Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 A B C DEPORTES JUEVES 21- 4- 88 Meridiano deportivo UN BUEN MADRID SIN GOL Ha jugado el Real Madrid un buen fútbol en campo holandés, mejor que el Eindhoven en todas las zonas, individual y conjuntamente. El primer tiempo, con dominio neto. El segundo tiempo, con dominio parcial, ya más equilibrado y con reacción del campeón holandés. Los philípicos se han apoyado en el 1- 1 del Bernabéu, en la ventaja de este empate pasado sobre el presente 0- 0. Esta fue la base de su acción, con el refuerzo defensivo consecuente y a la caza aislada de algún contraataque por las parcelas libres que pudiera dejar al descubierto el Real Madrid en su afán de ofensiva, con los naturales adelantamientos posicionales. Sin embargo, el Madrid no descuidó su zaga, compatibilizando bien todo lo que necesitaba de resguardo para ganar el partido que necesitaba. El gran mando del encuentro lo ejerció el eje sólido del Real Madrid, con el cuarteto Míchel, Jankovic, Gallego y Martín Vázquez, convertido en quinteto con la aportación de Gordillo. Ha mandado el Madrid en el campo. Toda la iniciativa ha sido suya. El Eindhoven se ha limitado a jugar un partido de respuesta, mal aunque afortunado porque el Madrid estuvo muy cerca del gol ya en el primer tiempo, en tres remates: uno, de Butragueño; otro, de Hugo, y un tercero, en tiro de Míchel a la salida de un golpe franco. Hugo Sánchez, magnífico jugador, no expone su físico. No es medroso, pero se cuida demasiado. Su remate, ganándole la acción al meta holandés, lo falló por hacerlo con la izquierda, cubriéndose así el cuerpo. Si remata con el pie derecho habría recibido un fuerte golpe, pero muy probable hubiera sido el gol. Tres ocasiones en tres jugadas bien pedifacturadas fueron exponentes de la mejor operación conjunta del Real Madrid antes del descanso. El Eindhoven rectificó su juego de obediencia y de caución al empezar el segundo tiempo. Un tiro al larguero, una colada de un delantero que llegó a plantarse solo ante Buyo fueron exponentes de una rectificación ordenada, probablemente, por su técnico en el vestuario, porque si las cosas hubieran continuado como en el primer tiempo era casi seguro que el Madrid hubiera encontrado la ocasión del gol. Sin embargo, esta reacción del Eindhoven duró poco porque el Real Madrid volvió a ejercer su dominio territorial y técnico y obligó al Eindhoven a defender el tanteo del Bernabéu, el 11 fatal. En esa presión desesperada del Madrid al final del partido hubo dos remates más que pudieron ser dos goles: uno, de Butragueño, de cabeza, y una chilena, de Hugo Sánchez. El partido, en su conjunto, lo ha jugado mejor el Madrid que el Eindhoven y mereció ganarlo el campeón español, pero no entró la pelota en la meta holandesa. GILERA Hugo: Jamás vi un equipo con tanta suerte como la que ha tenido el PSV Ramón Mendoza: Volveremos a intentarlo el año que viene Eindhoven. Héctor del Mar Todos los componentes de la expedición madridista insistían, con distintas palabras, en la amargura de su entrenador, Leo Beenhakker: Esto ha sido un ejemplo de las injusticias que hay en el fútbol. Después de haber hecho siete partidos buenos, no estaremos en la final por haber hecho sólo uno malo, el de Madrid contra el PSV. Allí perdimos la eliminatoria. La mala suerte estaba en boca de todos los jugadores del Real Madrid. Nunca creí en el empate a cero- decía Beenhakker- Atacamos continuamente, jugando muy bien, pero su portero tuvo una gran actuación y todos se multiplicaron en defensa. Lo que lamento más profundamente es no poder dar satisfacción a los aficionados. Pero estoy contento con la actuación de mi equipo. Creo que he planteado bien el partido, pero nos hemos encontrado con la barrera infranqueable del PSV. El mismo orgullo, teñido por la decepción, mostraba el presidente del club blanco, Ramón Mendoza: El Real Madrid ha vuelto a demostrar hoy, con su gran juego, que es el campeón moral de esta Copa de Europa. Estamos tristes, sí, pero no desmoralizados. Volveremos a intentarlo el año que viene. Seguiremos luchando, como siempre, para conquistar este título. Hugo Sánchez y Butragueño tuvieron magníficas ocasiones para marcar en el primer tiempo, pero no pudieron sacar provecho de ellas. El mexicano a punto estuvo después, en la segunda parte, de repetir con éxito uno de sus remates de tijera: Pensé que marcaba otro gol así, parecido al que le hice al Logrones. A continuación, se extendió acerca de la fortuna holandesa: Jamás vi a otro equipo con tanta suerte como el PSV. Nosotros, además del pundonor, hemos hecho un fútbol muy bueno, jugando con relevos, mientras que ellos se han conformado con ir a por el empate. Estamos muy doloridos... La misma expresión de abatimiento marcaba el rostro de Butragueño: Una vez más se ha demostrado que no basta con jugar muy bien; además, hay que tener suerte, y hoy nos ha faltado. A mí me vigilaron muy bien, pero dos o tres veces pude irme de mi marcador y rematar. Esa ocasión del primer tiempo... De diez veces, un balón así entra nueve. Pero le di demasiado abajo a la pelota y se me fue alta. Gordillo tenía, dentro del pesar general, una de las expresiones más tristes. Hablar de su enorme trabajo, de sus méritos o de los del equipo, ya no le consolaba: Mi sacrificio y el de todos, al final, no importan ya nada, pues hemos perdido la eliminatoria. Parece imposible que hayamos tenido tan mala suerte en tantas jugadas. Les hemos superado claramente y merecíamos estar en la final. Dios no ha querido estar hoy con nosotros. Esta frase de Míchel resume el estado en que se encontraba el fenomenal centrocampista blanco, que al final del partido tuvo un altercado con el arbitro. Pareció haber incluso un golpe a la cara del jugador por parte del colegiado, pero Míchel se ceñía al intercambio verbal: Se ha reído de nosotros. Mi protesta al final era porque no añadió nada de tiempo, después de habernos prometido varias veces que lo haría, pues se habían perdido varios minutos. Creímos en su palabra y luego nos engañó. La UEFA redujo la sanción a Koeman a un solo partido Zurich (Suiza) Efe El Comité de Apelación de la UEFA ha considerado que el jugador del PSV Eindhoven Koeman contravino las reglas de este organismo, y el hecho de hacer unas declaraciones dudosas le ha costado la suspensión por un partido de competición europea, precisamente el que su equipo jugó ayer contra el Real Madrid. Gracias a esta reducción del castigo, podrá jugar la final. El máximo organismo europeo de fútbol señala que el Comité de Apelación no podía inhibirse ante la existencia de las declaraciones dudosas de Koeman e indica que el jugador no ha podido aportar verdaderas pruebas que le disculpen En este sentido, se añade que un jugador tan experimentado debería haber previsto las consecuencias de tales afirmaciones, y el hecrTo de que podían dar lugar a malas interpretaciones En consecuencia, se considera que la actitud de Koeman ha causado daño al fútbol y en particular a la imagen de la UEFA, y, por lo tanto, ha contravenido las reglas de esté organismo El jugador del PSV Eindhoven, de veinticuatro años, fue sancionado por la UEFA, en un principio, con tres partidos de suspensión en competición europea. Koeman había declarado que su compañero de equipo Gillhaus cometió una falta premeditada para dañar al centrocampista del Girondins de Burdeos Jean Tigana. Arnesen: No nos lo creemos Valdano se unía a la pena de sus compañeros, qué habían ofrecido una nueva lección de calidad técnica y garra en el campo. Según el argentino, hoy el Real Madrid ha demostrado más que nunca que es el mejor equipo del mundo Los holandeses del PSV, a juzgar por las palabras de Arnesen, eran conscientes de esa superioridad del Real Madrid. El ex jugador del Valencia expresaba con absoluta sinceridad su impresión del partido: Hemos eñipatado con mucha suerte, ésa es la verdad. El Madrid hizo una primera parte muy buena, con ocasiones para marcar. En la segunda reaccionamos, pero de nuevo atacaron ellos y volvimos a tener muchísimas dificultades y fortuna para estar en la final. No nos creemos todavía que vamos a ese partido en la final de la Copa de Europa.