Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DOMINGO 20- 11- 88 MODA A B C 71 un pasado glorioso hombres en el poder, de treinta a treinta y cinco años. Para ellos se piensan hombros anchos y flexibles para los chaquetones, trencas, tres cuartos y abrigos con cuello transformable, con o sin capucha. Los cortes son estructurados, alargados, cubriendo las caderas, desde los trajes rectos con un ligero cruce hasta los totalmente cruzados con botonadura a la cadera. Recientemente se ha introducido en España, en los centros Cortefiél, los diseños para hombre del norteamericano Ralph Lauren. De la entraña de los Estados Unidos salen sus genuinos modelos inspirados en el legendario y actual Oeste americano. zada, se decide por los tonos oscuros y uniformes, mientras los algodones y las lanas se hacen acoplables. El punto, pieza fundamental en el tablero de las colecciones de invierno, se desplaza hacia una elegancia culta y lejana en los ejemplos de la firma Bethlehem. Son jerseys íntimos- dicen- atrevidos y cálidos que se declinan en imágenes muy diferentes bajo un mismo hilo conductor. La tendencia City rechaza totalmente lo artificial y superfluo. Es el sabor de lo clásico sorprendido por el toque de actualidad, una atmósfera de moda sobria que se recrea en los colores naturales. Abundan los cuellos altos y tipo polo. El grupo de diseñadores gallegos, agrupados en Galicia Moda y con dos desfiles de Luada al año, proponen contrastados puntos de vista: Pressman concede importancia a los abrigos qué presentan el c u e l l o en piel, zorro o napa. Ambientación en los años 20 en la variante de los trajes completos con listas marrones y beige. Los pantalones son anchos de caja y estrechos en los bajos; los complementos se revelan en los sombreros. Cortemans traduce propuestas funcionales en americanas de grandes cuadros ventana en gris y beige claro, con pequeñas fantasías sobre la superficie del tejido. Las camisas d e r a y a s s e pintan d e m a r r ó n y b e i ge. v: Tejiendo el hábito Madrid. P. N. G. El mercado de la moda tiene desde hace no demasiados años un nuevo cliente: el hombre. Antes, la mujer era no sólo la destinataria de las nuevas tendencias, sino también la encargada de escoger y comprobar la ropa masculina, hábito no del todo desarraigado, según reconoce el propio Dominique Morlotti, disetravés de la mujer; hoy, se independiza. Con el paso del traje azul marino y gris a la ropa informal se opera un cambio importante, nace un modo de comunicar la moda afirma Luis Carballo, artífice del grupo Galicia Moda. Después- continúa se van produciendo pequeñas variaciones fácilmente observables en las pasarelas de París y Milán, desde la ropa desestructurada hasta las últimas creaciones entalladas con hombros muy definidos. Hoy se aprecian síntomas de un nuevo giro y ganará quien sepa encauzarlo. Por su parte, Juan A. Comín, director de la asociación Gaudí, cree que la moda de hombre ha evolucionado hacia un concepto mucho más abierto. Ya no tiene connotaciones ambiguas- asegura- -el hecho de Vestir con colores y formas de diseño de vanguardia. Los hombres, en un gran porcentaje, rio. necesitan de la compañía femeni. rja para la compra; esto es un buen síntoma en la afirmación del propio gusto masculino. El sociólogo Pedro Mansilla opina que la mujer supo variar su indumentaria antes que el hombre, y aunque se ha terminado la veda, los hombres siguen en la inquisición. En los últimos años- afirma- el español hace más caso de la parte coqueta y deja a un lado la cara trascendental Pressman fiador, dé Dior Monsieur, quien afirma que sólo el 20 por 100 de los hombres compra su propia ropa y que, por tanto, para vender se incluyen notas femeninas en el mensaje: Aun así, diseñadores y sociólogos admiten que algo ha variado. Jesús del Pozo no cree que esta nueva postura del hombre sea independiente, sino que se corresponde con una transformación más general. En 1974, cuando abrí la tienda, no se permitía ir a trabajar con un traje distinto y hoy lo que demanda el hombre es precisamente lo diferente. Para Antonio Miró, el mundo de la moda da un vuelco cuando el hombre comienza a comprarse la ropa. Para Miró la independencia de la mujer conlleva la independencia del hombre. Antes, el hombre se transmitía a MansiHa encuadra a cuatro tipos de hombre según, su indumentaria: en primer tugar, el senior o él hombre, dé negocios, que sigue como modeló todo lo inglés con ciertos toques italianos, como los colores desenfadados y que tiene como modelo a Gianfranco Ferré, Antonio Miró, Yuste o Grisby. El júnior, correspondiente con las profesio- nes liberales, que se distanciar porque rompe la estructura del traje con unos vaqueros o con complementos de piel: Redro Morago sería su diseñador en España. Un tercer grupo se reúne en torno al punto que elaboran David Valls, con toques clásicos, o Armand Basi en sus extremos más radicales. Finalmente, un sector minoritario de jóvenes diseñadores como Manuel Fernández, Pep Boluña o Rafa Teja hacen una ropa más provocativa que se corresponde con las propuestas de Jean Paul en el extranjero. Cuellos altos La naturaleza y el aire libre cobran importancia en camisas de cuadros, jerseys muy confortables y la, utilización de la pana. -Pedro Morago, uno de los diseña V dores españoles que más exporta, propone para el día un estilo vaga: mente militar, americanas enroscadas, cinturones, cuellos altos y abrigos estrechos y entallados. Abro; c h a d o s de h e b i l l a b o t o n e s emparejados, inserciones y pasa manería aportan originalidad al conjunto. Junto al color negro y el marrón, los tonos naturales esperan en el momento oportuno la aparición del TOJO. José Tomás, por su parte, y dentro de su línea clásica actualiTrajes negros y camisas tipo polo, la combinación de Cortemans El diseño masculino busca la anécdota: tres botones para cerrar los trajes rectos de Vesgante y diferentes anchos en el listado de trajes de. franela. Equilibrios seguros, constante elegancia en estas sugerencias de líneas rectas y chaquetas cruzadas. Vencido el tedio del uniforme gris, el hombre se aposta en una clásica y novedosa atalaya desde donde divisa ei paso del desencanto sin que le afecte. Aprende los actuales códigos de la seducción, y los aplica. Pedro NARVÁEZ (Información gráfica en páginas finales de huecograbado)