Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 9- 3- 88 OPINIÓN ABC. -17 Escenas políticas DE Tai sar los locos a pequeñas comunidades en pisos o a los hospitales generales. Lo malo de toda esta historia es que el loco de Táliga aún no está en el manicomio, sino en el Hospital Universitario de la Macarena. ¿Qué hace un loco en un hospital general? Aquí las reformas suelen llegar tarde y mal: la reforma agraria, la psiquiátrica. En Estados Unidos tuvieron un tiempo en que creyeron en el salta ia tapia y hubo una ola de crímenes y de violaciones por todos los Estados. Se revisó aquella política, vieron que la psiquiatría abierta era un fracaso y volvieron a los manicomios de toda la vida. Pues bien, aquí hemos puesto en marcha esa reforma cuando sabíamos que ya había fracasado en Estados Unidos, y esto no lo digo yo, sino que lo ha dicho en muchas entrevistas el sevillano Luis Rojas Marcos, director de los manicomios de Nueva York, la ciudad de los locos. Cuando en Estados Unidos han vuelto a encerrar a los locos, los crímenes han descendido. Esto no es ni de derechas ni de izquierdas; esto es sencillamente así: los locos sueltos son un peligro aquí y en Cuba. Luego lo absurdo es que aquí nos empeñemos en experimentar teorías cuyo fracaso ya está demostrado en el mundo. Pasa con la psiquiatría igual que con la reforma agraria. Cuando toda Europa viene de vuelta, obligando a dejar tierras sin cultivar para solucionar los excedentes agrarios, aquí vamos todavía de ¡da, con la demagogia decimonóni- ca de las expropiaciones. Cuando el mundo viene de vuelta de la psiquiatría abierta y vuelve a encerrar a los loquitos, aquí seguimos creyendo que el loco en libertad se volverá cuerdo. No, el loco en libertad lo que hace es buscar un hacha para cortar la cabeza a un niño, porque esa es la obligación de su enajenación. Con todo lo cual se demues tra que las cosas no son como parece que son, y que lo más progresista hoy en el mundo no es cerrar los manicomios, sino que lo más avanzado hoy es la camisa de fuerza. Esa que debían tener puesta los responsables de la política psiquiátrica. Antonio BURGOS EL PARTIDO OE LOS PO! OMBRE, estos democristianos se han pasado. Bien está que no quieran ser el partido de uno solo, y además rico, o sea, de jñigo Cavero, pero parece demasiado que, de eso, pasen a ser el partido de todos los pobres. Yo creo que ese deseo, tan vehe. mente y precipitado, nace de una lectura arrebatada de la última encíclica. Una cosa es que la Iglesia no olvide que es la Iglesia de los pobres y otra cosa distinta es que todos los pobres se pongan a votar a la democracia cristiana. Más difícil es que un camello pase por el ojo de una aguja que la democracia cristiana se convierta en el partido de los pobres. Para eso tendríamos que ver a don ¡ñigo, en medio del hemiciclo, despojándose de todos los bienes de este mundo, regalando a los parias de la tierra el parque del Conde de Orgaz, quitándose los vestidos y quedándose como su madre lo trajo al mundo delante del admirado corro de los políticos y vestirse con un saco, como San Francisco de Asís, y después ponerse a pedir limosna por todos los escaños. Bien está que los democrístianos tengan con ellos a mi amigo el diputado Modesto Fraile, pero tampoco es necesario que de esa circunstancia deriven la necesidad de fundar un partido mendicante y de que hagan profesión de franciscanos. Además, la pobreza, que es una bienaventuranza, puede servir para ganar el cielo, pero no tanto para ganar unas elecciones. Por la puerta de la pobreza se entra fácilmente en la gloria, pero menos fácilmente en el poder. Cuando los pobres alcanzan el poder, en lo primero que piensan es en hacerse ricos, y si no, ahí tienen ustedes a los socialistas. Llegan cantando La Internacional y en seguida cambian de nómina, de coche, de chalé y de compañera, y dejan el país tan pelado de bienes terrenales que los demás compañeros tienen que ponerse a cantar también La Internacional pero más fuerte. Arriba los pobres del mundo y cuando los que van a la cabeza de la manifestación Itegan al poder, a los pobres del mundo que les vayan dando el subsidio de desempleo, y H ZIGZAG Burocracia soviética Uno de los principales objetivos económicos de la URSS es la venta de productos manufacturados a Occidente. Por ello, la empresa de maquinaria pesada Ulyanovsk consiguió un importante pedido de un cliente de la RFA. Más tarde lo perdió porque éste canceló el contrato. El empleado de ia fábrica rusa que debía presentarse en Alemania federal no lo hizo por razones de seguridad: retuvieron sus papeles de viaje durante meses. Es un ejemplo que demuestra las desventajas burocráticas. ellos, a adorar el becerro de oro y a colarse, en cuanto pueden, en los Consejos de Administración de los Bancos. La predicación de la pobreza es labor de misioneros, pero no misión de políticos. Lo que tienen que hacer los políticos es acabar con los pobres, con los mendigos, con los parados, con los hambrientos y con los ignorantes, en vez de encaramarse sobre ellos para llegar a lo alto de la cucaña. Desconfío por principio de los que se alzan en jefes políticos de los pobres, porque conozco a pocos, por no decir ninguno, que viva por sus manos, y que a fuerza de echar mítines a los pobres no haya caído en la tentación de meter las manos en la masa de los ricos. Los jefes políticos de los pobres no aman, evangélicamente, la pobreza, sino que la odian, y por eso se alejan de ella como del diablo. No buscan la pobreza para sentarse en la gloria eterna, sino en el Ministerio perdurable, amén. Don Javier Rupérez, apenas terminado el rebautizo del Partido Demócrata Popular como Democracia Cristiana, ha dicho que el suyo es el partido de los pobres, y a renglón seguido ha lanzado la profecía: él será, alguna vez, presidente del Gobierno. ¿Lo ven ustedes? Todo eso de los pobres termina siempre en lo mismo. Don Javier Rupérez no ha expresado su propósito de terminar en los altares, sino en la Moncloa. Ya se sabe que en este país ia Democracia Cristiana no ha alcanzado frecuentemente buena fortuna electora! pero no parece que don Javier Rupérez se refiriera a eso cuanj do ha dicho lo del partido de los pobres. No estaba refiriéndose; creo yo, a la pobreza de votos, sino a la otra. Habrá visto que en España hay, según dicen las estadísticas, ocho millones de pobres, y eso le ha dado á n i m o s ¡Hala, por ellos! Y con ocho millones de votos, a- la Moncloa. O sea, al paraíso. Bueno, pues los pobres ya los tenemos, gracias al otro partido de los pobres, o sea, el socialismo. Ahora sólo falta que voten al señor Rupérez. Jaime CAMPMANY Películas de narices Los problemas que plantea el formato de las películas a la hora de emitirlas por televisión están dando lugar a un curioso fenómeno que afecta a todos los televidentes españoles. Tan pronto como el director de la película de turno saca un plano medio en el que dos personajes dialogan entre sí, los espectadores, debido a los cortes laterales del negativo, no ven más que un par de narices que asoman a ambos lados de la pantalla. OVIDIO DE ABC EN ITALIA ROMA: Quiosco Pieroni, Via Véneto; Gigli, Via Véneto; Giusti, Vía Palermo; Galli, San Pietro; Bigi. San Piatro; Caracci, Piazza Barberini; De Santis, Via del Tritona; Forza, Piazza di Spagna; Bonomi, Piazza di Spagna; Censi, Piazza San Silvestro; Pascucci, Largo Sciarra; Millo, Piazza Colorína; Bruñí, Piazza Colonna; Cerusico, Piazza Qolqnna; Pacinelli, Viale Liegi; Monetti. Piazza Ungheria; Gioia, Via Bertoloni; Mariucci, Piazza Pitagora; Ver Via Gramsci; Campagna, Piazza Euclide; Silenzi, Viale Bouzzi; Benelli, Via Giolitti; Petroni, Largo Villa Peretti; Lazzari, Piazza Cinquecento; Ceccarelli, Piazza Esedra, Banat- Fao, Viale Aventinio; Scifoni, Viale Europa; Collu, Via Genova; Lucci, Via del Boschetto; Macchini, Via della Consulta; Ergasti, Via Nazionaie; De Filippis, Piazza Veriezia; Cólasanti, Ponte Cavour; Bomcoli, Via Flaminia; Fiumicino, aeropuerto OTRAS CIUDADES ITALIANAS TURIN, Magli; FLORENCIA, Giorgi; GENOVA, Giberti; VENECIA, Bonta. VERONA, Modenese. ABANO, Edista, VÁRESE, Colombi; PALERMO, Lo Cicero; SIENA, Bassi; VIAREGGK) Gaitería Libro; CADREZZATE, ZanelH; PERUGIA, Sanna; ÑAPÓLES, De Gregorio; UNATE, Milán aeropuerto- Sogit; BOLONIA, La Sveglia; BOLONIA, Car ella; BOLONIA, Frarv cni; BOLONIA, Reslam; BOLONIA, Zannetü; BOLONIA, Del Pincio; CAGUARI, Giberti.