Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. póg. 38 TRIBUNA ABIERTA LUNES 23- 5- 88 0 M 0 puede un buen p i n t o r con pocas pínc e l a d a s hacer un exacto y maravilloso retrato, así quisiera yo hoy, con mis palabras, trazar una semblanza fiel de Agustín de Figueroa, marqués de Santo Floro. Me gustaría saber presentar la finura de su personalidad, formada en una serie de afortunadas coincidencias, como le recordó, en lúcida y cariñosísima carta, doña Emilia Pardo Bazán. El marqués de Santo Floro fue hijo del insigne político don Alvaro de Figueroa y Torres, conde de Romanones, varias veces presidente del Consejo de Ministros, y de doña Casilda Alonso- Martínez, hija, a su vez del famoso jurista don Manuel Alonso- Martínez, presidente, en su día, del Congreso de los Diputados y gobernador de Madrid. Agustín de Figueroa vivió en el mejor de los ambientes familiares y recibió excepcional educación. Gracias a ella pudo expresar las muchas aptitudes intelectuales que tenía y brillar- en diferentes ámbitos. La amistad con Anna de Noailles, con Maurois, con Montherlant. con Cocteau, con Marie Laurencin, con la princesa Bibesco, con Mauriac y las diferentes influencias recibidas en sus viajes a París, hicieron de él el más francés de los escritores españoles Sus primeros artículos aparecieron en el Diario Universal. Después, publicó una serie de crónicas en La Esfera. Fue también escritor de cuentos. Observaba Azorín que Agustín de Figueroa, por su curiosidad, por su espíritu de observación disponía de una realidad variada, pintoresca, expresiva como materia prima para sus cuentos Por eso supo escribirlos magistrales y bellísimos. Desde niño se sintió muy atraído por el teatro. Sus padres estaban muy unidos por lazos de amistad con doña María Guerrero y don Femando Díaz de Mendoza. Para Agustín de Figueroa entrar en el teatro de la Princesa era como entrar en su propia casa. En el saloncito de doña María Guerrero (que tenía mucho de salón literario) conoció y trató a don Benito Pérez Galdós, a Benavente, a doña Emilia Pardo Bazán, a Eduardo Marquina, a María Fernanda Ladrón de Guevara, a la bellísima e ilustrada condesa de San Luis, hermana de don Fernando Díaz de Mendoza. De doña María Guerrero conservó siempre, con cariño, un retrato que ella le firmó con la dedicatoria De tu segunda madre El interés por el teatro le llevó, años más tarde, a estrenar en el de la Princesa La señorita del mirador, finísima y deliciosa comedia. Después, con Josita Hernán, dio a conocer en Madrid y recorrió España entera, con gran éxito, la magnífica obra Ausencia. Recordaba el inolvidable Melchor Fernández Almagro, que al elegir los asuntos, al desenvolverlos y darles su conveniente sazón literaria, Agustín de Figueroa se acreditó de excelente narrador. Su arte se había formado en alta escuela, de la que no era ajeno Maupassant. Sin. embargo, en el marqués de Santo Floro el fondo naturalista aparecía mitigado, porque las durezas posibles supo siempre resolverlas en humor. Unas cartas llegadas de forma inesperada a manos de Agustfp de Figueroa fueron el c AGUSTÍN DE FIGUEROA, MARQUÉS DE SANTO FLORO de Santo Floro, Epistolario de la Restauración (Madrid, 1985) Carlos Seco, en el prólogo que le dedicó, señalaba que, en el espacio de pocas semanas, Por Gonzalo ANES Agustín de Figueroa haorigen dé su primer libro: La condesa de Mer- bía prestado dos grandes servicios a la investilín, musa del Romanticismo. Quien quiera re- gación histórica: escribir este libro y ofrecer a la vivir lo que fue el Madrid del Rey José debe- Real Academia de la Historia el espléndido arrá leer este libro, documentado, amenísimo y chivo familiar que la corporación depositó en escrito con claro, conciso y elegante estilo. sala dedicada al conde de Romanones, -presiLo prologó el marqués de Villaurrutia, quien dida por el retrato del procer, regalado por su ya anunciaba en las páginas que le dedicó el nieto el marqués de San Damián. mérito y las cualidades literarias del entonces Como tantos otros, este último servicio y autor novel. Agustín de Figueroa publicó, en rasgo de excepcional generosidad por parte este libro, numerosas cartas escritas por Mer- de Agustín de Figueroa quedaron sin la rescedes Santa Cruz a que fue su marido, el puesta debida por parte del Gobierno, y sin conde de Merlín, edecán de José Bonaparte. contestación la solicitud de la Real Academia La obra refleja la vida de esta cubana ilustre de la Historia de que fuera condecorado el en la Corte del Rey intruso y, más tarde, en marqués de Santo Floro con la Gran Cruz de París. Otros libros como La sociedad españo- Alfonso X el Sabio. Mal precedente para estila bajo la Restauración; Cien años de modos mular a otros a gesto análogo de generosiy de modas; 1894, la vida de un año mues- dad. tran el dominio que el marqués de Santo FloEl eminente crítico Alfredo Marquerie califiro tuvo de la que ha venido en denominarse có a Agustín de Figueroa de escritor de agu pequeña historia Así, en 1894, qué publicó da sensibilidad evocadora, de delicados, prela editorial Gustavo Gili, en magnífica presen- cisos y preciosos matices, de exquisitas pertación ilustrada por Grau Sala, descubrió cepciones. Lo consideraba un exponente de Agustín de Figueroa diversos aspectos de la finura, de elegancia y de gracia poseedor vida en el Madrid de entonces; manifestacio- de esa lente mágica tras la que todas las cones pictóricas y literarias; el salón de doña sas, aun las más sombrías, se descomponen Emilia Pardo Bazán; comedias y comedían- en facetas de ternura, de lirismo, de belleza, tes; los coches sin caballos y diversos ti- de humor. Sus libros se leen, desde la primepos y costumbres: el cesante, el murguista, el ra a la última página, con la sonrisa en los lacochero, el novio de la esquina... Se reveló bios. Advertía don Gregorio Marañón, al recoen este libro maestro en él arte de revivir la nocer esta virtud de Agustín de Figueroa, que pequeña historia que es- l o escribía don la sonrisa es el gesto más fino del hombre ciGregorio Marañón, elogiando el estilo y las vilizado y que el saber suscitarla en los decualidades de Agustín de Figueroa como his- más es el máximo éxito que puede lograr un toriador- en donde está la raíz de la Histo- autor. El marqués de Santo Floro alcanzó ria Grande Dedicó este libro a su padre, al- siempre este éxito no sólo con sus libros, calde de Madrid, precisamente eri 1894. conferencias y artículos, sino con todo lo que En la última obra que publicó el marqués de él emanaba: era amenísimo conversador, inteligente, divertido, con suave, casi imperceptible ironía que hacía sonreír siempre, por la sorpresa incesante de sus efectos. A sus amigos nos queda su recuerdo, su ejemplo y su familia excepcional: Maruja Gamboa, coYi la que formaba matrimonio felicísimo, toda Zona alta Chamberí, sector Ríos Rosas, bondad, armonía y sencillez. Natalia, inteliextraordinario restaurante bar, local en pro- gente, sensible, fidelísima hija, orgullo de su piedad 400 metros, se vende por imposibi- padre, que veía en ella la continuadora de inlidad atenderlo. Completas instalaciones tereses y vocaciones. Agustín, concreto, siqenerales, gran negocio para profesiona- lencioso y abnegado. Y esa maravillosa contiles. ¡Oportunidad! Sector Diego León, se nuación de nietos, entre los que cuentan los v e n d e p u b- d i s c o t e c a 300 m e t r o s excepcionales hijos de la malograda Matilde, Mesón- restaurante actualmente cerrado, en los que el marqués de Santo Floro pudo por imposibilidad atenderlo, derecha calle ejercer su vocación de abuelo patriarcal. Fue Alcalá, sector Quintana, 230 metros. Mu- amigo que supo comunicar sentimientos y chos más en traspaso todas categorías unir en la amistad a personas distantes en años e intereses. Su tan querida sobrina TeEXCLUSIVAS RAMIRO resita Andria, su cuñada Maule Gamboa, MerGoya, 58, primero Teléfono 435 28 00 cedes Fórmica, Julia Arroyoj María del CarA. P. I. número 11 men Díaz de Mendoza, María Luisa y Leticia Aycuens, los demás asistentes a (a maravilloOPORTUNIDAD sa tertulia que reúne los viernes la excepcioLOTE DE SERIGRAFtA EN ESPEJO CON MARCO nal, inteligente y encantadora Mercedes BaALUMINIO (80 x 60) (50 x 70) etcétera Precio de ocasión por liquidación fábrica llesteros Gaibrois, no olvidaremos jamás a Teléfono 571 51 16 Agustín. Nos será imposible, en adelante, reunimos sin nostalgia y sin añorar, con melancolía, la presencia del amigo queridísimo, ¿NECESITA CLASES PARTICULARES? refinado, inteligente y bondadoso que fue La Sección de Anuncios Agustín de Figueroa, marqués de Santo Flopor Palabras de ro. ¡RESTAURANTES! se lo resuelve.