Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, pág. 28 TRIBUNA ABIERTA MIÉRCOLES 30- 12- 87 URANTE los primeros seis años en el poder, los sandinistas fueron los niños mimados de la comunidad internacional, no tenían que extender la mano muy lejos para que las simpatías o la ingenuidad se transformaran en millones de dólares de ayuda incondicional. Sin tomar en cuenta el auxilio masivo que ha recibido del bloque soviético, los sandinistas han obtenido más ayuda en esta década de los ochenta que las cuatro democracias centroamericanas en su conjunto, lo cual ha elevado la deuda extema del país de 1.600 millones de dólares en 1979 a más de 11.000 millones de dólares en la actualidad, excluyendo las generosas donaciones. Si la Contra desaparece, ¿se convertirán de pronto los sandinistas en mejores administradores de las finanzas públicas y sacarán al país de la ruina en que lo han sumido? ¿Desistirán de enseñarles a los niños en las escuelas que la historia de Nicaragua comienza con el Frente Sandinista y termina con el sandinismo? ¿Les dejarán de enseñar a escribir la letra G con una granada de fragmentación, la letra F con un fusil AK- 47 y la letra C con una foto de Carlos porque todo niño en Nicaragua debe emular a Carlos Fonseca Amador? La respuesta es sencilla: ¡No! Porque no fue la Resistencia la que obligó al Frente Sandinista a destruir la economía, ni a endoctrinar a los niños, ni a perseguir la religión, ni a dividir a la familia, ni a sustituir los símbolos patrios con los símbolos partidarios, ni a crear su gigantesco aparato represivo, ni a promover su insaciable apetito confiscativo, ni a confrontarse gratuitamente con los Estados Unidos, fue su ideología leninista. Y ahora, hasta sus más cercanos aliados se sienten frustrados- porque siendo honestoslos soviéticos no sólo le han dado tanques y helicópteros a los sandinistas, sino cientos de tractores y gradas agrícolas; trigo, papel periódico, maquinaria industrial, vehículos, millones de toneladas de petróleo D t ¿Y SI NO EXISTIERA LA CONTRA (y II) Los sandinistas han destruido la confianza no sólo de los nicaragüenses, sino de todos Por Pedro Joaquín CHAMORRO los que han tenido que hacer algún negocio para desarrollar la industria, valiosa asesoría con ellos: hasta la confianza de sus más cercanos aliados. técnica en minas y pesca comercial. Los soviéticos están cansado de pagar la Todo esto ha sido en vano. Los soviéticos cuenta, los sandinistas entonces se vuelcan a están tan frustrados al no poder lograr que los sandinistas administren bien su dinero, México, pero este país, que ha sido muy gecomo el mundo occidental en neroso en el pasado, tiene granque sean buenos demócratas. des problemas económicos y su deuda externa es gigantesca. No es sorprendente, pues, que Los mexicanos les exigen que los rusos, en la intimidad de las recepciones diplomáticas en Mapaguen primero, antes de restinagua, se refieran despectivatuir la confianza, y más importanmente a Nicaragua como el te aún... el petróleo. pozo negro por donde entran Esa cuenta de su ineptitud, los sus dólares y su petróleo, pero sandinistas pretenden ahora que no se ve salir nada, porque lo la paguen los norteamericanos que sale, sale tan clandestina- que son los ricos- pero tammente como las armas a la guebién ellos fueron engañados y rrilla salvadoreña; sólo así se exhan perdido la confianza. plica que un comandante pueda El futuro de Nicaragua es un pagar con un cheque personal futuro azul y blanco, como nues 2,3 millones de dólares a la Extra bandera, porque con los sanxon en calidad de préstamo al dinistas en el poder la situación Pedro J. Chamorro Estado, tal como lo reportó reno es viable económica ni socialEx director de La Prensa cientemente el diario La Prensa. mente, y a la larga, tampoco se Miembro del Directorio de la Resistencia Nicaragüense podrá sostener políticamente. Pero lo más importante que Los sandinistas, desesperados por la aslos sandinistas han destruido en Nicaragua no son los tractores soviéticos, ni la agricultu- fixiante presión económica derivada de su ra y la industria, sino la confianza de la po- propia ineptitud, hacen ahora nuevas promeblación en su capacidad administrativa, en el sas, pero cuando llega el momento de tener sistema político que han impuesto y en su que cumplirlas de acuerdo al calendario al honestidad. que se han comprometido, las condicionan a Los miles de nicaragüenses que han huido que desaparezca la Contra mientras el de la barbarie y que representan un capital tiempo pasa y las fechas se alargan. humano tan valioso, ¿estarán dispuestos a Sin embargo- a diferencia de 1979- una regresar al país bajo un régimen tan desas- comunidad internacional desconfiada y un troso? ¿Quién invertirá su economía del exilio pueblo nicaragüense heroico, les dice: Pago y sus esperanzas en un futuro sandinista, tan por ver Los sandinistas no pueden enseñar rojo y negro como el pasado sandinista? su juego, porque tienen el mismo juego que ¿Quién confiará de veras en la buena fe de tenían en 1979 cuando comenzó la partida y quienes en el pasado se burlaron de todo el un plan de paz no hará cambiar su ideología pueblo y de Ja comunidad internacional? leninista. ¿Qué país u organización le dará empréstiSi cambia, sería la primera vez. ¡Ojalá! Sotos a un Gobierno campeón de la mala paga? ñar no cuesta nada. lirismo: Cuando me despierte a tu lado, el mundo- me parecerá nuevo. Tú eres el mundo al que me conPor Crisógono GARCÍA fiaré sin reservas. Todo lo que es tuyo me parece un mundo. hueso. Su amor, después, se va acrisolando. El mundo es inmanente en Juan Ramón. El Haciéndose oro. Zenobia es la forma espiritemperamento activo, lúcido y jovial de Zenotual de Juan Ramón Jiménez. Por fin, Zenobia cura las llagas que la melancolía y la debia, como su poesía, desnuda, paradigma de presión fibran en el alma de nuestro poeta, gracia. El laberinto por su contenido erótico casi siempre amurado a su torre de marfil. desagradó a Zenobia. Juan Ramón la replica: Momentos pletóricos vive con Zenobia: En mis versos carnales hay una tristeza de Zenobia, estás, en el sol de oro, en el aire la carne. El placer material me repugna En fresco, en el canto de los pájaros. Resuena Zenobia revela los misterios de la creación. a otro verso juanramoniano: Dios está azul. El mirlo simboliza la libertad. El canario la beLa comunión con la naturaleza- Dios, es colleza. Y las flores: enviamos un sexo en una municación con Zenobia, que está en la natuflor, dedicado presente de oro ideal a un raleza, que refunde la naturaleza. amor virgen, a un amor probado; sexo rojo a un glorioso; sexo blanco a una novicia, sexos Antes de amar a Zenobia, el poeta se nos violetas a la yacente... Sexos o flores, meantoja egocétrico. Años después se torna teodios de comunicación y de interpretación. céntrico porque Zenobia le eleva al Dios eterno. ¿Al Dios de la teología cristiana? ¿Al En Él diario del poeta y del mar Zenobia Dios de la teología modernista? queda retratada como joven neta, lozana, aleEn cualquier caso ese Dios abrasa en un gre, exenta de los pecados de la primera muascua de amor, de amor a una eterna Zenojer; criatura elemental, virginal. Juan Ramón bia. escribiendo a Zenobia estalla en arrebatado ESDE D a n t e son muchos los poetas que han tributado poemas a su amada, la mejor musa. Juan Ramón Jiménez, de acendrado lirismo, vinculó su vida y su poesía- con lo que se había desposado- a Zenobia Camprubí. Mujer y poesía cifran lo mismo en nuestro poeta universal. Juan Ramón Jiménez se remonta de una consideración tangible a una consideración trascendente, nunca vaporosa. Desde el valor físico sesga su vuelo a los quilates espirituales. El poeta- novio- marido venera en Zenobia a la mujer microcosmos, anillo ceñidor del universo creado, eterno femenino. Su mujer es la sola poesía impronta de la hermosura desparramada por la naturaleza, que en Juan Ramón equivale a Dios. Dios o la naturaleza. Quizá panteísmo. Se extasía el poeta de la Estación total ante Zenobia, mirándole las manos gráciles palmeras. Su mujer es la poesía esencial, poesía verdadera. Se pueden fijar etapas en la trayectoria de su amor como se han marcado en su poesía. Canta primeramente a la mujer de carne y D ZENOBIA, ETERNO FEMENINO