Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
15 de noviembre de 1988 Núm. 198 L tema de las lenguas clásicas en la enseñanza ha sido muy debatido estos años pasados con motivo de la introducción de planes experimentales del Bachillerato y del anuncio de reformas en todos los niveles de la enseñanza. Ahora que se abre una nueva etapa en el Ministerio de Educación y Ciencia y se anuncia una actitud de diálogo y de reexamen de los problemas pendientes, parece que no sería mucho pedir el pretender que todo el tema de la reforma y, dentro de él, el de las lenguas clásicas, se replanteara. Pues el camino que hasta ahora llevan las cosas es el de una erosión continua y un cada vez mayor desasosiego del profeso rado. Para las ienguas clásicas, el de un riesgo gravísimo. Ello sin negar la dificultad de la empresa cuando se proyecta una expansión de la enseñanza. Y reconociendo una mayor disposición al diálogo en los últimos tiempos del anterior Ministerio, por parte de las autoridades de la reforma. E Francisco RODRÍGUEZ ADRADOS Francisco Rodríguez Adrados, uno de los especialistas más destacados en lenguas clásicas y reciente premio Menéndez Pida) de Investigación Humanística, advierte del peligro de desaparición del latín y el griego en los planes de estudios de la futura reforma educativa. Se olvida así, a su juicio, nuestra tradición cultural, optándose por una enseñanza triviaiizada torta una materia de cultura clá- tales, los informes dé ponencias nombradas por el Ministerio y disica Sin ella, en verdad, una versas disposiciones recientes cultura general no merece ése hacen temer lo peor. nombre. Nos hallamos, pues, ante un progreso. Pero subsisten Hacen temer que el latín y el demasiadas incógnitas: si: esa griego se conserven en el Bachienseñanza irá adelante, si será llerato más bien como una mera para todos o para una exigua mifachada, porque no se diga, y en Pero, sobre todo, el legislador noría, si se tratará dé una verdala Facultad como una mínima pierde la conciencia del papel dera asignatura o de una maespecialidad, una especie de central de las culturas antiguas na impartida por profesores no asirio- babilonio. Y ello cundo naen la conformación de la nues- especializados. Pensamos que ciones como las árabes y la Intra. Sin ellas no existirían nues- debe concretarse cuanto antes. dia cultivan sin complejos su protras literaturas ni nuestras artes De la decisión que aquí se tomé pia tradición. Y cuando nos reiny ciencias, ni nuestra democracia dependen muchas cosas. corporamos a Europa, de cuyo o nuestro olimpismo actual. Si la Con todo, no es esto, quizá, lo entramado forman parte las leneducación consiste en dar una guas y culturas clásicas. base cultural común, que nos que causa mayor preocupación. En una larga historia- imposiuna a nuestras raíces y explique El problema es el de si en el Bable exponerla aquí- la del desnuestro mundo contemporáneo chillerato va a haber o no espacenso de niveles en la enseñancomo una continuación o un con- cio suficiente para un griego y un za, paralelo por otra parte a su traste, según los casos, respecto latín que sean no para todos, difusión, desde la década de los al antiguo, las Humanidades clá- desde luego, pero sí para un sesenta; y eso en todas partes. sicas deben desempeñar en ella grupo significativo de alumnos. La de su pragmatismo, antihuun papel. No se pretenden exclu- Que puedan explicarse con la manismo y trivialización cada sivismos, pero sí la formación de conciencia de que sirven para vez mayores. Por limitarse a la un grupo significativo de hom- algo. Y es el de si en las Faculsituación española actual, la bres y mujeres que tengan la tades de Letras va a haber, esencia de lo que se viene proigualmente, un griego y un latín perspectiva cultural amplia que poniendo para la enseñanza oblique sean una base cultural para dan estos estudios. gatoria, hasta los dieciséis años, futuros alumnos no ya de FiloloPero vayamos al detalle de la gía Clásica, sino también de las se condensa en esto: descenso situación. Una versión popular de niveles. Y el Bachillerato otras Filologías, de Historia, Filodel tema es la frase que se oye sofía... En verdad no hay nada (para alumnos de diecisiete y por ahí de que han suprimido el decidido sobre esto, que sepadieciocho) se quiere reducir a latín En realidad, el latín que mos: pero los planes experimendos años (será el más breve de se ha suprimido en los planes experimentales, y que en todos los proyectos sigue suprimiéndo SUMARIOse, es el único año de latín para todos que subsistía en la Solana enmendará la plana a Maravall en las jubilacioenseñanza obligatoria, que ahora nes quiere llevarse a los dieciséis Sindicatos de profesores y Ministerio cerrarán el largo años. Nosotros pensamos que conflicto en la enseñanza pública, tras el acuerdo ese único año bien se justificaba en un país de lengua y cultura El nuevo director provincial de Madrid reconoce que la latina como es el nuestro. burocracia paraliza la gestión administrativa Ahora, ante lamentaciones de muy diversas procedencias, se La Generalidad quiere crear en Cataluña un aula infor- habla oficiosamente de introducir mática en cada escuela en esa misma enseñanza obliga- Europa) y se quiere a la vez que sea altamente especializado. Difícil con los ülümnós que van a llegar a él. Desde todos los puntos de vista, es preciso que esto se revise. Y es muy difícil hallar un lugar digno para las lenguas clásicas dentro de este marco estrechísimo. En opinión de muchos, sólo dando opción entre ellas y materias de Ciencias. No entre ellas y las lenguas modernas o la Literatura española, como en planes que se experimentan o que han propuesto para el Bachillerato ponencias ministeriales o que impone para el COU una disposición reciente ¡que además hace volver a estudiar Matemáticas a alumnos que van a hacer carreras de Letras! ¿Qué será si tos planes definitivos se hacen sobre estas ¡deas? No es extraño que el desánimo cunda: Es penoso trabajar con ilusión y estar siempre pendiente de factores incomprensibles e incontrolables. Amenazados por experimentos aniquiladores, por reformas que, mediante una combinación de factores diversos, pueden producir un rápido declive en estas enseñanzas. En realidad, ha comenzado ya; Es verdad que, salvo en casos aislados, que desde luego existen, no puede pensarse en una ofensiva consciente y deliberada. Pero nos enfrentamos a esa elementalización egebeización hemos dicho a veces) de la enseñanza y ese especialismo frenético de que hablaba al comienzo. A una pérdida del sentido de lo que es general e importante para todos; y concretamente, del valor de los estudios humanísticos, literarios y de pensamiento. Extendemos la enseñanza y al tiempo desconfiamos de los nuevos alumnos que nos llegan y la trivializamos. Estas tendencias, que están siendo rectificadas en Europa e incluso en Estados Unidos, siguen teniendo aquí poderosos valedores. Y en planes o propuestas de planes et griego y el latín pasan a ser simples lenguas o simples opciones a veces inviables. Esta es la situación y estos son los temores: más que a una muerte anunciada, a una reducción, casi anunciada, a niveles ínfimos e inoperantes. Sería el momento- y esto cierra el ann lio- de que se consideraran las cosas y se llegara a soluciones realistas, a un estudio serio de las cosas. Puede hacerse todavía.