Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
74 A B C REPORTAJE JUEVES 31- 12- 87 La justicia gratuita precisa de Las recientes normas reguladoras del turno de oficio aprobadas por la Junta del Colegio de Abogados de Madrid han puesto de actualidad el viejo problema de los abogados de oficio. Según nuestra Constitución, todos los españoles tienen derecho a la defensa y ésta será gratuita para aquellos que acrediten insuficiencia de recursos para litigar; no obstante, el turno de oficio, por el que estas personas reciben la Todos los españoles tienen derecho a la defensa y asistencia de letrado, según la Constitución española, qué establece en su artículo 119 que la justicia será gratuita cuando así lo disponga la ley y, en todo caso, respecto de quienes acrediten insuficiencia de recursos para litigar Con el fin de que estas personas sin recursos puedan ejercitar su derecho a ser defendidas por un abogado se creó el denominado turno de oficio que ha sido y es objeto de polémica debido a la actitud pasiva con que algunos letrados atienden este tipo de casos. El problema de los abogados de oficio, en opinión de muchos de ellos, procede de cuando el turno era obligatorio y no estaba remunerado. Desde el momento en que se consideraba como injusto (era un deber ineludible por el que no recibían salario alguno) existía una cierta inercia en muchos de los profesionales en e) sentido de que si tenían que despachar diez asuntos en un día y uno de ellos era de oficio atendían prioritariamente a los clientes de pago. En los últimos diez años esta situación cambió y el turno de oficio pasó a tener una remuneración que no ha conseguido erradicar esa inercia y ese sentimiento de que los asuntos de oficio son menos importantes que los otros, un poco con la coartada de que están mal pagados. asistencia de un letrado, es objeto de polémica por cuanto muchos consideran que tales casos no se atienden con la debida diligencia. A una escasa remuneración hay que que sumar el desinterés hacia el defendido que muestran algunos abogados y el riesgo de que el turno se convierta en un subsidio de desempleo para los letrados sin trabajo o en meras prácticas para los recién colegiados. pondiente al curso general de la bscuela de Práctica Jurídica o el de aprovechamiento en los cursos que ai efecto impartirá el Colegio. Asimismo, estas nuevas normas, que entrarán en vigor el año próximo, establecen una especialización de los turnos con el fin de que los letrados se dediquen a aquel tipo de ramas del Derecho que consideren más atractivas. En este sentido, María Luisa Borja, con dos años de experiencia en el turno de oficio, opina que la meseado ejercer de oficio para así poder elegir libremente los clientes y sus honorarios. Hay que tener en cuenta que esta remuneración, aunque escasa, ha conllevado también el que bastantes abogados recurran al turno de oficio como si éste se tratara de una especie de subsidio de desempleo bien porque se trate de jóvenes recién colegiados sin trabajo o bien porque son ya personas mayores que están próximas a jubilarse y no reciben otros casos. Lo te los honorarios que se reciben por los turnos de oficio son muy escasos. El Ministerio de Justicia concede una cantidad al año al Consejo General de la Abogacía, que la dis- tribuye entre los Colegios. Esta distribución no se hace siguiendo unos criterios objetivos con arreglo al número de colegiados que haya inscritos en cada Colegio, sino de acuerdo con criterios de coriflictividad, porque si se hiciera de otra forma habría determinados macrocolegios (el mayor de todos, Ma- drid, con un número de abogados superior a cualquier otro de Europa) que se beneficiarían de este reparto, aunque su porcentaje de conflictividad sea menor. Remuneración escasa En estos momentos, los abogados colegiados en Madrid obtienen por cada caso entre diez y trece mü pesetas. Evidentemente, no es rentable- afirma María Luisa Borja- ya que no tienes tantos casos al año, y cada uno de ellos, si te lo tomas con interés, te lleva mucho tiempo. Yo estoy en el turno por otras razones que no son las económicas, ya que creo que hacemos una labor importante al defender a personas sin recursos, y además profesionalmente te compensa. Pero no por razones económicas, porque en muchos casos incluso pierdes dinero. En otros Colegios españoles, al no ser voluntario el turno de oficio, los problemas se agudizan. Así lo considera el abogado extremeño Eugenio Cabanillas, quien piensa que en nuestro Colegio de Cáceres, si no fuera obligatorio, muy pocos estarían apuntados, puesto que pagan muy poco. Yo recibo al año unas cincuenta o sesenta mil pesetas, que, por supuesto, no me compensan. Tal vez por eso algunos letrados no se tomen estos casos con el mismo interés con que se toman los particulares Porque lo cierto es que son bastante numerosas las denuncias presentadas por personas que consideran que no han sido atendidas debidamente por los abogados que les han correspondido de oficio. Estos casos son más frecuentes en los recursos de casación ante ef Tribunal Supremo, ya que debido a la dificultad que entrañan no son muy apetecibles para los letrados. Aunque algunos, como María Luisa Borja, aporten esperanza al afirmar que en los dos años que llevo en el turno de oficio no rae. he encontrado con ningún compañero que atienda estos casos con pereza o desints- Se corre el riesgo de que esta actividad quede convertida en un subsidio de desempleo para letrados sin trabajo o sin experiencia El Colegio de Abogados de Madrid ha aprobado unas normas por las que se regula que ningún abogado puede acceder a este turno con menos de dos años de profesión La anomalía más frecuente consiste en presentar una actitud pasiva, sin ponerse en contacto con el defendido hasta que se celebre el juicio normal ha sido que nada más colegiarte te apuntaras al turno de oficio para así empezar a trabajar. Y claro, comienzas sin ningún tipo de experiencia ni especialización afirma Atocha Aguinaga, una abogada madrileña que lleva siete años en el turno de oficio. En el otro lado- s i gue- se encuentran abogados muy mayores, que en cualquier otra profesión estarían más que jubilados y que malviven de este turno. Precisamente para tratar de paliar estas deficiencias, a Junta de Gobierno del Colegio de Abogados de Madrid ha aprobado una serie de normas que limitan tanto por arriba como por abajo la edad para ejercer este tipo de trabajo. Así, podrán acceder al turno de oficio los aboga dos que lleven al menos dos años en el ejercicio de la profesión y estén en posesión de! diploma corresdida de la especialización me parece acertada, puesto que hasta ahora sólo había dos turnos, uno general y otro especial, al que sólo puedes acceder tras cinco años de ejercicio en el turno. En el general te puede recaer la defensa de casos de civil, penal, administrativo, etcétera, pero ahora ya vas a poder optar y elegir si quieres dedicarte a llevar casos de una u otra rama. Por otra parte, no sé hasta qué punto resultará útil la exigencia de llevar dos años en el ejercicio de la profesión para acceder al tumo ni cómo van a medirlo, puesto que si solamente se rigen por el criterio de dos años de colegiación, no implica el que esa persona en esos dos años haya efectivamente adquirido una experiencia Todos los expertos consultados coinciden en señalar que ciertamen- Subsidio de desempleo Por otra parte, la pertenencia a este turno no es obligatoria en todos los Colegios, ya que, Dor ejemplo, desde 1978 los abogados colegiados en Madrid pueden apuntarse o no a este turno. En este sentido, Gonzalo Martínez Fresneda, abogado penalista, considera que desde el momento en que es voluntario, el hecho de que esté mejor o peor pagado no puede representar nunca una justificación moral para no atender debidamente los casos de oficio, puesto que si consideras que es poco lo que recibes nadie te obliga a apuntarte: lo eliges libremente y debes ser responsable de tu elección y atender los casos con la misma diligencia con que atiendes al ¡esto de tus clientes Precisamenta, Martínez Fresneda nunca ha de-