Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
1 V. 84 A B C ESPECTÁCULOS SÁBADO 30- 1- 8 Crítica de cine Los festivales de cine ajustan con lupa sus presupuestos Madrid. José Arenas La lucha por los presupuestos es uno de los motivos que mayores quebraderos de cabeza proporciona a los organizadores de certámenes cinematográficos. El que más y el que menos piensa que le están haciendo luz de gas a la hora de las subvenciones. En esta ocasión le ha tocado el turno del baile de cifras a dos festivales. Por un lado, el Festival Internacional de Cine Ecológico de Puerto de la Cruz (Tenerife) que dobla casi su presupuesto en la próxima edición, de dieciocho a treinta millones de pesetas, según informaron autoridades canarias: El otro es el Festival Internacional dé Cine de Madrid (IMAGFIC) al que se le han rebajado las subvenciones, pasando de cuarenta millones de pesetas a quince para este año El alcalde de Puerto de la Cruz, Félix Real, destacó que en la séptima edición del Festival de Cine Ecológico se celebrará un Congreso Internacional sobre Ecología e Impacto Ambiental, tras la firma de un convenio para su organización por el municipio y por la Universidad de La Laguna. Con este simposio pretendemos dar un carácter científico al. certamen Según Félix Real, el festival comenzará a denominarse de Canarias Queremos ir dando al certamen un nuevo formato y un impulso, para que dentro de tres o cuatro años el tema ecológico sea uno más de los tratados por las películas -En la edición anterior se exhibieron sesenta largometrajes, de los cuales doce eran producciones españolas, si bien a concurso entraron sólo catorce. Esto se debe a que no hay producción suficiente al año sobre estos temas, lo que llevó a la organización, desde el segundo año, a dar cabida a otro tipo de cintas y de esa forma permitir un mayor acercamiento del Festival a) público. En la última edición los dos primeros premios fueron para los filmes norteamericanos Aguas peligrosas y La voz del silencio ninguno de los cuáles ha sido estrenado en salas comerciales. IMAGFIC se celebrará del 17 al 25 deL próximo mes de marzo y en él se proyectarán aproximadamente treinta y cinco películas. Como en ediciones anteriores, el núcleo del certamen lo constituirán las más recientes producciones internacionales dentro del cine imaginario (ciencia- ficción, terror y misterio) Este año destaca, en la Sección Competitiva, Cobra verde el último filme de Werner Herzog, y, en la Sección Informativa, el testamento artístico de John Huston: los muertos Los nostálgicos del género verán materializado su sueño con la exhibición de un estupendo ciclo de películas dé la productora Hammer, que pasa por ser la catedral del cine de terror. La segunda jomada se llamará La noche del furor, maratón de hombres y máquinas En ella se verán Mad Max Salvaje de Laszlo Benedek, y Loveless de Kathrym Bigelow. Otro gran acontecimiento, en la Sección de Recuperación, es la proyección de la versión íntegra de Las puertas del cielo la controvertida producción de MichaeJ Cimino. El juego más divertido de Emilio Martínez Lázaro Producción: Kaplan TVE M ¡n ¡sterio de Cultura (1987) Director y guionista: Emilio Martínez Lázaro. Fotografía: Juan Amores. Color. Música: Ángel Muñoz- Alonso. Duración: noventa y tres minutos. Principales intérpretes: Victoria Abril, Antonio Valero, Maribel Verdú, Antonio Resines, Santiago Ramos, Miguel Relian, Ricard Borras, El Gran Wyoming, Diana Peñalver y Juan de Pablos. Salas de estreno: Roxy A y Vergara. Comedia de enredo con aire de vodevil intelectual, trufada de melodrama televisivo, con abundantes motivos para la sonrisa. Hay un cierto tipo de comedia, la comedia madrileña que han desarrollado con éxito- recuérdense Opera prima o La vida alegre -Fernando Colomo y Fernando Trueba, especialmente. Emilio Martínez Lázaro ha venido a sumarse a esta corriente con El juego más divertido -acusando, acaso, una mayor pretensión intelectual, aunque no en grado suficiente como para difuminar la corriente cómica, las entradas y salidas de sus personajes- un vodevil que es decididamente más complicado y tiene mayores aristas que los de sus compañeros, pero que, con todo, alberga suficiente humor directo en su estructura, situaciones y diálogos como para provocar la sonrisa- cuando no la risa- del espectador. Martínez Lázaro ha contado, además, -con un reparto de nombres relativamente populares, dé actores eficaces entre los que destaca- hasta el punto de no entender la película sin ella- Victoria Abril. La trama tiene aspecto de flash- back los protagonistas van contando dirigiéndose al espectador el tremendo lío que se organizó el año pasado Martínez- Lázaro mezcla, además, la historia que pasó con la serie de televisión que rodaban entonces los protagonistas del relato. Un serial melodramático, con amores imposibles, traiciones y encuentros apasionados, escenarios africanos y premeditados asesinatos, en lo que pudiera ser una trasposición de cualquier ejemplo americano por capítulos semanales y con cantante. Ada Lasa- encarnada por la Abril- es Sara en la ficción, y en la ficción ama apasionadamente- aunque siempre aletee, la sospecha de la traición por un tercero- a Mario, interpretado por Bruno Laforgue, su antagonista en la serie Hotel de Fez Ada ama también a Bruno en la realidad, pero su amor se ve permanentemente frustrado por la presencia de sus respectivas parejas- Betty, que vive con Bruno, y Dionisio, marido de Ada- y por la persecución de su público de entusiastas seguidores. Además, la ficción que, como guionista, va desarrollando Dionisio en los guiones del serial, sirve a Mario y a Ada para intentar consumar su pasión, aunque sea siguiendo consejos y situaciones estrafalarias. No contento con las complicaciones antedichas, Martínez Lázaro, responsable total en cuanto realizador- guionista, intenta otra intriga de periodistas de la viscera y secuestradores de estrellas mezclada a su vez con una cómica historia de amores adolescentes situada en el pasado... El paso de la realidad- comedia a la ficción- Antonio Resines y Victoria Abril melodrama lo lleva a cabo Martínez Lázaro con discreta habilidad, aunque en ocasiones ese tránsito quede como difuminado. Junto a Victoria Abril, eje de ficción y de realidad- lástima que la excelente voz con que canta no sea la suya propia- Antonio Valero es un aceptable Bruno- Mario; Maribel Verdú- por extrañas circunstancias, lejos de su brillantez de ocasiones anteriores- concede una cierta carnalidad sosita a Betty, mientras Santiago Ramos compone un cachazudo Dionisio y Antonio Resines se refugia en su habitual mostacho para acentuar el despiste de su personaje: el productor de la serie. El conjunto es amable, la película se deja ver sin esfuerzo. Martínez Lázaro mueve con profesionalidad a sus actores, sin que las complejidades del guión, le superen. Y la fotografía de Amorós es de buena factura, tanto en interiores como en exteriores, en especial los de Fez, que tienen el tono preciso para la ambientación supuestamente televisiva del asunto. Pedro CRESPO ACERCADOS METÁLICOS. X VERjAS Y PUERTAS 5 fc RRCjR