Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ABC OPINIÓN Panorama MIÉRCOLES 30- 12- 87 KASPAROV- KARPOV L AS fuerzas norteamericanas de ocupación vigilaban la frontera italo- austriaca cuando el cardenal Herrera Oria- poco antes de serlo- la cruzó en compañía de Francisco de Luis, el ilustre periodista: era un año, no sé bien cuál, de la década de los cuarenta. El oficial vio los pasaportes de los dos altos representantes de la Editorial Católica, sonrió amistosamente guiñando el ojo y dijo: Ah, togeros y les franqueó el paso. Estos días los dos jugadores de ajedrez Karpov y Kasparov, que han combatido extenuantemente por alzarse con el campeonato mundial del rey de los juegos, fueron recibidos, al comparecer ante los espectadores sevillanos en una de sus últimas y decisivas partidas, con los gritos de torero, torero La primera anécdota es divertida, por lo que supone de gratuita identificación con la torería de todos los ciudadanos españoles, resuelta simplistamente por un ciudadano de USA, pero el significado de la segunda es más profunda, porque consiste en hacer del substantivo torero un adjetivo y aplicarlo, como supremo elogio, a todas las actividades, tengan o no que ver algo con el arte de Cuchares. Nada más dispar de sus suertes que el ajedrez. Las suertes de aquél nacen de la fulgurante improvisación del momento: no hay lugar ni para prepararlas ni para reflexionar sobre ellas. Imaginarse al diestro meditando largos minutos sobre la oportunidad de dar un pase de pecho o natural es inconcebible. En cambio, el salto de cualquiera de las fichas del ajedrez a una u otra casilla va precedido de profundas meditaciones. Pero esas diferencias, sólo acortadas por el jaque al rey y al toro con que el ajedrez y la lidia concluyen, hacen extraño el vocablo que el albero tiene por suyo en el local cerrado en el que esos dos genios han combatido. Intuyo, sin embargo, el ensanchamiento del radio de acción del nuevo adjetivo en el futuro. Los taurófilos lo sabrán con mucha mayor precisión, pero me parece a mí que en donde ganó, por así decirlo, oficialidad fue en la última vuelta al ruedo que aquel ejemplar ser humano que se llamó Antonio Bienvenida dio postumamente, izado por el fervor de miles de aficionados en la plaza madrileña. Acaso colectivamente se haya coreado mucho antes, pero, al fin y al cabo, el lugar y la fecha de su aparición interesan poco. Lo que parece predecible es su utilización fuera de la Monumental o la Maestranza. Si Karpov o Kasparov lo han merecido ya, es cíen veces más fácil que lo merezcan y se le adjudique al orador elocuente en las Cortes, al autor afortunado en los estrenos, al tenor de los agudos brillantes. Pese a lo que hay de pintoresco en eflo, lo celebro. Somos tan parcos en elogios que añadir a la lista uno nuevo lo considero buen síntoma. Ojalá se tribute con generosidad a los triunfadores de 1988. Planetario JURADOS Y JURADOS U N Jurado compuesto por feministas habría reclamado certificado cum laude y absolución plenaria para María Asunción Martínez, la casada de Ondara que se liberó de un marido libertino y sádico mediante once puñaladas en la barriga. Un Jurado compuesto por machistas habría demandado algo más sustancioso que la pena de seis años y seis días que el Tribunal competente acaba de aplicar a la desdichada parricida. En este mundo traidor nada es verdad ni mentira y eso, tan filosófico, tan campoamo riano, aflige también a la discutida y futura institución del Jurado con la que se aspira a aplicarle a la Justicia, esa señora de ojos vendados a la que ahora tratamos a botellazos, un apellido: Democrática. No complace al paisanaje la Justicia de ahora que, en trámites previos, tiene más tiempo en Comisaría al atracado que al atracador y ve aumentar el papeleo considerablemente desde que da a los criminales permisos de fin de semana para que no pierdan la mano en el arte, tan protegido, de delinquir. Pero ¿qué será en día no lejano una Justicia requerida entre la mecanickJad absurda de los preceptos del Código y la pasionalidad de la opinión pública representada por doce hombres- y mujeres- sin piedad o excesivamente piadosos? Sin esperar a saberlo por experiencia directa, un caballero en libertad provisional, don Objetos de arte únicos, desde 15.000 pesetas A. HÍPOLA Joaquín CALVO- SOTELO de la Real Academia Española Javier Anastasio, incomprensiblemente perseguido por haber tirado una pistola a un pantano en lugar de utilizarla para retirar dinero de los Bancos, ha preferido darse el piro cuando ya se le venía encima la vista de su causa por aquella acción de amistad y la petición, llena de intransigencia, de sesenta años por la comisión de gesto tan delicado. Ya hemos presenciado sin embargo, alguna sentencia, dicho sea corf todos los respetos y cautelas, que estimaba que ciertos delitos graves de terrorismo no to son si se hacen por amistad, y leído algunas pastorales en las que se considera respetabilísima la costumbre de asesinar a tiros en la nuca o bombazo que te pego si el que lo hace es ló bastante cristiano como para distinguir entre un vasco y un máqueto. De algún modo, la preponderancia de los medios de comunicación, sobre todo los audiovisuales, ha venido a constituirse ya en una forma de Jurado que preopina sobre todo lo divino y lo humano a diferencia de monseñor Setién y sus dos colegas, a quienes les parece mucho más importante proteger a lo inhumano que respetar lo divino. Un prelado libanes, monseñor Michel Saba, se verá desde ahora en el compromiso de hacer Jurado, a lo divino o a lo humano, de los complicados litigios entre israelíes y palestinos, puesto que Su Santidad lo ha nombrado patriarca de Jerusalén, sin duda, confiado en que monseñor Saba sabrá ser cristiano antes que palestino. Duro Jurado el de este sacerdote en un país en llamas. Pongamos los ojos en este elegido del Señor. Esperemos que él no los ponga en el ejemplo de monseñor Setién y tos suyos, por. que si lo hace, seguro que nunca habrá paz en Palestina. Lorenzo LÓPEZ SANCHO Serrano, 28. 28001 Madrid