Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MARTES 9- 8- 88 NACIONAL ABC. póg. 15 El cofiindador de ETA escondía una máquina ambulante para fabricar morteros y lanzacohetes Sorpresa en Francia por la perfección del material intervenido París. Interino Las autoridades policiales francesas han confirmado que la maquinaria intervenida en un zulo del domicilio particular de Julen Madariaga, uno de los fundadores de ETA, podía fabriComo ya adelantó ABC, el pasado 12 de julio la Policía Judicial francesa, que seguía órdenes del magistrado Michel Leg r a n d e n c a r g a d o de la investigación antiterrorista en el sur de Francia, descubrió un zulo en el sótano del domicilio de Julen Madariaga, situado en la localidad de Saint Pere, a escasos kilómetros de la frontera española. En el escondrijo, camuflado tras una fosa séptica, fueron hallados una docena de cajas, que contenían piezas metálicas destinadas a ser ensambladas. Los primeros análisis del material intervenido, entre el que se descu- brió un torno industrial, hicieron suponer que la maquinaria había servido sólo para la fabricación de granadas- cohete jotake frecuentemente utilizadas por la banda terrorista en sus atentados contra casas- cuarteles de la Guardia Civil y edificios públicos. Estas granadas, muy simples y de irregulares resultados, pueden ir cargadas hasta con dos kilos de explosivo, especialmente amonal. Sin embargo, un examen detallado de todo el material, que se ha prolongado por espacio de un mes, demostraba que las primeras sospechas se habían quedado bastante cortas. Así, según fuentes policiales francesas, la maquinaria tenía capacidad para fabricar morteros, baterías lanzacohetes de gran calibre y granadas de alto explosivo con espoletas de percusión o de tiempo. Al parecer, la maquinaria podía ser desmontada, trasladada e instalada de nuevo en pocos días, por lo que se sospecha que ha podido funcionar en distintas fábricas del sur de Francia, donde ETA mantenía relaciones comerciales con diversas empresas. La intensificación de la vigilancia policial, especialmente tras la caída de Sokoa pudo obligar a los etarras a desmontar la fábrica y ocultarla en un lugar seguro. La casa de Julen Madariaga fue el sitio escogido, entre otras razones porque este tndivi- dúo había adquirido la nacionalidad francesa hace ya varios car armas temibles incluidos morteros para el disparo, granadas de alto explosivo y lanzacohetes múltiples. Un semanario de París, al comentar los resultados de la reciente investigación, calificó el hallazgo de extraordinario Los cabecillas de ETA objetivo preferente para Madrid y París París. Interino Se trata de saber si vamos a reanudar o no las conversaciones de Argel con ETA. Si se libera a Emiliano Revilla y si podemos obtener una garantía fiable de que ETA no realizará nuevos atentados mientras duran las conversaciones que podrían ser reanudadas Tales afirmaciones fueron hechas por un alto responsable gubernamental español cuya identidad no fue revelada, al periódico Le Monde. Según los responsables españoles, que sin duda traducen sus conversaciones con el nuevo ministro del Interior, Pierre Joxe, la idea principal consiste ahora en concentrar la lucha contra los grandes dirigentes de ETA en Francia por parte de las autoridades galas. En este sentido, esta lucha se tomará preferentemente para sustituir a las expulsiones, que se realizaban a través del procedimiento de urgencia absoluta tan empleado pr Charles Pasqua y Robert Pandraud en los dos años de gobierno de Chirac. Se trataría pues de encontrar hombres como Josu Ternera o Artapalo una labor nada fácil, ya que los españoles como los franceses son conscientes de que la política seguida por el anterior Gobierno ha hecho que los responsables de ETA actúen con mayor prudencia. Hoy, se sabe que los dirigentes etarras no consideran seguro el País Vasco francés y que una buena parte ha emigrado a otras regiones de Francia, en particular a París, donde pueden vivir clandestinamente de forma más fácil. En el caso de que las conversaciones de Argel fueran reanudadas, España espera de Francia otro tipo de colaboración que expulsiones o capturas. Según el anónimo interlocutor de Le Monde, el Gobierno español espera que ante esta eventualidad, las autoridades galas ejerzan presión sobre ETA para que esta respete la tregua de atentados y también para encontrar países de acogida a aquellos etarras culpables de asesinatos y que no podrían reintegrarse a corto plazo en la sociedad española. Sobre la posibilidad real de una reanudación de las conversaciones de Argel, el alto responsable español se muestra prudente. En todo caso todo parece indicar, que si existe una posibilidad ésta sería la última. años y se le suponía apartado completamente de la banda. Por otra parte, el descubrimiento del zulo sólo fue posible tras un registro de casi catorce horas, en el que la Policía utilizó sistemas electrónicos especiales para el sondeo de muros. Esta minuciosidad demuestra que las informaciones en poder del juez Michel Legrand sobre la relación de Madariaga con la banda iban más allá de los indicios encontrados en la cooperativa de Sokoa hace casi dos años. Precisamente, fue la caída de Sokoa la que ha permitido la detención de Julen Madariaga. Entre la documentación incauta- da en aquella ocasión, el juez Legrand descubrió una serie de albaranes en los que se demostraba la intervención de la empresa Aturri de Bayona en la adquisición de una serie de ¡manes industriales del mismo tipo que los empleados por la banda terrorista para sujetar artefactos explosivos a las chapas de los automóviles. Esta empresa estaba dirigida por el propio Madariaga. Posteriormente, el descubrimiento en una empresa española de Villabona (Guipúzcoa) de un lanzagranadas, permitió relacionar nuevamente a la firma Aturri con el terrorismo. La figura del día JOSÉ MARÍA AZNAR El presidente autonómico de Castilla y León fue ayer claro en El Escorial al afirmar tajantemente que no está interesado en la lucha por el poder dentro de su partido. Aznar, que ayer intervino en los cursos de verano de la Universidad Complutense de Madrid, dijo que la unidad de AP está por encima de cualquier otra cosa y rechazó la posibilidad de ponerse al frente del denominado sector crítico, aunque reconoció presiones de algunos de sus compañeros.