Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ASG. -póg. 104- TELEVISIÓN -Hemos visto Hoy veremos SÁBADO 31- 12- Lo queel viento se llevó Cierto es que con el fin de año entran más ganas de soplar el matasuegras que agarrar la pluma. Pero haciendo piruetas en la cuerda floja de las felicidades pasadas y las penas futuras, ese dudoso equilibrio entre hacer contrición del pasado o propósito de enmienda para lo que nos espera, cualquiera sabe ya a qué atenerse en esa especie de paquete con regalo y petardo dentro que llaman identidad personal. ¿Qué hacer en estos momentos? ¿El clásico resumen de cierre de calendario, en redacción de fin de curso, o el salmo esperanzado para lo que nos depare el devenir perillán del destino? Para quien haya hecho de su personalidad reflejo de lo que se emite por las catorce pulgadas de la pantalla del televisor, el problema que se plantea a la hora en que se atragantan las uvas es el de hacer recuento arrepentido de las horas malgastadas frente al aparato y la firme promesa de hacer vida nueva en lo que respecta al enchufe y desenchufe del invento. Como siempre, todas estas decisiones formales de cara al acontecer acaban en agua de borrajas, y si se sigue sin madrugar, sin dar el callo, sin estrujar el gaznate del jefe ni el de la suegra, sin meter a la parienta en la feria para que la disparen desde un cañón, lo más probable es que se siga guardandg ante la televisión la misma actitud. La de una dependencia irritante, pero imprescindible. Pero, anda caramba, la programación misma del- último viernes del año daba el soplo para la reflexión con la proyección de Lo que el viento se ¡levó Si mal no recuerdo, José María Calviño anunció su mutis por el foro con el sonado pase de esta película. Es curioso que ahora que Pilar Miró parece que tiene ya hecha la maleta y el neceser para dedicarse a otros menesteres, se repita la historia y tengamos reposición antes de conocer el repuesto. A este paso, llevamos camino de que el célebre filme se convierta en una tradición, cuando no en una maldición. Si para hacerlo se necesitaron un sinfín de guionistas y cuatro directores, a saber la La sal y la pimienta de los programas de Fin de Año La última cena... del 88 un programa de ficción y algo orgiástico en palabras de su responsable Javier Gurruchaga, se encargará de decir adiós al año 88. Martes y Trece por su parte serán presentadores y protagonistas de algunos de los números del espacio que dará la bienvenida al nuevo año, Hola, hola 89 La última cena... del 88, con Javier Gurruchaga, que promete ser toda una provocación; y el humor más dulce de Martes y Trece con Hola, hola 89, marcarán la frontera de televisión tras las tradicionales campanadas. Dos programas de variedades con un humor de sabores muy distintos que serán precedidos del habitual resumen informativo del año, elaborado en esta ocasión por Pedro Piqueras, Felipe Sahagún y Enrique Perís. La última cena... del 88, presidida por Javier Gurruchaga en su casa ficticia de los Estudios Buñuel, está concebida por su reponsable como una película que podría haber sido rodada en el seno de una familia un tanto peculiar. Las actuaciones de Elton John y la Orquesta Mondragón, que estrenará esta noche Tic tac una de las canciones de su nuevo disco, amenizarán el festín al que han sido invitados Sara Montiel, Ana Obregón, Félix Rotaeta, Marisa Paredes, Julieta Serrano, Antonio de Senillosa, Albert Boadella y Joaquín Sabina. Mientras llegan esos comensales, en la cocina se cuece otra película. Allí se encuentran el mayordomo, Narciso Ibáñez Menta, el ama de llaves, Lola Gaos, la cocinera, Chus Lampreabe, y el botones Popocho. A medida que avanza la noche van produciéndose situaciones disparatadas. Al fondo, un televisor encendido emitirá ráfagas informativas con un humorístico resumen del año. Pero la guinda y la sorpresa de la noche será la intervención de la doble de la directora general de RTVE, la gallega Carmen Hermo, expresamente llegada de Gijón para dar la réplica auténtica a la todavía directora general del Ente Pilar Miró, y el rumor que corre por los pasillos de TVE de que habrá alusiones religiosas en esta Última cena... del 88. Como es de rigor, las campanadas de fin de año sonarán desde la misma atestada Puerta del Sol de todos los años, llena hasta la bandera. Con las uvas aún atragantadas, los chicos de Martes y Trece saludarán al año ceciéñ nacido. eon ¿su Hola, bola 89 donde se alternarán, durante dos horas, música y humor, Cada cantante interpretará un único tema. Los primeros artistas en aparecer en el escenario, aparte de los protagonistas Martes y Trece, se guardan con auténtico celo para sorprender a los madrugadores telespectadores. Las actuaciones de Mecano, Ole Ole, La década prodigiosa, Bananarama. Samantha Fox, Pet shop boys, Mory Kante, María del Monte, una de las folclóricas más cotizadas del momento, tos fíonaldos, Azúcar Moreno, Caco Señante, Loquillo y los trogloditas, Glen Medeiros, C. C. Catch, Gipsy Kings, El Último de la fila y El Combo belga se producirán antes de que entren en acción Vaitiare, que estrena su primer disco, el grupo británico Duran Duran, pero los últimos serán los primeros y los Cantores de Híspalis, el trío gitano que ha conseguido ponerse en cabeza entre los artistas de género, vendiendo cien mil discos de larga duración, entonará el canto de despedida no del nuevo año, sino del programa Hola, hola 89, con su Tócala, tócala: Entre canción y canción Josema y Millán realizarán parodias muy aplaudidas como la de Isabel Pantoj a y Paquirrín o una de la última cosecha, la de Bibi Andersen y Carlos Herrera. Entradas las dos de la madrugada, función de sesión continua. Primero se proyectará la comedia de Trueba Sé infiel y no mires con quién; después, a partir de las tres y media, la bélica cinta de Coppola Apocalypse now El puente hacia la madrugada del domingo lo culmina la ceremonia de la cuadragésima edición de los premios Emmy, los más prestigiosos que se conceden a producciones televisivas. A la espectacularidad del acontecimiento se une la presencia de destacados rostros de la pequeña pantalla. Y con esto acaba lo que ahora empieza, 1989. Programación de TVE, de los canales autonómicos y de los canales europeos y americanos a través de las parabólicas, en las páginas 150 y 151. Clark Gable y Vivien Leigh cantidad de funcionarios socialistas que proyectarán su despedida con la emocionada música de Max Steiner. Al menos, en el intermedio, ya que andan dispuestos a todo a la hora de producir spots, que toquen la fibra sensible; si no lo hizo Calviño, podía hacerlo Pilar Miró pasando tal vez de nabo, pero agarrando una rosa con el puño, dándole un mordisco y gritando. después: ¡Juro que nunca más volveré a pasar hambre! por no decir si encima agarra unos cortinajes y gualdrapas de los despa- chos de Prado del Rey y cose que te cose se apaña un traje de noche de aquí te espero. üuizá podía ella ponerse como la ricitos de oro del cuento de la media tarde, con una peluca apropiada como la que lucía Tatum Ó Neall, colándose en estos momentos en el hogar del oso socialista obrero español, diciendo: ¿Me comeré el plato grande, me comeré el plato chico, me acostaré en la cama más ancha, o reposaré en el catre más estrecho? Seria fácil hacer chistes con el curso de (os vientos, sobre lo que podría volar a estas alturas en la programación, aparte dé peluquines y pelucas postizas a nada que arreciase el vendaval, aunque a nadie le importe en estos momentos echar confeti para acompañar la marcha de Gatos en el tejado con viento fresco. ¿Qué será, será? Querida, me importa un bledo decía Clark G a b l e ¿Qué será de mí? Lo pensaré mañana decía Scarlata O Hara. Pues lo mismo. Jorge BERLANGA