriedad grave masculina. no sé si podré. acudir un. día de estos a la En el estudio hay columnas de cartónFundación March para hacerle una visita a rni piédrá, sillón de respeto y telones con fondos pintados como gustaba en la belle époque viejo amigo René- Frangois Qhislain Magritte, delante de ellos posó la Fornarina con su su- más conocido por este solo apellido. Entre mis mejores amigos tengo siempre, gerente sonrisa. Eri Kaulak hay álbumes apasionantes, con. en lugar de dilección, a tres belgas: Magritte, interés documental enorme y hasta con un in- Delváux, Breí. Dos pinto res y ún poeta. Éste terés genealógico para muchos. Es, sin duda, cantaba sus poemas de amor, de soledad, de el más importante archivo de retratos de los descontento. Aquéllos son- esencialmente comienzos de la fotografía en nuestro país, para mí- dos pintores eróticos; Hay siempre sin hablar de la antigua maquinaria, además- una suerte de tristeza en el erotismo. La chair conservado en su marco original. Hasta las rest. triste, helas! Se lamentó hace mucho un vitrinas- escaparate de la calle son de époea. i i; poeta francés. Así, pues, Magritte y Oelváux A Juan Ardizóñfe Cánovas del Castillo, nie- son dos pintores fundamentalmente tristes roto y continuador del gran Kaulak, le ha costa- deadps de mujeres pálidas, de grandes sedo lágrimas saber qué no podrá seguir ejer- nos ebúrneos, profundos- ojos insomnes, oimuslosabrazados por mediaste seda: negra. ciendo su oficio entre sus queridos muros. Hace Unos años, el Ayuntamiento de Ma- El eterno fetichismo de las medias de seda drid creó él premio Kaulak de fotografía. Si se negra. conserva, con mucha razón, la decoración de Lo que dignifica ese feticHismo en Magritte establecimientos como El Riojano, Lhardy, el es que no alude realmente ál sexo y asu trisCafé Gijón y la Pastelería Niza, con rriás ra- teza, sino a otra cosa. Ló mismo que esa zón debería conservarse Kaulak, que añade pipa, pintada casi a engañaojó, de la que el su gran valor histórico: un fondo magnífico y pintor asegura, y está en lo cierto, que no es único que no debe dispersarse. una pipa. Es algo más: la apariencia dé una pipa. Las mujeres desnudas dé Wagritte ignoPilar GONZÁLEZ DE GREGORIO ran su desnudez. Ignoran, incluso, que son miradas. Eso hace inocencia, ño impudor, su desnudo. Y a la par lo refiere a algo nías oscuro, más angustioso, al final del cual está la muerte. Por éso, Bataille, que tanto sabía de estas cosas, dijo del erotismo de Magritte que era un erotismo soberano. liquida totalmente sus existencias t o n Hace sesenta años, cuando Demetrio, llenatrajes americanas, pantalones, camisas ba las páginas en color de, Muchas Gracias A los mejores precios de Madrid con mujeres espléndidas de piernas cpmo coCompruébelo en: calle Áñastro, 29 (en- lumhas de P oussin, prisioneras de la liga roja trada por Arturo Soria, 248) -Urbanizaal borde de la seda negra, aquellas imágenes ción El Bosque. Telefonó 766 50 50. Horario de 10 a 2 y 5 a 9. Se admiten suscitaban directamente la idea de la mujer, la idea déf sexo. No la del áifiórJ Las mujeres vales de Banca desnudas de Magritte suscitan la idea dé la Planetario MAGRITTE, EN MADRID soledad. La idea de la muerte. Como las mujeres de Delvaux, otro surrealista que las encuadraba entre silenciosas arquitecturas al. modo de Chineó. La pintura surrealista no es pintura. Es poesía. Está lejos de todo lo que la pintura desde los años veinte a Picasso, a Max Ernst, ha sido. Cuando Magritte pone manzanas en un cuadro, las convierte en metafísica. Pintar manzanas Iq. hace cualquiera, lo mismo Cézanne qué Un pintor dé domingo, que un pintor celebrado por repetir y hacer volar manzanas. Nada le importan- la materia pictórica, las calidades. Significados antetodo. Cuando un colega s. uyo francés, Clovis de Trouille, pinta el pompjs opulento de una mu jer y lo titula Oh que cu I tu as! no sabe que pone el punto de partida. para un futuro musical americano: QhCalcutta! calembour de su prosodia. -Iré, si puedo, a visitar a Magritte para seguirle por los oscuros senderos del erotismo, por los senderos de la. muerte. Ün terror casi sacro emana como un raro perfume de sus mujeres tristes, de sus hombres silenciosos, absortos, bajo el casco, negro del chapeau rnelon ¿Magritte convirtió en signo del misterio ese sombrero. Esa me táfora. Lorenzo LÓPEZ SANCHO C ¡ATENCIÓN, CABALLERO! DON GONZALO JOYERÍAS INSTALADAS Con o sin mercancía V dependencia Ofertas por escrito y detalladas al Apartado de Correos 9070 28080 MADRID