Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 30- 12- 87- INTERNACIONAL -ABC, póg. 29 Una unidad militar afgana deserta ante la dureza de la lucha Islamabad. Afp Las tropas soviético afganas no han llegado a reabrir los 120 kilómetros de rutas montañosas entre Gardez, la capital de la provincia de Paktia, al sur de Kabul, y Jost, la ciudad cercada por diez mil rebeldes afganos, según indicaron ayer fuentes diplomáticas occidentales en Islamabad. Estas informaciones contrastan con las facilitadas por la agencia afgana Bajtar captadas ayer en Islamabad, que afirman que la ruta Gardez- Jost había sido reabierta a la circulación. Según las fuentes diplomáticas, los enfrentamientos son violentos a lo largo de los 120 kilo- -metros de la ruta montañosa y los blindados soviético- afganos que intentaron penetrar- algunos kilómetros adentro de esa ruta fueron repelidos horas más tarde por los mujaidines que mantienen aún el control de la situación en toda la zona. Las tropas soviéticas, que se estiman en unos 20.000 hombres según los diplomáticos occidentales son abastecidas mediante aviones y cientos de vehículos blindados. A este fuerte contingente del Ejército rojo en Paktia hay que añadirle al menos otros 20.000 soldados afganos que conjuntamente intentan romper el cerco a la ciudad de Jost. Los especialistas occidentales comienzan a poner en duda la capacidad de (as fuerzas soviético- afganas para establecer el control de la ruta de Gardez y de las numerosas ciudades de montaña muchas de las cuales se encuentran a más de 3.500 metros de altitud. La moral de (os mujaidines es buena y reciben armas y material suficiente a juicio de los diplomáticos. Estos señalan que miles de mujaidines han sido enviados a la provincia de Loggar (al norte de Paktia) para atacar los convoyes que emprendan la importante ruta Kabul- Gardez. Los diplomáticos en Kabul explican que cientos de heridos han llegado a los hospitales de la capital y que van escaseando los medicamentos y la sangre para transfusiones. También dicen que la moral de las fuerzas afganas es muy baja y que una unidad de la provincia de Paktia ha desertado ante el recrudecimiento de los combates y que los jóvenes son directamente enviados al frente de Paktia donde se libra la batalla más dura. No mencionaron la suerte de la unidad que desertó. Moscú reconoce por vez primera la batalla encarnizada que se libra entorno a Jost Kabul busca una posición de fuerza para negociar con la guerrilla Moscú. Alberto Sotillo La batalla para romper el cerco guerrillero a la ciudad de Jost se ha convertido en un calvario para el Ejército soviético, cuya columna de blindados avanza entre combates encarnizados y El portavoz del Kremlin, Guennadi Guerassimov, afirmó que después de la toma de contacto entre las unidades soviéticas y las fuerzas gubernamentales afganas, ambos contingentes esperan mantener el control sobre la carretera que une las ciudades de Gardez y Jost el próximo 31 de diciembre, para pasar a restablecer el abastecimiento regular de esta última población ei 1 de enero. Guerassimov señaló también que una media de 1.200 minas son retiradas cada día de los caminos que deben atravesar los blindados soviéticos en su camino hacia Jost, a pesar de lo cual aún quedan varios pasos por desminar y completar su control, lo que parece rebajar las anteriores versiones triunfalistas dadas por medios afganos, que afirmaban que las tropas soviéticas se encontraban a tan sólo nueve kilómetros de Jost. En caso de que las fuerzas sobre terreno minado, en una acción en la que la URSS, comprometida por Najibullah, se juega el prestigio militar del Gobierno pro soviético de Kabul, que quiere ganar una posición de fuerza de cara a futuras negociaciones con la guerrilla. camente imposible la resistencia de la guerrilla. Aunque la toma de la ciudad por el poderoso contingente militar desplegado parezca factible para el Ejército soviético, expertos occidentales que visitaron la zona señalan que un control efectivo de la ciudad para que ésta no volviera a ser asediada por la guerrilla requiriría ta permanencia de buena parte del dispositivo militar llevado hasta ella, dada su situación, cercana a las bases de la guerrilla en Pakistán, y rodeada, de montañas, donde la resistencia se mueve como en territorio propio. En todo caso el Ejército afgano- soviético no dispone de un tiempo indefinido para la toma de la ciudad, pues el inclemente invierno afgano comienza su etapa de mayor intensidad a mediados de enero, con fuertes heladas y ventiscas de nieve, que harían muy dificultosas las maniobras para controlar la ciudad de Jost y los 120 kilómetros que enlazan a esta ciudad con Gardez. Guennadi Guerassimov afirmó que e) Ejército afgano mantiene el principal peso del combate sobre tierra, en tanto que las fuerzas soviéticas lo hacen en el aire. Ningún medio soviético, sin embargo, ha dado datos sobre el número de soldados de la URSS que combaten en Jost, calculado por medios occidentales en unos 20.000, que contarían con el apoyo de al menos otros 20.000 soldados afganos y el poderoso refuerzo de la aviación soviética. De acuerdo con cálculos soviéticos, la guerrilla contaría con unas fuerzas cuatro veces inferiores, sin apoyo de artillería ni aviación. Los medios soviéticos insisten en que durante los combates ha resultado muerto un ciudadano norteamericano, pese a los desmentidos dados por Washington. En principio afirmaron que se trataba de un asesor militar de la guerrilla; sin embargo, Guerassimov señaló que si la muerte de un ciudadano con pasaporte norteamericano es un hecho aún se desconocen las actividades que podría estar desempeñando Mijail Gorbachov soviético- afganas se encontraran a nueve kilómetros de la ciudad no habría lugar para los duros combates que prosiguen en la zona, pues los últimos 20 kilómetros de la carretera conducentes a la ciudad discurren sobre un llano en que resultaría prácti- Peligra el intercambio de mensajes entre Reagan y Gorbachov La televisión USA duda que sea rentable Nueva York. José María Carrascal Ronald Reagan y Mijail Gorbachov han grabado ya sus respectivos mensajes de Año Nuevo al pueblo del otro, pero puede que no lleguen a transmitirse. La culpa de esto la tiene la diferencia entre la televisión estatal soviética y la privada norteamericana. El intercambio de mensajes fue uno de los acuerdos menores de la reciente cumbre de Washington. Por parte soviética, no había el menor problema: una simple nota a aquella televisión y ésta pondría todos sus medios y tiempo a disposición del intercambio. Pero con la televisión norteamericana es distinto. Aquí las cadenas son privadas y emiten no lo que les dice el Gobierno, sino lo que consideran ellas importante. Y lucrativo, pues viven de sus audiencias, no del manso dinero gubernamental. Y el mensaje de Gorbachov presentaba problemas. Previsto para ser emitido el viernes a las doce del mediodía, hora local, iba a impedir que se retransmitiese por lo menos los primeros minutos de la parada del rose bowl en la CBS y la NBC, y el comienzo del partido de la Copa Citrus Bowl en la ABC. Total, que las emisoras no han dicho todavía que sí. Quieren antes saber en lo que se meten y ni siquiera para eso dan seguridades, lo que hace peligrar también la aparición de Reagan en Moscú. Lo más curioso de todo es que a las pocas semanas de haber causado sensación en Washington, Gorbachov parece ya no causarla. Como si se le hubieran pasado esos quince minutos de fama que según Andy Warttol es lo máximo que se tiene en nuestros días.