Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 A B C CULTURA DOMINGO 15- 5- 88 Arte e informática para celebrar nna cumbre de la cultura universal del vino Pulso entre ordenador y catadores para narrar la poesía de un caldo Margaux (Francia) Juan Pedro Quiñonero, enviado especial Un centenar de degustadores de los cinco continentes se han reunido en el Cháteau Lascombes para protagonizar una experiencia única: un primer ensayo de definición del estilo de los vinos de Margaux, una de las grandes cumbres universales en materia vinícola, recurriendo a las técnicas tradicionales de la cata más independiente, auxiliada en esta ocasión excepcional, con los recursos más avanzados de la tecnología informática. La ¡dea original de este proyecto partió de varias décadas de las más justamente céledos eminencias mayores en la historia y la bres de las grandes propiedades históricas, el degustación de los vinos de Margaux: Ber- Cháteau Margaux, cuya venta, al final de los nard Ginestet y Alexis Lichine. Y contó con la años setenta, se convirtió en un problema de participación activa de grandes catadores in- Estado de alcance nacional. gleses, franceses, belgas, suizos, americaHace cuatro años, Ginestet publicó su imnos, australianos, japoneses, suecos, etc. prescindible ensayo, Margaux (primer voluBernard Ginestet quizá sea, con mucho, el men de la serie Le Granó Bernard des vins mejor tratadista, hasta hoy, de los vinos de de France) donde se auna una ciencia de los Margaux. Su familia fue propietaria durante perfumes, los aromas y el paladar de los vi- El arte de vivir y morir paladeando el perfume y los aromas de un vino tan inolvidable como los recuerdos amorosos nos mas célebres de ¡mundo, y un recorrido sentimental y práctico por un paisaje excepcional. De Alexis Lichine es bien conocida su Encyclopédie des vins et des alcohols, verdadera summa de renombre internacional. Personalidad eminente y actor privilegiado, Lichine ha sido un pionero excepcional en materia de enología, cuyo respeto por el vino está hoy al servicio de una vocación internacional con ramificaciones españolas. El ensayo de análisis y estética propuesto por Ginestet y Lichine estuvo lejos de cualquier vocación jerárquica o competitiva se trataba, en definitiva, de iniciar un proceso de análisis estético, olfativo, gustativo, vinícola, sentimental, lúdico, de una gran genealogía de vinos que Hemingway consideraba como la familia de vinos más justamente célebre del mundo. En términos estéticos, se trataba de sentar las bases de un estudio de análisis de un producto, una obra de arte, donde se confunden las artes y las industrias del vino y las artes del placer, el lujo y la cata del vino. Técnicamente, esta cata y ensayo de análisis estuvo sometida a un rigor estricto: los degustadores venidos de cinco continentes se reunieron en cuatro grandes mesas. Ellos comenzaron la cata y catalogación (olfativa, etc. de los cincuenta grandes vinos que integran el ochenta por ciento de los vinos de Margaux. Cada mesa debía definir con tres adjetivos todas las grandes características de los vinos objeto de esta cata: la vista, el olfato (analogías vegetales, florales, frutales, aromas, especias, etc. la impresión de conjunto, la gustación, estructura, intensidad, persistencia, etc. En ningún momento se trató de establecer una jerarquía sino de establecer y definir un estilo. Y esa aventura de la búsqueda de una estética, un estilo, en el anonimato de la cata profesional, recurriendo al tratamiento informático de los datos olfativos, palatales, gustativos, en estado puro, es lo que dio a la aventura vinícola- espiritual de esta degustación internacional una dimensión fuera de lo común. En el estado actual del conocimiento de los grandes vinos universales (Jerez, Champagne, Rioja, Burdeos, etc. existen innumerables nomenclaturas y clasificaciones, tan arbitrarias las unas como las otras. La experiencia vivida en Cháteau Lascombes abre una posibilidad de nuevo cuño: la aproximación puramente estética, la búsqueda de un estilo reconocible y apreciable (en la medida ambigua, vagabunda y fugitiva en que es reconocible el estilo de una obra de arte) a través de una degustación, una cata, una experiencia que, tratándose del vino, se confunde siempre, con la participación amistosa y coloquial, en un placer, un rito, un lujo que nos habla del arte de vivir y morir paladeando el perfume y los aromas de un vino tan inolvidable como los recuerdos amorosos. Passat y Santana Serie Especial Ahora o nunca. No volverá o pasar. Durante 30 días la máxima consecución en tecnología y fiabiltdad Volkswagen a un precio que es para no creérselo. Dos superseríes que le agasajarán con todo lujo de detoíles. Del elevalunas eléctrico al radio- cassette digital. Una oportunidad para subir a otro nivel, sin necesidad de pagar ni un duro de más. Algo único. Que si no aprovecha ahora, puede lamentar para siempre. Passat GLX 5 y Santana GX 5. Motor de 2.0 Ütros de inyección, con 5 cilindros en línea. 115 CV. que superan los 185 Km h. Consumo de 6.7 litros a 90 Km h. Tracción delantera. Aceleración de 0 a 100 Km h. en 10.5 sea. Aire acondicionado (Santana) Passat CL 1.6 TD y Santana GX TD. Motor Turbo Diesel de 1.6 litros, con 4 cilindros. 70 CV. que sobrepasan cómodamente los 150 Km h. Consumo reducido. 4.5 litros a 90 Km h. Tracción delantera. Asientos posteriores abatibles 1 3, 2 3 o tojalmente (Passat) Equipamiento común. Dirección asistida. Faros antiniebla. Cristales color. Elevalunas eléctrico (4 puertas) Cierre centralizado. Llantas de aleación. Volkswagen