Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 A B C OPINIÓN Panorama Í tf OÍDO 3 ¿Í QE? i5 N A CüMp DOMINGO 22- 5- 88 FEMANDO NANIGRA, MAESTRO DE LA LENGUA PORTUGUESA ERNANDO Namora es uno de los más grandes escritores, entre los que utilizamos la lengua portuguesa en África, en América o en Europa, para contar la vida y soñar con el futuro- puede haber aiguien a su altura, mayor no existe- Uno de los maestros de la novela contemporánea, además de poeta de singular acento, de ensayista volcado sobre pueblos, países, civilizaciones en una reflexión de alto humanismo, de pintor sensible, de médico- mucho debe el gran escritor al médico que aprendió de la vida en los hospitales, en las clínicas, en el enfrentamiento con la muerte- Traducido y publicado por todas partes, es leído en francés, en ruso, en inglés, en checo, en español, en búlgaro, y no sé en cuántas otras lenguas, ya que son muchas, y sobre todo en portugués por un público ávido de convivir con la población que éi mismo creó, amasada con el barro de la vida portuguesa y con la sangre del pueblo. Portugués en cada línea de su escritura y en cada emoción, en el paisaje y en el hombre, en la alegría y en el dolor, y por eso mismo tan universal, capaz de interesar al lector chino o al sueco, al griego y al mexicano, al de Cabo Verde y al brasileño. Un portugués presente y eficaz a cada instante: en el combate a la dictadura, en la lucha por la libertad, en la discusión de los problemas sociales, en la búsqueda de las soluciones que hagan posible que el día de mañana esté libre del hambre, de la opresión, de la guerra. El ciudadano es también el escritor, un ser único, indivisible. En el ejercicio del difícil artesanato de la escritura y del arte de la narrativa, todavía más difícil, Namora nos dio una lección constante de dignidad profesional, haciendo de la experimentación una consecuencia de la experiencia y del conocimiento algo lejano a las facilidades y de los modismos. Así pudo mantener intactas la armonía y la originalidad de su obra de creación. Todos nosotros, escritores en lengua portuguesa, nos sentimos orgullosos y honrados por usar el mismo instrumento de trabajo que él usa, la lengua de Camóes y de Alencar, de ser sus contemporáneos, sus compañeros de aventura literaria y humana, sus camaradas del sueño, de certezas y dudas, de esperanzas. En cuanto a mí, viejo y apasionado lector de su literatura, su amigo de toda la vida, sólo me queda declararle mi amor fraterno. Jorge AMADO F Cosas que pasait MUEBLES V COMPLEMENTOS DECORACIÓN OFERTAS PERMANENTES SAN BERNARDINO, 3 (PLAZA ESPAÑA) SE VENDE MAGNIFICA FINCA 251 m Totalmente equipada. Teléfono, télex, fax, garaje. Edificio sólo oficinas Informa: S 410 17 00 N los matrimonios centroamericanos que se llevan mal, los cónyuges, cuando se hablan en público, suelen llamarse mutuamente cariño -Cariño, ¿conoces al licenciado Ornar Raúl Méndez Harrison? -N o cariño; es un placer conocerle, licenciado- Me siento muy honrado en conocerla, señora- -E s usted muy galante, licenciado- -Vamos, cariño- -D e acuerdo, cariño; hasta la vista, licenciado- Y si el licenciado en cuetión tiene dos dedos de frente, inmediatamente pensará que el joven matrimonio que acaba de conocer no se soporta entre sí, lo que ilusiona mucho al licenciado que ha percibido un extraño brillo de pasión en los ojos de la ¡lustre dama que llamaba cariño a su marido con el hastío en la voz, la costumbre en los labios y la hipocresía social en el tono. En España no se utiliza tanto lo de cariño Aquí la crispación se intuye, por lo normal, en el mi amor ¿Me preparas una copa, mi amor? No mi amor, que te la prepare tu padre- -eres muy amable, mi amor- -pues si no estás contento te buscas otra, mi amor. Este largo preámbulo viene a cuento por las últimas declaraciones de Jorge Verstrynge, de quien no habría de ocuparme, si bien a veces es difícil de evitar. Me desplazaba de un lugar a otro de Madrid adormilado en un taxi, cuando escuché por la radio la inconfundible voz de nuestro líder nacional. Le hacían una entrevista y don Jorge respondía con su particular ingenio a las malévolas preguntas del locutor. A punto estuvimos de colisionar- -el taxista no era de piedra- cuando refiriéndose al vicepresidente Guerra, Verstrynge recalcó: -Siento mucho cariño por él. Siempre ha E tenido un trato delicioso, en el sentido que siempre ha cumplido estrictamente lo prometido- Debo confesar que esa declaración de cariño me turbó. ¡Pues no tiene jeta ni nada el gachó! -comentó el taxista, rudo él, leonés él, nada sensible por cierto a los cariños de don Jorge. Servidor, me apresto a reconocerlo, no reaccionaba y se mantenía preso de la turbación. Después elogió a Maravall que pasará a la historia de la educación española como el autor de una gran ley de reforma de la educación (sic) para terminar advirtiendo que en esta segunda etapa de mi vida voy a defender planteamientos más progresistas Servidor no daba crédito a lo que oía y el rudo taxista hizo lo humanamente posible para no atrepellar a una anciana que cruzaba por un paso de cebra. Y luego, el colofón. En el Grupo Mixto suelo delegar mi voto en Bandrés, personaje importante, ponderado y moderado. Mira, tesoro, joyel de marfil, topacio nuestro. Que declares tu cariño por Guerra tiene su raíz de comprensión, dado tu interés por ingresar en el PSOE, lluevan o no lluevan ranas. Que digas de Maravall esas pompas jubilosas, tiene hasta gracia. Pero que, para hacerte el progresista, afirmes que Bandrés es un personaje ponderado y moderado, no te lo admito. Rinde una visita a la Hemeroteca y empóllate a Bandrés. Pero no al Bandrés del año en curso, sino al Bandrés de los últimos quince años. Si persistes en su moderación y ponderación, voy a tener que pensar que eres algo peor que un simple pelota. Qué cosas dices, cariño. Alfonso USSIA