Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 A B C SUCESOS Crónica de un suicidio anunciado JUEVES 28- 7.88 Tres balas del calibre veintidós segaron la vida de los marqueses de Urquyo El autor o autores del crimen conocían el terreno que pisaban Madrid. El asesinato de los marqueses, un caso que conmocionó a España y que desde que se perpetró ha levantado numerosos comentarios que nunca han hallado respuesta. Como se recordará las Víctimas fueron sorprendidas mientras dormían en su chalé de Somosaguas. en Madrid, durante la madrugada del 1 de agosto de 1980. Desde entonces se barajaron diversas hipótesis acerca del crimen, pero nunca ha podido probarse ninguna. Los hechos fueron conocidos cuando, ya por la mañana, se descubrió a los marqueses, asesinados en sus camas, semicubiertos por las sábanas, en pijama y en habitaciones distintas. Manuel de la Sierra fue encontrado boca arriba, con hematomas en el cuello. A simple vista parecía haber muerto estrangulado, pero posteriormente se determinó que había recibido un tiro en la nuca. La sentencia que condenó a Rafi Escobedo en julio de 1983 afirmaba que le disparó mientras dormía un tiro en la nuca hallándose tumbada la víctima sobre el lado izquierdo, recibiendo el disparo de derecha a- izquierda, de atrás a adelante y de arriba abajo, lesionándole centros vitales cerebrales, lo que le produjo iritantáheamente la muerte sin ningún reflejo de defensa, escapándosele otro disparo inmediatamente después de la muerte al tropezar por accidente con una silla, lo que despertó a su suegra que dormía en la habitación contigua, quien encendiendo la luz dijo: Quién hay ahí por lo que en el acto, antes de que pudiera descubrirlo, entró en la habitación dándole un tiro en la boca e inmediatamente otro en el cuello, efectuándose este disparo de delante a atrás, de derecha a izquierda y de abajo a arriba, por lo que la bala llegó a la cavidad craneal rompiendo las vértebras, el agujero occipital y destruyendo además del tronco cerebral parte del hemisferio cerebral izquierdo que le produjo la muerte instantánea Al parecer, el doble asesinato se realizó alrededor de las tres o las cuatro de la madrugada- del viernes 1 de agosto. Ese día, además del matrimonio, dormía en el chalé del número 27 de la calle de Camino Viejo de Somosaguas una empleada de hogar. El criminal o criminales entraron en la casa tras saltar la valla de ladrillo rojo, coronada de alambre de espino, que rodea la finca. Después rompieron la cristalera de la piscina, situada en. la planta baja y, ya en el interior, accedieron a la vivienda a través de una puerta de madera en la que practicaron un orificio ayudados por un soplete. Una vez quemada la puerta, introdujeron la mano a través del agujero y abrieron el picaporte, pasaron al otro lado y descendieron hasta el hall de la casa. Allí tuvieron que volver a subir a la planta superior para acceder a las habitaciones en las que descasaban I0 S: marqueses. El autor o autores de este crimen extrañóy frío debían de conocer el terreno que pisaban, porque en el amplio chalé dormía también la empleada de hogar y los siniestros personajes no se equivocaron de habitación, no rompieron nada, no revolvieron nada ni buscaron en los cajones. En la casa no faltaba nada ni se ha movido mueble alguno, fuera de la silla mencionada, ni aparece huella alguna en las habitaciones restantes se subrayaba en la sentencia. El chalé era de una sólida construcción dé dos plantas, rodeada en su mayor parte por un muro rematado por una empalizada de cañas y doble circuito de alambre espinoso en la punta, contaba con un dispositivo de alarma que no funcionó. Dos penas de veintiséis años, ocho meses y un día de prisión Madrid Pocos minutos después de la una de la tarde del día 8 de julio de 1983 se hacía pública la sentencia de la Sala Tercera de la Audiencia Provincial dictada contra Rafael Escobedo por el asesinato de los marqueses de Urquijo. En ella se consideraba al procesado responsable en concepto de autor de dos delitos dé asesinato, con la concurrencia de las circunstancias agravantes de premeditación y nocturnidad, a lá pena de veintiséis años, ocho meses y un día de reclusión mayor por cada uno de los delitos, con su accesoria de inhabilitación absoluta durante el tiempo de la condena, al pago de las costas y de la indemnización de veinte millones de pesetas a favor de los hijos de los fallecidos En esta sentencia se recogía que Ráfi Escobedo, perteneciente a una familia acomodada y culta contrajo matrimonio con Miriam de la Sierra con la oposición de su suegro A pesar de lo cual- continúa- recién casado estuvo viviendo una temporada en casa de sus suegros, informándose de la estructura de la vivienda, división de la misma y costumbres de sus habitantes, marchándose luego a un piso regalado a su esposa por una abuela, sin que el citado sué gro, a pesar de su situación económica desahogada, le ayudara, ni en los momentos de agobio económico, que llegaron a obligarle a empeñar la pulsera de pedida, por lo que el procesado comenzó a dirigir palabras ofensivas contra su suegro, como cerdo rácano cretino enfriándose las relaciones hasta el punto de que no se dirigían la palabra, y cuando con ocasión de la demanda de nulidad de matrimonio alentada y financiada por el repetido suegro, el procesado se sintió manipulado, llegando en una discusión con su esposa a formular amenazas el 28 de- julio de 1980 diciendo: Te vas a acordar de mí. Voy a hundir a tus padres. Esta vez va en serio Por lo que ppr esta causa, y probablemente por otros motivos no determinados- añade la sentencia- decidió darle muerte... Madrid. S. S. Madrid José Maña Stampa Braun, primer abogado Desde que en febrero de 1985 Rafael Escobedo ingresase en el penal cántabro de El que defendió a Rafael Escobedo, declaró miDueso, el objetivo de sus abogados fue que aquél pudiera obtener, cuando menos, un nutos después de conocer la noticia que su permiso de fin de semana en libertad. Sin embargo, todas las peticiones fueron denega- muerte me ha entristecido mucho y dejado das y Rafael Escobedo nunca pudo volver a traspasar con vida los muros del penal. muy impresionado Este pobre chico- -añaLa defensa argumentaba que Escobedo Era el 10 de marzo. Meses después, el 6 de dió- ha sido víctima de muchas cosas, la úlhabía cumplido ya la parte proporcional de la octubre, comenzó una huelga de hambre. En tima, de que le- trataran de forma distinta a pena para poder acceder a este permiso. Sin abril del año pasado se le denegó nuevamen- los demás en cuanto a los permisos. Pero ya embargo, los jueces de vigilancia penitencia- te otro permiso de salida, a pesar de que la nada tiene remedio Stampa Braun dijo que en algunas converria los fueron denegando, uno por uno, por junta de régimen interior de la prisión informó considerar que no se había cumplido aún la favorablemente de su conducta. Ese mismo saciones mantenidas recientemente con o! cuarta parte de la condena. mes solicitó la asistencia de un psiquiatra al padre, Miguel Escobedo, éste no le comentó Según los diferentes jueces de vigilancia sufrir depresiones. Estaba obsesionado con nada sobre que su hijo estuviera atravesando ninguna crisis o que tuviera problemas de penitenciaria que se han encargado de este la idea de que le perseguían. Una vez que: ún condenado ingresa en un cualquier tipo. caso, Escobedo sólo podría salir de prisión haber salido a partir de los catorce años de centro penitenciario, un equipo técnico, de No sé rada más que las noticias apareciacuerdo con la pena que le ha sido impuesta, das e. n los medios de comunicación, y estoy su estancia en la cárcel. En protesta por la denegación del régimen la edad de recluso, sus antecedentes pena- muy entristecido personalmente manifestó el prestigioso letrado. abierto, Rafael Escobedo se intentó suicidan les y sociales y el pronóstico de futuro. Una larga lucha por obtener un permiso de fin de semana que nunca llegó Stampa Braun: Escobedo ha sido víctima de muchas cosas