Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 16- 1- 89 OPINIÓN ABC 13 ZIGZAG Cómo está el patío Ahora resulta que la noticia del salvamento de seis supervivientes 35 días después del terremoto de Armenia fue la invención de un electricista de cincuenta años, quien urdió el enredo para facilitar su ingreso en el hospital de Erevan donde esperaba recibir mejor atención médica a las lesiones que padece tras el seísmo. La agencia Tass ha pedido disculpas a sus abonados. Pero el hecho es en sí mismo revelador de la degradación de la atención sanitaria en la Unión Soviética. Un argumento a favor de la perestroika pero un testimonio también contra la calidad de la vida en la patria de los trabajadores Barcelona, cuando se les pregunta por los éxitos del Real Madrid. Ambos han contestado que no es suerte. Lo que pasa es que mantiene su fe hasta el final. Como el Liverpool puede meter un gol desde el vestuario Palabras que ponen de manifiesto que reconocer los méritos del rival no es deshonroso. Los británicos siguen siendo maestros en el arte del juego limpio. A propósito Costa del Sol Durante varios días ha faltado el agua en una amplia zona de la Costa del Sol. Una rotura de tubería ha obligado a cortar el suministro de agua desde Marbella a Torremolinos. El viejo y tradicional turismo de la Costa delSol en el mes de enero se ha conmovido una vez más. Las roturas de las vías por donde discurre el agua son frecuentes. La pérdida de calidad y credibilidad de la zona obliga a meditar. Haría bien la Junta de Andalucía en emplear el ingenio y los presupuestos de fiestas suntuosas en obras tan necesarias como exigen la conducción de agua y el saneamiento en la Costa del Sol. La OTAN advierte El nuevo presidente de la Asamblea de la OTAN, Patrick Duffi, ha prevenido a los países miembros de la Alianza sobre la política pacifista de Mijail Gorbachov, asegurando que no hay pruebas de que el señor Gorbachov sea otra cosa que un marxista- leninista y que la historia muestra que el poder comunista no tiene capacidad de cambiar La afirmación está en la línea de las cautelas con que la OTAN viene acogiendo las ofertas de paz de Moscú. Porque resulta evidente que desde que terminó la guerra mundial, la disuasión ha funcionado como un elemento esencial de la paz. Duffi no juzga intenciones: saca experiencias de la historia. Puerta de Hierro Parece un cuento de García Márquez, pero no lo es: los enfermos de la segunda planta del Hospital Puerta de Hierro ven todos los días cómo a una de las habitaciones llega un visitante, hijo, al parecer, de una enferma, que se dedica durante todo el día a mal rascar un violín ante el asombro y la tortura de los enfermos de las habitaciones vecinas y no digamos de la que comparte la habitación. Y usted puede quejarse a las enfermeras, que todas procuran quitarse el problema de encima. Y el violín sigue y sigue sonando. Desde hace ocho días en un concierto interminable. OVIDIO Juego limpio No proliferan en el fútbol español los gestos elegantes. Las descalificaciones son constantes, como si importara más desprestigiar al rival que alcanzar el triunfo propio. Por eso llaman la atención las reacciones de Atkinson, entrenador del Atlético de Madrid, y de Lineker, jugador del O es una buena noticia para nadie la ruptura entre el Gobierno y las centrales sindicales, que parece ya irreversible, a pesar de la reunión prevista para hoy. Antes de dejarse llevar por esa actitud tan celtibérica que obliga a tomar p a r t i d o s i e m p r e que se suscita una polémica pública, conviene analizar con el máximo rigor una situación en la que ninguna de las dos partes puede aducir inocencia o buena fe. El espectacular fracaso de la reunión del pasado miércoles se debió a que chocaron brutalmente dos arrogancias: la bien conocida y acreditada arrogancia del Gobierno González, vieja ya de seis años y que no quiere dar su brazo a torcer ni siquiera en las minucias, y la nueva arrogancia sindical, que después del éxito del 14 de diciembre se siente legitimada, por encima de las instituciones democráticas, para representar a toda la ciudadanía, arrogándose una función que en absoluto le corresponde. Ante esta peculiar situación, la más elemental prudencia obliga a extremar las cautelas antes de elegir entre Herodes y Pilatos, y podría ser de un aterrador simplismo cerrar filas con el Gobierno basándose en el argumento de que la lucha contra la inflación es una prioridad tan absoluta que por sí sola condona todos los graves abusos y errores del socialismo hegemónico que ha perdido la iniciativa y la palabra. Convendría no olvidar que la responsabilidad inicial de todo este enredo corresponde a un Gobierno cuya insistencia en sus éxitos económicos, presentados como los más brillantes de toda la Historia de España, ha suscitado la lógica pretensión de participar en la fiesta a los muchos que sólo han visto por televisión la Jauja felipista. Si todo va tan bien no tiene sentido, efectivamente, que funcionarios, pensionistas y otras categorías modestas vean disminuir su poder adquisitivo, soportando sobre sus hombros la prosperidad de los demás. También es el Gobierno responsable de la corrupción, el amiguismo y el despilfarro generalizados que N DOS ARROGANCIAS sumó a millones de ciudadanos a la protesta del mes pasado. El Gobierno, en todo caso, tendrá que dar unas explicaciones más convincentes que las del 21 de dic i e m b r e ante el Parlamento antes de que pida a la oposición que le saque las castañas del fuego. Solchaga, por su parte, deberá aclarar por qué si en diciembre la situación de la economía española hacía posible atender las demandas de los sindicatos esa posibilidad se ha evaporado en enero. Los sindicatos, a su vez, emborrachados por un éxito que ha desbordado sus previsiones, han caído en la tentación del todo o nada, jugando al catastrofismo y olvidando que en una democracia como la nuestra las grandes cuestiones nacionales se deciden en el Parlamento. Aunque la situación española dista mucho de la británica de hace unos años, convendría no olvidar lo que les sucede a unos sindicatos q u e como las Trade Unions, se extralimitan en sus funciones y pretenden gobernar al país. Pero quienes darían cualquier cosa por romper el cuello a los sindicatos tampoco deberían olvidar los peligros de una situación de desbordamiento de las centrales. La reciente conflictividad laboral en Francia, estimulada por coordinadoras poco identificables, ha demostrado la necesidad de interlocutores sociales definidos y representativos. Desde la oposición tendría tan poco sentido azuzar la pelea como defender al Gobierno. El centro- derecha debe demostrar que la política económica de este Gobierno no es la única posible y que, aunque compartiera algunos de sus objetivos, un Gobierno de su tendencia evitaría los muchos errores cometidos, sabría dialogar mejor con los sindicatos y no caería en la arrogancia, en la corrupción, ni en la insolidaridad que han definido a los socialistas. Lo contrario equivale a aceptar el estúpido e interesado tópico de que no hay alternativa. Alejandro MUÑOZ ALONSO Los herederos misionarios de Pilar Miró. Directores, artistas y escritores se benefician de sus últimos contratos. Conde y los Albertos en las listas de ETft. Los papeles de Josu Ternera La derecha se santigua. Cristiano demócratas y liberales en el congreso de AP. Felipe, en su bunker No cede ante la desconcertación social. La universidad privada, una realidad en 1990.