Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 A B C JUEGOS OLÍMPICOS MARTES 20- 9- 88 Waterpolo Taekwondo Poca suerte en el primer día: los españoles, a la repesca Las primeras regatas de la competición de remo empezaron mal para dos de los favoritos, el finlandés Pertii Karpinenn (skiff) y el doble scull masculino de Alemania del Este, que. tendrán que buscar su clasificación en la repesca. Un leve consuelo para los participantes españoles, pues todos los que debutaron ayer tendrán también que ir a la repesca. Entre ellos, Climent y Lasúrtegui, los medallistas en Los Angeles que en dos sin timonel fueron cuartos en su serie con un nempo de 6: 56.54, uno de los peores que se lograron entré todas las series. En cuatro sin timonel la tripulación española fue asimismo cuarta con un registro de 6: 14.69. Este, sin embargo, sí fue de los mejores al margen de los ganadores, y si todo se desarrolla conforme a la lógica debe conseguirse el acceso a las semifinales. Por último, en doble scull, José Manuel Bermúdez y Manuel Vera acabaron terceros en su serie con un tiempo de 6: 26.78, que puede considerarse como esperanzador ente las próximas repescas. En las damas, sin participación hispana, el bloque del Este ha confirmado su superioridad. Alemania del Este y Rumania han copado las primeras posiciones en todas las series en que han concurrido. El torneo se abre con pocas posibilidades españolas Las diferentes competiciones van poco a poco abriendo sus puertas y mañana le corresponde al waterpolo, uno de los torneos más abiertos. La jerarquía internacional es tradicionalmente fluctuante. En cada gran cita, la lucha por los primeros lugares renueva los valores precedentes y el torneo olímpico no debería cpmbiar esta tónica. Aunque los yugoslavos, actuales poseedores del título, esperen reeditar su éxito de Los Angeles, ellos saben, mejor que nadie, que otras cinco selecciones tienen exactamente las mismas pretensiones. A saber: URSS (campeona olímpica en 1980) Hungría (medalla de oro en 1976) Estados Unidos, Italia y Alemania federal. La diferencia entre todos estos equipos es tan estrecha que pocos amantes de los juegos de azar osarían apostar exclusivamente por uno de ellos. Doce países se han clasificado para el torneo. Seis dé ellos parten como favoritos, pero los otros seis restantes no tendrán una competición tranquila. Formarán un grupo que luchará con todas sus fuerzas en busca de una de las ocho plazas que califican directamente para los Juegos. En este objetivo cifra la selección española todas sus esperanzas. A pesar de contar con hombres de sobrada valía, España se encuentra en un plano secundario. Manuel Estiarte es el jugador más codiciado ¡nternacionalmente. Derrota de Sánchez ante Park en la final del peso ligero José María Sánchez perdió por puntos frente al coreano Park Bong- Kwon en la final del peso ligero de la competición de taekwondo. Esta nueva decisión de los jueces, al perder por puntos el español ante un coreano, se enmarca dentro de las continuas arbitrariedades de los jueces olímpicos, que continuamente establecen reglas contrarias al buen desarrollo del deporte, ampliando su cupo de actuación al favorecer continuamente a los deportistas coreanos, aunque éstos no lo necesitaran. En esta categoría de los pesos ligeros, las medallas de bronce fueron conseguidas por Manuel Jurado, de México, y Greg Baker, de Estados Unidos. En semejantes circunstancias a Sánchez se encontró el estadounidense Juan Moreno, que perdió a los puntos ante el coreano Kwon Tae- Ho en la categoría de menos de 50 kilos. Con ambas derrotas, y pese a la alegría por la consecución de esa comentada medalla de plata, se ha puesto en evidencia la realidad de los arbitros, con decisiones bastante cómodas y, en ocasiones, muy conflictivas. Por otra parte, dos españolas fueron eliminadas en cuartos de final. En concreto, Rosa Moreno fue eliminada por superioridad de su rival, la coreana Lee Hwa- Jin. Y Elena Benítez fue eliminada por Van Duren, holandesa, también por superioridad. A, Margen de confianza Breves Con la delegación libia, que llegó ayer a Seúl, el número de los países participantes en los Juegos se eleva ya a ciento sesenta. Un gran susto se llevó la corredora de maratón Charlotte Teske, de Alemania federal, al despertar y descubrir en su habitación a un centinela que actuaba de caco. Ningún israelí podrá practicar tenis, esgrima, boxeo y vela desde hoy hasta mañana por la tarde, por coincidir las prueb? s con las fechas de la fiesta más sagrada de los judíos. El mayor dilema se plantea en boxeo. El peso ligero Jehuda Ben Haim no puede pelear por razones religiosas, y su rival, un marroquí, a su vez tiene prohibido pelear con el judío por motivos políticos. El regatista Durward Knowles, de Bahamas, que tomará parte en las competiciones de vela en la clase Star, es, con sus setenta años, el participante de más edad en los Juegos Olímpicos. El salesiano español Jesús Molero Sánchez, uno de los dos sacerdotes que dan misa diariamente a los atletas de habla hispana, agradeció al presidente del COI, Juan Antonio Samaranch, su preocupación por que los deportistas puedan asistir a los servicios religiosos. Los atletas franceses y los italianos, disgustados con la comida coreana, optaron por infiltrar clandestinamente a un cocinero galo y a otro italiano para poder degustar las comidas nacionales e intercambiarse sus platos. Los hombres de Antonio Estellar han visto su agresividad y eficacia muy mermadas en los últimos años. Durante una época fueron muy temidos por sus rivales, pero sus últimas evoluciones en la pileta en torneos importantes no hacen albergar demasiadas esperanzas para los Moya, Rollan, Sans, Estiarte y compañía. Aun así se les puede conceder un margen de confianza y mantener un compás de espera para saber si son capaces de disputar a Italia un quinto puesto detrás de los grandes del waterpolo mundial: Yugoslavia, Estados Unidos, URSS y RFA. Realicemos un breve análisis de los favoritos. Yugoslavia es un conjunto joven. El mayor de sus integrantes cuenta con veintiocho años, pero todos ellos tienen una experiencia internacional fuera de toda duda, pues su bloque principal lleva más de cuatro años jugando con una eficacia total. Estados Unidos mantiene un esquema de juego muy similar al de Los Angeles y Madrid 86, pero en cierta medida resulta una incógnita por su irregularidad: en sus Juegos fueron campeones con el apoyo de su escandaloso público y en España se quedaron sin medalla. La URSS es, igual que la RFA, una chica para todo por supuesto figuradamente, y su comportamiento puede ser bueno o malo, pero siempre con una calidad dé juego y unos resultados que les permite aspirar a cualquiera de los cuatro primeros lugares. Los soviéticos viajan con un equipo renovado poco antes de Madrid y los alemanes con el mismo bloque que logró el bronce en Los Angeles. Boxeo Tomás Ruiz perdió por puntos ante el británico Mark Elliot Durante el desarrollo de las eliminatorias correspondientes a la tercera jornada de competición se produjeron numerosos incidentes, destacando el relativo al combate entre un canadiense y un boxeador de Mongolia. La delegación canadiense presentó una protesta oficial contra la decisión de los jueces al dar como vencedor del combate del peso pluma a Tserendor Amarjagal, de Mongolia, frente al canadiense Jaime Pagendam. Al final, el Jurado, encabezado por el vicepresidente de la Federación Internacional de Boxeo Aficionado, Paul Connor, dio el triunfo a Pagendam por considerar que el púgil de Mongolia había caído en tres ocasiones en un asalto, y decidió también que el arbitro de la contienda no dirija ninguna pelea más en lo que queda de torneo. Por otro lado, el español Tomás Ruiz fue eliminado al perder por puntos frente al británico Mark Elliot, en cómbate de la división welter- ligero. El púgil hispano, pese a que mostró gran bravura en sus acciones, no pudo superar la técnica del británico, que exhibió un notable muestrario de golpes. Elliot, muy preciso en sus acciones, con un excelente juego de piernas, boxeó a la contra en muchos momentos, en los que colocó ambas manos en el costado del español, que atacó con demasiada vehemencia.