Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
15 octubre- 1988 ABC fíTcrafío ABC V RANCISCO JaGerardo Diego se vier Diez de Redestaca; entre otras venga ha obtemuchas características (Guillen, Diego, Aleixandre, Alonso y Alberti en sus mundos poéticos terminales) nido con este libro el peculiares, por haber F. J. Diez de Revenga Premio Ámbito Literario mantenido, no sólo en de Ensayo 1988. Se su vida privada y públiEditorial Anthropos. Barcelona, 1988. 286 páginas. 1.685 pesetas trata del hallazgo feliz de un tenia. El autor poeta tiende siempre a lo largo de su poe- ca, sino en su obra literaria, una constante finos dice que ya antes Juan Manuel Rozas sía. delidad a los principios de una ortodoxia catóestudió la poesía de senectud de Lope de lica, presente desde los primeros libros Vega y que Hamo a este ciclo de poesía loComo se revela siempre, y también en el final Y es el estudio de esos poetas que se alpesca por haber sido escrita en los últimos zan al subtítulo de Poesía de senectud los de su vida, por su versatilidad en el poema, años de su vida ciclo de senectute Ahora que constituyen el cuerpo más denso y foren los temas y en la originalidad, siempre Diez de Revenga ha logrado como objetivo dentro de aquellos principios. El recuerdo de de su trabajo e! de fijar unos límites que desus emociones, de sus sensaciones y de su muestren el sentido y la realidad de esta poeautocontemplación llegan a esa altura de sus sía, y al mismo tiempo poner en relación una años, como un remanso; vida y muerte se serie muy amplia de textos coincidentes en unen en una consecuente aceptación que locuanto a su contenido o temática, pertenegra matices de honda vivacidad, donde siemcientes a diferentes autores para obtener las pre le asisten su humor original, su desenfalíneas maestras de la inquietud y la preocudo literario, como muy bien señala su antolopación de estos poetas que han alcanzado go de hoy: Cada uno tiene los años, los una edad avanzada en activo años que representa. Más siete, según mi cuenta. Y aunque el autor del libro se detenga con más espacio en los nombres que han subido Vicente Aleixandre también encuentra en al título general, se ocupa también de tres su perfecta madurez un título: Poemas de la poetas del siglo que han escrito buena parte consumación. Entre ellos (los poetas de la de su obra en los últimos años de su vida, en senectud) -dice Diez de Revenga- Aleixanedades muy avanzadas, y la crítica, por difedre contempla lúcido y alucinado, revelador y rentes motivos, no ha tratado estas obras con hermético a un tiempo, el mundo desde la vela atención que merecen: Miguel de Unamujez como próximo a la consumación. Serenino, Juan Ramón Jiménez y León Felipe, que dad, en fin. Lo que más cuesta es irse entran en lo que podríamos llamar poesía despacio, aún con amor, sonriendo... La lleespañola actual Unamuno comienza a esgada de un nuevo vocabulario es una de las cribir su Cancionero a los sesenta y dos años características- subrayada por el antologo- -y lo termina diez años después, con una de esta poesía: Palabras deshechas, como composición escrita tres días antes de morir, el eco o la luz que muere allá en gran noen 1936. Y Diez de Revenga observa con che. Consumación... conocimiento... Todo acierto que Unamuno sería el más antiguo de tan claro si se enfoca desde el ángulo elelos poetas de la lírica española del siglo XX giaco de la senectud, respondía no a una que abre estos caminos de poesía escrita en mal de este interesante libro. Jorge Guillen, concepción exclusiva de estos dos libros finala vejez, con un diario poético que señala con 65 páginas; Gerardo Diego, con 31; Vi- les, sino a todo un sentimiento elegiaco terun tiempo distinto de reflexión, dentro de una cente Aleixandre, con 36; Dámaso Alonso, minal fecundidad tardía, que puede ser una de las con 21, y Rafael Alberti, con 59. Si es verdad Dámaso Alonso, una poética de la duda características de la lírica que en este libro se que Guillen- la maestría de un final laboriodefine Revenga. A los ochenta y seis años recoge. so como define Revenga- tiene como capublica Duda y amor del Ser Supremo, con racterística muy marcada esa pulcritud y perla misma e impresionante fuerza con que El compilador del libro habla de este Unamuno, poeta de sus últimos días donde fección de su obra esa singular manera de aparecieron los libros últimos de Vicente perfección formal, de taracea de la palabra, Aleixandre y de Jorge Guillen Y añade: una de las más claras evidencias del paso de cuidado en el resultado formal del verso, del tiempo la constituye la contemplación y Son poemas desnudos, directos, desgarrareflexión de las mutaciones de la naturaleza todas esas constantes eran tentadoras para dores, concebidos en caliente, en los que someterlas a análisis en su poesía terminal, ante todo, descubrimos la desnudez de un Aunque breve en su extensión, el estudio del pero no menos lo era esa virtud, del poeta de alma preocupada por su destino final. Cancionero fija muy inteligentemente las Cántico de someter su poesía a una tensión Amor, amor, sobre el Ser Supremo, próximo constantes líricas unamunianas y de ese queentusiasta que podía haber decaído peligro- y surgido de la duda La constante vacilahacer último, fecundo como el suyo, que samente en las vísperas de su Final, expresi- ción dubitativa entre la vida y la muerte... tendrá importantes continuadores que, privilevo título de su libro último o precavidamente Aceptación de la inmortalidad. giados como él, han creado mundos poéticos último. Todo ello es seguido y estudiado por terminales En Juan Ramón Jiménez se da Con Rafael Alberti cierra Diez de Revenga Diez de Revenga, que analiza en Jorge Guiesa misma tensión terminal, aunque sean dissu interesante libro para el que esta nota va llen temas distintos y recurrentes, constantes tintas las características del moguereño, a resultar insuficiente y, como nunca, la exique no se han perdido con los años, fortalepreocupado de pulir y perfeccionar el definitigencia del espacio tiene que ser dogal dolozas y claridades que han permanecido en vo cuerpo de su obra, y llevando su exprerosamente aceptado. Rafael Alberti es tratado sión a una más honda complicación, que en toda su luminosa trayectoria lírica. Tanto Y con extensión y generosidad merecidas. El su afán interminable de búsqueda de la otros poemas como Final han sido todavía más joven de los poetas de su generación, poco estudiados, pero el autor de Poesía de eternidad podía llegar a crear una obra com al ser comparado con otros poetas de su pletamente renovada, tras cada corrección senectud ha fijado ya el permanente vigor de tiempo, ha representado siempre la faceta esta poesía guilleniana, su gran fuerza y su León Felipe, y el tema de la vejez, del dolor más desenfadada, más juvenil y avanzada carácter vitalista. Tal vitalismo se destaca de España, del propio dolor, del insomnio, de hacia posiciones que rompían con lo estableespecialmente por la constante presencia de la muerte se perfilan en este poeta, que acacido el antologo sigue con minuciosidad la la naturaleza. Se diría que su comentador so en sus últimos años escribió con mayor inlabor del poeta como quien es conducido por encuentra un Guillen más vivo que nunca, tensidad y trascendencia que en otros períoun diario poético. Una poesía de senectud, más conforme también; aunque el mundo dos de su vida. No es de extrañar- nos que ha sido capaz, con sus naturales peculiaesté mal hecho el poeta quiere vivir en dice Diez de Revenga- en un poeta de la feridades de asumir comunes problemas, coél Este mundo de bestias iracundas, ferocundidad y de la fuerza expresiva de León munes sentimientos indudablemente nuevos ces... es nuestro mundo humano, fascinaFelipe un final de poesía como éste en el que en la poesía española. dor, hermoso... Este poeta excepcional, un más allá entre ortodoxo y mítico, construiamante de la vida ha revelado con toda do por sus propios símbolos habituales, traJosé GARCÍA NIETO claridad la lucidez final zase una posibilidad de esperanza a la que el F Poesía de senectud de la Real Academia Española