Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES 2 9- ESPECMCtLOS Critica áe teatro Teresa Lozano, una actriz sola para Un hombre de lírgeücia Madrid. C. G. Teresa Lozano es un actriz valenciana que se realizó, artísticamente, en Barcelona y que, tras una larga experiencia compartida entre esta ciudad y Valencia, se ha encontrado como protagonista del segundo montaje del Centro Dramático de la Generalidad Valenciana (GDGV) y que ahora, al igual que el primero de los montajes, ha llegado para presentarse hoy y mañana, en una colaboración con el Centro Dramático Nacional, en el escenario del María Guerrero. Comencé verdaderamente tarde en el teatro, al que descubrí como espectadora. Ya eh Barcelona empecé a estudiar teatro y me vi involucrada en el movimiento teatral catalán de los años setenta nos comenta la actriz en un descanso de los ensayos de Marx Gericke: un home d urgeñcia, monólogo original del dramaturgo, actor y director alemán Manfred Karge, con dirección de Carmen Portacelli. No es la primera vez que trabajo con Carmen- d i c e- nos conocimos en los ensayos Un deis últims vespres de carnaval, de Goldoni, con el Teatre Lliure, y nos propusimos hacer Doña Margarita, monólogo de Roberto Athayde, para el teatro Estable del País Valencia. Un monólogo de crítica corrosiva y cierta carga cómica. Después de esto decidimos hacer otro espectáculo de las mismas características. El encontrarse sola en el escenario, sin el arropamiento de ningún compañero crea una cierta angustia hasta que lo superas; para representar un monólogo es necesario un gran trabajo de concentración. Luego la experiencia es positiva en el aspecto de inspiración, al desarrollar tus posibilidades de actriz, que te hacen pasar por muchos estados de ánimo. Para Teresa Lozano Max Gerícke: un home d urgeñcia relata la supervivencia de una mujer que para sobrevivir tiene que cambiarse por su marido fallecido. El texto -dice- tiene cierta carga de picardía y orgullo por sobrepasar una serie de situaciones límites. El texto nó habla de la Historia (los sucesos ocurren en el periodo entre guerras) sino la historia de esta persona, que adolece de falta de personalidad, adicción al alcohol... Es un texto muy difícil. La dirección de Carmen Portacelli me ha ayudado mucho; es una persona que me conoce muy bien, que clarifica mucho; me ha hecho entender la situación para concentrarme en el personaje. Este monólogo está interpretado en valenciano y su adaptación ha sido realizada por Vicent Andrés Estellés que, según la actriz, ha sido recuperado para el teatro valenciano. Pero- continúa- no ha sido posible, por falta de tiempo, traducirlo al castellano. El texto es fantástico y sería una pena realizar una nueva traducción porque perdería intensidad. En cuanto al teatro en valenciano que potencia el CDGV, Teresa Lozano comenta que es difícil pero es un empeño en el que estamos muchas gentes. El principal problema reside en el bilingüismo que existe en la capital, pero que hace florecer una cultura valenciana que está abierta a ello. Camino de plata un bosquejo humano y social de Ana Diosdado Título: Camino de plata Autora: Ana Diosdado. Dirección: Carlos Larrañaga. Escenografía: Toni Cortés. Música: Teddy Bautista. Intérpretes: Ana Diosdado, Carlos Larrañaga y Silvia Leblanc. Sala de estreno: Teatro Muñoz Seca. Llama Ana Diosdado comedia dramática a esta nüeya producción que después del todavía cercano éxito Los ochenta son nuestros viene sin duda alguna a corroborarlo. El oximorón unión de dos términos, drama y comedia, conyiene perfectamente a Camino de plata. Es un drama suavizado por afortunados rasgos cómicos, o un drama con desenlace feliz, si es que todo desenlace no es provisional. Doy a entender con esta duda que todo no acaba felizmente para Paula y Fernando cuando abrazados les sorprende la caída del. telón. Son dos seres profundamente humanos, lo que equivale a decir que tan contradictorios como el, oxímoron comedia dramática que está muy lejos dé ser expreAna Diosdado y Carlos Larrañaga sión híbrida sino, al contrario, fecunda en contradiciones, en dificultades, en transiciones. Fecunda como la vida misma porqbe a lleno de naturalidad, coloquial en libertad, sin la crítica le place en este momento utilizar un abuso de vulgaridades en el que se interpotópico vulgar para decir lo que es necesario. lan alusiones muy rectas al contorno social, Ana Diosdado ha llegado ya a su madurez lancetazos satíricos a la inseguridad callejera, técnica. Una comedia dé conversación en la a las deficiencias postales, a las costumbres que unos seres están obligados a decirse in- hogareñas, que emplazan el drama en límites sinceramente unas veces, a confesarse, qui- precisos: nuestro tiempo. Y en esa estructura zá a su pesar, con la sinceridad última de los muy geométrica, la picardía del truco prepaactos, quiénes son, qué les pasa, qué cosas ratorio del desenlace para hacer sorprendeno situaciones les atemorizan y, lo más difícil te lo que es natural lo que lógicamente ha de de componer. Si el hombre es un medico ps- suceder, sin fatalismos, porque los personaquiatra, el problema se simplifica, adquiere jes- y a se ha dicho- son humanos y libres y naturalidad. Paula, obsesa, asustada ante no juega con ellos un destino teatral sino el una ruptura matrimonial acude a Fernando, el albedrío que su autora les ha otorgado De esa libertad surge el interés, la curiosimédico, por consejo del marido. La puerta a las confidencias, a las batallas en defensa de dad del espectador que asiste divertido a un la intimidad, de lo secreto, del mundo de las pugna de emociones, emocionante. Y tal es pulsiones que la voluntad y la conciencia no el atractivo de la comedia. En un ámbito eshace sino añadir finuras a la profunda obser- cénico grato, limpio, realista, de buen gusto vación de la vida, de sus conflictos con la creado por la habilidad de Toni Cortés, Ana Diosdado, autora- actriz pone en pie con ferque la autora pone en pie tres seres auténticos, de hoy, cargados de dificultades, la pri- vor con hunda y eficacia a su criatura. Tammera la de la autenticidad. Diríase con más bién como actriz ha llegado a un punto de maestría que se expresa en los juegos de la precisión dos, porque el tercero, María del Carmen, la enfermerita, es de una identidad voz, en la sobriedad del ademán, en la natural selección de desplazamientos y actitudes. moral y sentimental clara, luminosa. Las sombras son para Paula y Femando. Carlos Larrañaga ha servido el orden draEn la eterna batalla de los sexos, el terreno mático con elemental sencillez, y en cuanto a es, inevitablemente la condición social, el cor- actor, ha encajado el tipo en sus coordenasé moral de los combatientes. Fernando corta das más claras. Fernando es un hombre inuna a una las lianas que aprietan el bosque seguro, comprensivo, temeroso del porvenir de pautas sociales y morales de Paula, para por desconfianza de sí mismo, y lo bastante liberarla y a la par, él, que quiere ser libre, titubeante para cometer errores frecuentes. que se considera libre, va anudando las Sin afectación, con mínimos elementos tonasuyas. Las más fuertes son las de la soledad, bles y gestuales, Larrañaga, lo traduce. En la frustración; el temor al futuro. Tres perso- fin, Silvia Leblanc tiene en sus venas sangre najes que temen al futuro y buscan solucio- de teatro, en su figura una delicada silueta de nes distintas. En el fondo las que les son po- mujer y con ello la seguridad en la dicción, la sibles porque Ana Diosdado los ha perfilado expresividad de acción, hace un muchacha con rasgos veraces que les dan autonomía. decidida, idealista y realista a la par, como De esa autonomía brota la emoción de las si- estaba pensada. Como la música de Teddy Bautista es distuaciones, la racionalidad de sus sinrazones. creta y oportuna, tiene la virtud de ser absorEl tratamiento estrutural se basa en una orden de simetrías. En el juego está incluido el bida, sin pensar en ella. Así es como Camino espectador. Sucesivamente, Paula, Fernando, de plata dice su mensaje redondamente para Carmen, lo hacen confidente suyo. Este triple placer de un público que ya tiene constante y desdoblamiento no distancia la acción. La mucho, Ana Diosdado. sincera, -la clarifica, la ordena. Buen diálogo, Lorenzo LÓPEZ SANCHO