Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ABC NACIONAL LUNES 8- 8- 88 El timo del Plus Ultra El legendario hidroavión será devuelto a Buenos Aires tras fracasar un proyecto de reconstrucción en el que se han perdido casi 300 millones Madrid. A. Semprún A Puerta El Instituto de Cooperación Iberoamericana va a rematar uno de los fastuosos proyectos conmemorativos del V Centenario del Descubrimiento, la pretendida repetición del vuelo del Plus Ultra con una simple ceremonia de devolución del aparato al museo Lujan, de Buenos Aires. La operación ha costado a nuestro erario público casi trescientos millones de pesetas. Esta es la historia de un vuelo que no llegó a despegar. En junio de 1985, el presidente de Argentina, Raúl Alfonsín, autorizó el traslado a España del Plus Ultra aquel hidroavión con el que Ramón Franco y Ruiz de Alda realizaron el 22 de enero de 1926 la primera travesía aérea del Atlántico Sur. El aparato se encontraba en el Museo Lujan, de Buenos Aires, en un estado calificado de lamentable por los técnicos que lo examinaron. Le faltaban un treinta por ciento de las piezas y tenía más de trescientos kilos de pintura extra, ya que éste era el único sistema de conservación empleado por el Museo durante los últimos treinta años. Para colmo, había sufrido los efectos de una reciente inundación del Museo, que terminó de deshacer parte del fuselaje. En esta ruina pretendía el piloto Nicolás Valero repetir el vuelo transatlántico. Todavía no se ha dado una explicación cierta oficial sobre quién apoyó la idea de Valero y, fundamentalmente, quién la apadrinó ante el Gobierno argentino. Lo que sí parece más claro es que todos los gastos acarreados por la aventura han salido del erario público o de las cajas de empresas estatales. Nicolás Valero había propuesto la realización del vuelo a mediados de los años setenta para rememorar el cincuenta aniversario de la histórica gesta, pero entonces no prosperó la idea. Años más tarde mantuvo un duro enfrentamiento con el resto de sus compañeros de Iberia, afiliados mayoritariamente al Sindicato de Pilotos de Líneas Aéreas (SEPLA) al negarse a secundar una huelga. Cuando planteó de nuevo repetir el vuelo del Plus Ultra se dijo que lo hacía sólo con el fin de recuperar el prestigio frente a sus compañeros de profesión. En esta ocasión, sin embargo, la situación era muy diferente. Era el año 1985. Valero se había quemado frente a la mayoría de los pilotos de Iberia, pero su pertenencia a UGT le abrió las puertas de los estamentos oficiales para conseguir apoyos a su proyecto. Al parecer, la Dirección General de Aviación Civil, a cuyo frente se encontraba entonces Pedro Tena, apadrinó la idea y el Instituto de Cooperación Iberoamericana la asumió como uno más de los actos del V Centenario. Las autoridades argentinas dieron su autorización y el aparato fue desmontado y trasladado, por cuenta del Gobierno español, a la factoría CASA de Sevilla, para su reparación y acondicionamiento. Esta labor ha supuesto un verdadero esfuerzo artesanal por parte de la factoría española, hasta el punto de que la se veía claramente que el proyecto no había despertado ningún entusiasmo en los medios aeronáuticos españoles porque lo consideraban una aventura exclusivamente personal de Valero. Concretamente, en el Ejército del Aire el disgusto era notable, ya que en ningún momento se contó para nada con, la Fuerza Aérea española cuando, en realidad, el raid Madrid- Buenos Aires se hizo a bordo de un avión militar, tripulado por militares. Pilotos como González Gallarza y Juan Ignacio Pombo, pioneros de nuestra aviación militar, llegaron a calificar de disparate el proyecto de Valero, argumentando que para la repetición del vuelo habría que hacer prácticamente una réplica con motores modernos e instrumentos adecuados que desvirtuarían el viejo avión. Tras la caída de Valero, todo el proyecto quedó bajo la responsabilidad de la Sociedad Estatal para la Realización de Proyectos del V Centenario. Sin piloto y sin excesivo entusiasmo de los medios aeronáuticos españoles, la repetición del vuelo se veía abocada al fracaso. En este sentido, tanto Iberia como CASA y el Ejército del Aire negaron siempre tener ninguna relación con el proyecto. Portavoces de Construcciones Aeronáuticas señalaron que el proceso de restauración se estaba haciendo sin regatear esfuerzos, pero como cualquier otro contrato Al mismo tiempo, en Argentina la oposición peronista criticaba a Alfonsín por haber permitido una salida casi subrepticia del avión y preguntaba a su Gobierno cuándo iba a ser devuelto y en qué condiciones. Incluso en el Museo Lujan, que no se esmeró precisamente en la conservación de una reliquia histórica como ésa, se expresaban temores por la posible desvirtuadón del Plus Ultra tras los trabajos de reacondicionamiento. Toda esta extraña operación se ha rematado finalmente con el envío- casi de tapadillo- del hidroavión debidamente reparado a su lugar de origen, Argentina. Lo que se pretendía como uno de los proyectos de altos vuelos para la celebración del V Centenario al final se ha quedado en un simple mal negocio, al que ni siquiera se le va a sacar un provecho propagandístico, ya que la repetición de la histórica travesía no ha llegado a realizarse. La guinda de este caro pastel de capricho ni siquiera la pondrá el secretario de Estado para la Cooperación Internacional e Iberoamericana, Luis Yáñez. A la discreta ceremonia de entrega oficial del aparato a las autoridades de Argentina, que se celebrará el próximo dia 17 en Buenos Aires, se ha enviado al vicepresidente del Instituto de Cooperación Iberoamericana, Carmelo Ángulo. Y ello, aprovechando un viaje inmediatamente anterior a Colombia, en donde Ángulo participará en un seminario organizado por la revista Pensamiento Iberoamericano, editada con la prticipación del mencionado Instituto. BRASIL M Pernambuco ¿y 30 Río de Janeiro URUGUAY ARGENTINA 2 Montevideo Buenos Aires El gráfico recoge una reproducción del hidroavión y un mapa con el recorrido del ya legendario viaje de 1926 compañía se vio obligada a repescar a uno de sus antiguos mecánicos, ya jubilado, para llevarla a cabo. Se utilizaron los planos originales del hidroavión, se rehicieron a mano la mayoría de las piezas o se tuvieron que buscar en talleres, museos y almacenes. El trabajo de restauración no puede valorarse, ya que tiene más de arte que de técnica, aunque entonces se dio una cifra de referencia de más de cien millones de pesetas, dinero que hay que añadir al coste del traslado del aparato por avión y barco desde Buenos Aires a España. Mientras se realizaba la reparación del Plus Ultra Nicolás Valero fue despedido de la Compañía Iberia por comportamiento claramente desleal con la empresa con lo cual perdió el apoyo de sus valedores. Además, APAREJADOR Necesita empresa constructora zona Madrid 2.000.000- 4 13 21 47