Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
JUEVES 31- 12- 87 NACIONAL Los partidos ante el nuevo año político A B C 45 La estrategia de colaboración con otras fuerzas afines, tarea pendiente de Mancha AP dedicará mayor atención a la política en las diversas autonomías Madrid. L. Palma Si el año que ahora termina ha sido para Antonio Hernández Mancha el del ascenso imparable y la novedad recién estrenada, el que ahora comienza va a ser para el presidente de AP la etapa en que tendrá que enfrentarse a la consolidación de los nuevos tiempos lema que resume los deseos de modernización que han caracterizado el primer aniversario del manchismo, o si se quiere del posfraguismo, al frente del partido. En el horizonte, junto con las elecciones ha influido, sin duda, para que se aborde el catalanas, se encuentran la futura política de asunto con prudencia y sin prisas, con lo que acuerdos o actuación conjunta con otras fuerlas opiniones se mantienen en el campo de la zas del centro- derecha para aspirar a goberteoría. Por ejemplo, el secretario general, Arnar que, hoy por hoy, Alianza Popular tiene turo García Tizón, habla de buscar una por definir. La preocupación de los aliancistas aproximación con Convergencia i Unió; el se centra en el desarrollo de una política au- -presidente de Castilla y León, José María Aztonómica tanto en las Comunidades autónonar, un valor en alza en AP, propone mantemas que gobierna como en las que es oposiner buenas relaciones con el CDS, al igual ción. La aparición del fenómeno regionalisque él las tiene en su Comunidad, y es partita en las pasadas elecciones autonómicas y dario de buscar pactos con los nacionalismos municipales es una razón más para que se moderados. empiece a pensar en AP que hay que conceLa realidad va por otros derroteros y alguder una mayor atención a las estructuras y a nos acontecimientos ocurridos este año puela política regional. den servir para ilustrarla. Por ejemplo, la moHasta ahora, las relaciones mantenidas por ción de censura planteada por AP al Gobierel equipo de Hernández Mancha con otros no, poco d e s p u é s del C o n g r e s o partidos no han sido especialmente buenas. extraordinario que catapultó a Mancha, para Los aliancistas tampoco han definido las pautratar entre otras cosas de darle una oportunitas que van a seguir en el futuro para una colaboración con otras fuerzas, aunque defienden que se debe llegar a ella. Sin embargo, ninguno de los actuales dirigentes ha iniciado los pasos convenientes para posibles colaboraciones futuras. De momento, AP camina en solitario y la experiencia de la fenecida Coalición Popular Evolución en la representación de AP Militantes Diputados Senadores Concejales Dip. autonómicos 1983 195.000 106 (CP) 54 (CP) 16.595 248 1987 235.000 68 56 13.656 225 dad de protagonismo al nuevo líder. AP se quedó sola en la defensa de la moción. Después vino el derribo en Galicia y a raíz de la actuación de los socialistas, calificada por casi todas las fuerzas de antidemocrática Mancha anunció una serie de mociones de censura en cadena para descabalgar al PSOE en otros Gobiernos autónomos y Ayuntamientos. Con este planteamiento no consiguió un acuerdo con el CDS, sin el cual era imposible este propósito, aunque lo cierto es que tampoco entabló las conversaciones necesarias para ello. La política de venganza tuvo que ser retirada y Mancha se echó atrás. Sus relaciones con Adolfo Suárez no son ni buenas ni malas porque no existen, aunque la conveniencia de ellas no está en discusión. Con Felipe González, Hernández Mancha ha tenido sus más y sus menos, incluida una polémica al desmentirle el presidente del Gobierno una afirmación realizada a raíz de las conversaciones en el Palacio de la Moncloa sobre política antiterrorista. Mancha, después, no fue a la firma del pacto. Con Jordi Pujol, sin embargo, son mejores. Los contactos con Javier Rupérez y con José Antonio Segurado, otrora sus socios en la Coalición Popular, se mantienen después de todo en la cortesía. Fraga, elviejo roble vuelve a sus raíces gallegas Madrid. L. P. A primeros de diciembre se cumplía el primer aniversario del abandono de Manuel Fraga de la presidencia de AP. Para el que fuera jefe de la oposición, durante este año se ha demostrado que una de las razones por las que dejó las riendas de su partido, en su opinión, no era cierta: Yo no era el obstáculo para la unión del centro derecha ha dicho recientemente. Sin embargo, cuando se fue estaba convencido de lo contrario. Tiene muy claro Fraga, y así lo ha dicho, que no va a volver a dirigir el partido que fundó. Pero el actual eurodiputado sigue presente en la actividad política y el año que ahora comienza va a tener para él un importante objetivo: la preparación de su candidatura a la Junta de Galicia. Mientras soplan vientos de modernización en su partido con Hernández Mancha empuñando la antorcha, Fraga sigue siendo un viejo roble gallego de raíces profundas según su propia comparación. A Galicia va a dedicar ahora sus esfuerzos, a la espera de concluir su man- dato en el Parlamento Europeo, en el 9. fecha en que se espera la nueva cita electoral gallega, probablemente coincidiendo con las generales. Así pues. Fraga no se ha jubilado de la política, aunque en el año que termina le ha tocado pasar por esta experiencia como catedrático, y justamente al cumplir los sesenta y cinco años, pronunció su última lección magistral en la Facultad de Ciencias Políticas. Un adiós obligado. Probablemente esta vivencia pase a formar parte del tercer volumen de memorias que Fraga planea para el futuro, en que también hablará, y asi lo ha prometido, de sus sucesores al frente de AP, de los- que espero contar una buena historia Hasta ahora se ha negado a hacer comentarios sobre los mismos o a enjui- ciar sus actuaciones, y lo máximo que ha llegado a decir es que sería absurdo pedirles que nazcan con toda la experiencia comentario hecho cuando se presentó la segunda entrega de sus memorias, En busca del tiempo servido a principios de diciembre. Hernández Mancha ha sabido dar paso adecuadamente a la actividad de Fraga, primero nombrándole candidato al Parlamento Europeo y después confiando en su personalidad para encomendarle Galicia, que además es un asunto que al propio Fraga le hace mucha ilusión según confesó. El anuncio de estos planes lo hizo el presidente de AP el pasado octubre, de improviso, y después de que durante todo el verano se hablase públicamente de. ello, al haberlo lanzado algunos dirigentes gallegos cuando todavía era presidente de la Junta Fernández Albor. A decir de algunos, este suceso aceleró la moción de los socialistas gallegos que, con el pacto contra natura acordado con Barreiro, consiguieron descabalgar a AP del Gobierno gallego. Fraga, por tanto, se prepara para una nueva campaña electoral, como tantas veces, mientras su partido busca el mensaje del modernismo en plena era posfraguista.