Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 26- 12- 8 CULTURA ABC póg. 37 Dalí, recuperado de su dolencia gástrica, vuelve a Torre Galatea Figueras El pintor catalán Salvador Dalí abandonó en la mañana de ayer, pocos minutos antes de las once, el Hospital Comarcal de Figueras, donde fue ingresado el pasado jueves a causa de una dolencia gástrica, y se encuentra ya en Torre Galatea. El equipo habitual de médicos que atiende al pintor, encabezado por el doctor Juan García San Miquel y Caries Ponsati, acordó dar el alta a Dalí en la mañana de ayer debido a la buena evolución que ha experimentado el artista El parte médico hecho público el pasado sábado afirmaba que el paciente no ha vuelto a sangrar. Sus constantes son normales, así como los estudios analísticos y radiológicos a que se le había sometido. Dalí permaneció en observación desde el jueves hasta ayer en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) si bien desde el primer momento, y ante la alarma que cundía, el doctor José María Bordas, especialista en aparato digestivo, calificó de mínima la lesión del pintor, a pesar de haber registrado vómitos con sangre y ser la salud de Dalí extremadamente frágil desde que desapareciera su esposa y musa, Gala, en 1984. En la mañana de ayer, al conocer la noticia de que el pintor se disponía a abandonar el hospital, se presentaron en el lugar diversos dirigentes y miembros de la fundación Gala- Dalí, entre los que figuraban el también pintor Antoni Pitxot, el chófer e íntimo amigo del artista Arturo Caminada, el pintor Evaristo Valles, el secretario general de la Fundación, Francesc Vergés, y el alcalde de Figueras, Mariá Lorca. Según declaraciones de este último a Efe, Dalí se encuentra recuperado y animado Indicó que el equipo de enfermeras que cuida a Dalí permanecerá, como es habitual, al lado del artista para velar en todo momento por su salud. Lorca añadió que ha habido unanimidad de criterio por parte del equipo médico que atiende a Dalí a la hora de decidir su traslado a Torre Galatea, y precisó que el artista se encontraba ya bien el sábado por la tarde, pero ios médicos prefirieron que, como medida de precaución, permaneciera durante una noche más en el hospital Aparece en Roma unatumba etrusca del año 700 a. C. Se trata de un ejemplar único por su rareza Roma. Miguel Castellví Un jefe etrusco del año 700 a. C. quiso construirse una tumba que hiciese época. Como un faraón, se hizo una pirámide luego recubierta de tierra. Ahora, ios arqueólogos la han redescubierto y pronto será visible al público. Se encuentra a unos treinta kilómetros de Roma, cerca de la vía Aurelia, la carretera de la costa. Por su rareza, ha sido calificaromana, los ladrones de tumbas entraron en busca de oro romdo por los especialistas de ejempiendo todo el ajuar fúnebre. plar único. De los etruscos quedan sólo sus tumbas. Excavadas A pesar de ello- afirma la aren la piedra y finamente decoraqueóloga María Rizzo- el hadas, desde el siglo pasado han llazgo es excepcional. Sólo exissido descubiertas a centenares. te un ejemplar parecido, la tumEn Cerveteri, a poca distancia ba Regolini- Galassi, descubierta del último hallazgo, hay una gran a mediados del siglo pasado. Y necrópolis. Otra está en Tarquien la tumba que hemos hallado, nia, donde también se conservan el monumento fúnebre está comunos bellísimos caballos alados pletamente construido en piedra en terracota. de tufo, con un techo de falsa El jefe etrusco no se conformó ojiva que requiere una técnica de con una tumba corriente. Para él construcción excepcional. hacía falta algo excepcional. Hizo abrir en dos una entera coLa segunda tumba, en cambio, lina, y sobre la explanada resulha llegado intacta hasta nuestros tante, mandó edificar una tumba días. Los arqueólogos italianos piramidal formada por bloques han sido los primeros en abrirla, de piedra de tufo. En total son encontrando una buena cantidad tres habitaciones, todas ellas pade material interesante. En la pavimentadas y con un techo en red derecha de la tumba han forma de falsa ojiva. Al lado, una descubierto una cámara secreta segunda tumba. Una vez termitodavía intacta. Allí han aparecinada esta especie de minipirámido un brasero, una pequeña biga de, todo el conjunto fue recubierdesmontada- u n carro tirado por to de tierra, reconstruyendo así dos caballos- vasijas e imperdila antigua colina. bles de hierro. Uno de los platos Pero las medidas de precauhallados tiene una inscripción, ción del personaje etrusco, que que una vez descifrada, puede quería impedir las profanaciones, ayudar a descubrir el nombre del no fueron eficaces. Ya en época personaje allí enterrado. Desaparece Consuelo Bergés, gran maestra de traductores Madrid. S. C. El viernes por la mañana falleció en su domicilio madrileño la traductora Consuelo Bergés, quien contaba ochenta y nueve años de edad. Nacida en un pueblecito de Santander, a cinco kilómetros de Cabezón de la Sal, Consuelo Bergés muy pronto se sintió inclinada a la vida intelectual y literaria, aunque nunca fue a la escuela, porque en su casa había una buena biblioteca y se leía mucho. Ella misma habría de confesar que aprendió a leer en la páginas de Cantábrico, un pequeño periódico liberal montañés. En fin, la trayectoria de esta gran mujer de las letras españolas puede considerarse como la de una autodidacta. Comenzó su carrera literaria y periodística escribiendo en La Región, diario que dirigía Víctor de la Serna. Luego viajó a Hispanoamérica y se instaló durante algunos años en Perú; al proclamarse la república, regresaría a España, donde se destacaría como defensora del régimen entonces instaurado. Por ello, tras la guerra civil, pasaría algunos años en el exilio, en Francia, pero, al encontrarse en una situación irregular, tuvo que volver en 1943, año en el que daría a la imprenta su primera traducción. Ya en España viviría un largo exilio interior dedicada plenamente a su oficio. Su primer trabajo en este campo fue una traducción de Saint Simón que le había sido encargada por la editorial Espasa Calpe. A partir de entonces, no cesaría su dedicada labor, volcando al idioma de Cervantes las obras de Stendhal, Proust, Flaubert... A Consuelo Bergés se debe la dignificación en España de una profesión que, hasta ayer, no tenía la más mínima consideración. Por una parte, Consuelo Bergés siempre consideró que un buen traductor debía ser, antes que nada, un buen escritor. Durante los últimos veinte años Consuelo Bergés promovió con verdadero apasionamiento la creación de una escuela de traductores así como la conquista del derecho de la propiedad intelectual para los profesionales de la traducción. A ella se debe que hoy gocen del copyright. Ha creado, asimismo, el premio Stendhal, concedido sólo una vez, y que a ella le hubiera gustado que se fallara cada dos años. RECUADROS POLÍTICOS: EL SINDICATO Recuadros políticos, los escribo a veces que son militantes: al servicio de mis ideas. Otros, como el de hoy, meramente profesionales. Observaciones, entiendo, que no puede refrenar quien es mero fruidor del político acontecer. Y no deja de ser indispensable reiterar la semejanza entre las dos profesiones, la de traductor y la de político: son las dos únicas a propósito de las cuales todo el mundo cree saberlo todo y estar en condiciones de pronunciarse, y no. Y no, porque son, repito, profesiones, una y otra, como la de procurador en Cortes o la de edafólogo. Lo que quiero expresar hoy es que, hoy por hoy, el asunto de política apasionante y del que dependen los demás actores, sobre todo los específicamente políticos- partidos, parlamentarios, ¡las elecciones! es sindical. A saber, el cómo va a evolucionar la cosa. La cosa de la unidad sindical. Parece evidente que no es, en principio, para mañana. Pero ¿y la coordinación sindical? ¿Se va amantener la unidad en la acción? ¿Hasta qué punto conviene, procede, supeditar los fines a ese medio? Subsidariamente, ¿no es acaso un retroceso que se haya dicho (N. Red. después de haber asegurado que el 14- D no era sino los prolegómenos, que Tenemos que ser prudentes y administrar con tacto el 14- D Más no me alargaré a esbozar, igual me he alargado demasiado. Julio CERÓN