Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Martin Ciéis Godi Hirschi Perspectiva suiza NA mirada serena a los pintores que ofrece la Semana Suiza 1988, en nuestras galerías, nos advierte del quehacer que llevan a cabo, nos facilita una clara perspectiva del arte que se realiza en Suiza en estos momentos. De entrada, la característica general más relevante es la pulcritud. Todas las obras que se ofrecen a nuestra curiosidad están realizadas con una perfección y una limpieza notables. El resultado visual es óptimo; nada queda desplazado, cada frase ocupa su lugar en el espacio y se articula, sabia y moderadamente, con las frases subordinadas que componen el todo del discurso plástico, para decir correctamente lo que el verbo inspirador precisa. Semejante cortesía y eficacia consiguen que la visualización de las obras sea siempre grata, sin sobresaltos; que admiremos lo correcto de su dicción, lo racional de sus geometrías, su vivaz acción gestual. No hay llamaradas, ni explosiones que arrastren a la materia o a la forma hasta el grito o el aria dramáticos; un cierto sentido del humor, una cierta objetivación se lo impide. Y aunque, obviamente, reflejan conflictos vitales, esfuerzos por ordenar el caos (entiéndase la palabra sensu estricto y se preocupan por extraer de lo protei- U co de la existencia los mejores brillos, sus señales salvadoras, nunca desencajan su acción sobre tantas posibilidades. Admirable mesura, nueva y tradicional a la vez, cuyas fronteras o límites se pueden cruzar, hacia adelante o hacia otras, a pie enjuto o de un salto. Tanta discreción convierte la materia en superficie; el soporte en vehículo neutro; el óleo, los acrílicos, en pinceladas renacentistas del septentrión; las geometrías, en arquitecturas de la Bauhaus; el boj del grabado, en gesto expresionista. Por ningún lado se respira el aroma, ni asoma la topografía de los países donde crece el limonero Estas cualidades unánimes, homogéneas, parecen responder a un común santo y seña, aunque estamos seguros de que cada pintor actúa en plenas libertad y verdad, a su manera, a su placer. Cierto es que la tierra suiza concierta plurales áreas lingüísticas y culturales, áreas que la componen, aglutinándolas en una sola entidad resultante de signo propio. Hechas todas estas precisiones, que acogen bajo sus alas, y de manera general, a los dieciséis pintores que forman el cast de la Semana Suiza 88, vamos a intentar evaluar- -respetando nuestros propios límites, los límites de nuestro aquí y ahora- lo que de ellos Sen. Núñez de Balboa, 37 Hasta el 12 de noviembre De 24.000 a 240.000 pesetas estimamos como más ejemplar y lea, 1946) busca la presencia del útil, dentro del contexto de nuestra color como un hecho natural, lo retemporada de exposiciones. duce a país de un abanico, lo exEstimamos los grabados en ma- tiende como tatami terrenal o aédera de Warner Hoffmann (Zug, reo. Daniel Gaemparle (Argel, 1935) porque la veta y el nudo 1954) emplaza su acontecimiento palpitan en sus paisajes; de Irene en el centro de un. espacio, lo lleva Wydler (Lucerna, 1943) la soltura hasta su peso, le añade barnices del gesto que transmite su nervio que se arrugan, envejeciendo sus personal, un punto rebelde, en el rostros. Jórg Mollet (Olten, 1946) cielo despejado de sus planchas. violencia domesticada, como el Damiano Gianoli (Poschiavo GR, mar en la costa, entre las rocas, 1946) abre el plano sin rasgarlo, llega y calma su ola. Daniel Garbacomo hacía Lucio Fontana, lo abre de (Zurich, 1957) lleva cinco años simplemente con unos trazos de residiendo en España, ¿tragicometriple color, dándole movimiento y dia? sí; pese a la expresión de sus un misterio elemental. Rudi Rein- criaturas bordea por igual la felicihard (Langenthal Berna, 1940) dad y el llanto. Y más grabadores: gusta y buscarlas tensiones sobre Franz Bucher, Samuel Buri, Lina el plano; al contrastar los colores Furlenmeier, Francine Simonin, que le recorren, en caminos que- Gido Wiederkehr, que van del gesbrados, pone de relieve sus dife- to nervioso que rompe y se rompe rentes temperaturas. Gianni Matalli a la línea múltiple- con Sempere (Lugano, 1930) cuyo rigor cons- al fondo- pasando por el amplio tructivo está más poblado, menos color Matisse o el ensimismado topuro que el de Mondrian, pero bus- que Monet. ca la pasión a través de un mundoNadie somete a nadie; ninguno espacio de colores contenidos. La exquisitez en las manos de There- puede más que el otro; todos ocuse Weber (Breitenbach, 1953) en pan un lugar en el concierto, sin sus papeles- libro, sus papeles- cuya nota se produciría un silencio objeto, en sus collages trasparen- sin eco, un traspié en- el ritmo, tes, prensados, que se intercam- suyo y de su país, lamentable para bian colores, dimensiones. El hu- los dieciséis y para muchos más. mor de Godi Hirschi (Jugend in Tal vez esta sea su nota esencial, Root, 1932) humor sin títulos, con sustantiva, la trama que sustenta formas grandes, gruesas, que se su trabajo. imponen y ríen. Martin Ciéis (BasiAdolfo CASTAÑO Aele. Puigcerdá, 2 Quorum. Costanilla de los Ángeles, 13 Hasta el 5 de noviembre Hasta el 12 de noviembre De 25.000 a 200.000 pesetas De 96.000 a 417.000 pesetas ABC Brita Prinz. Alfonso XII, 8 Hasta el 29 de octubre De 16.500 a 64.000 pesetas JUEVES 27- 10- 88