Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MIÉRCOLES 30- 12- 87- OPINION -ABC, póg. 15 A cumbre celebrada en Riad, capital de Arabia Saudí, por los soberanos de los países miembros del Consejo de Cooperación del Golfo (la propia Arabia Saudí, Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Bahrein, Qatar y Omán) ha venido a significar el esfuerzo político regional más importante producido hasta la fecha para encontrar una salida a la guerra que mantienen Irak e Irán. Aunque el empeño ha sido político, la motivación ha sido económica: los países del Consejo son conscientes de que la persistencia y el incremento de la tensión militar en la cuenca resulta, a corto y a medio plazo, incompatible con sus intereses económicos vitales. El peligro estructural para la navegación en la zona, de m a n t e n e r s e d u r a n t e un tiempo, acabaría por distorsionar absolutamente la exportación de los crudos de petróleo. Antes de seguir con otras consideraciones sobre lo que ocurre en la más importante geografía del petróleo mundial, conviene señalar e insistir en el hecho de que el conflicto abierto entre Irán e Irak no responde a razones actuales, o circunscribibles a la incompatibilidad ideológica entre los sistemas de Bagdad y Teherán, ó a la antipatía personal entre Saddam Hussein y el ayatollan Jomeini, sino que esta guerra se inscribe en una larga y profunda secuencia histórica de conflictividad entre el Irán, de confesión musulmana chií y de raza y cultura arias, y su entorno árabe, de confesión musulmana mayoritariamente suní y de raza d i s t i n t a aglutinada sobre primordiales componentes semitas, y formalizado culturalmente sobre patrones enteramente distintos que los persas. Es necesario insistir en esto para entender que el turno de la inmediata colisión entre árabes e iraníes corresponde a Irak, por ser Estado fronterizo con Irán. Estos factores de permanente tensión explican la generalidad y la práctica inc o n d i c i o ñ a l i d a d de los apoyos, políticos y sobre todo económicos, que los demás Estados ribereños del Golfo prestan a la República socialista de Irak, por más que este régimen sea así- -e confesión progresista y d radical- -y sus financiadores L CUMBRE EN RIAD de la zona sean monarquías conservadoras, de fuerte sintonía política y diplomática con el mundo angloamericano. Irak es su escudo militar y territorial frente al hegemonismo iraní. Así ha sucedido por lo menos hasta ahora, hasta el comienzo de la cumbre de Riad. Desde esta ocasión en adelante pudiera variar la postura de los países del Consejo en dos sentidos alternativos: pasando desde el apoyo político y económico a Irak hacia una apuesta militar solidaria y conjunta, o entrando por un cauce de negociación política con Teherán, capaz de conducir hacia una salida negociada del conflicto. Sólo la confirmación de las noticias de que Jomeini vive sus últimos días abriría el camino a la segunda opción de la alternativa. Pero mientras tanto, el Consejo de Cooperación del Golfo parece, al menos, haber subido un peldaño más en el proceso de su integración económica y defensiva. XISTE preocupación en el Gobierno c e n t r a l ante la profusión de viajes de. los presidentes de las Comunidades Autónomas. No es de hoy: hace más de dos años se anunció la intención del Gobierno de regular estas salidas a través de un decreto. Pero nunca más se supo. Hasta ahora la única norma vigente, pero no vinculante, es que los Gobiernos autónomos deben notificar previamente al Ministerio de Asuntos Exteriores las salidas de sus mandatarios. Los datos son elocuentes sobre la proliferación de las salidas al extranjero de los mandatarios regionales. Dos planos deben distinguirse en el problema: la proyección y coordinación de la política exterior y el posible despilfarro económico. Respecto al primero no debe haber duda de que la política internacional es competencia exclusiva del Gobierno central, como reconoce de modo expreso la Constitución y demanda el sentido común. Cuestión distinta es E VIAJES Y AUTONOMÍAS que los Gobiernos regionales se integren en un programa general y aporten sus propias perspectivas, que indudablemente conocen mejor que nadie. Pero el puenteo de las Embajadas es una práctica que resulta inadmisible, hágalo quien lo haga, desde posiciones de izquierdas, de centro y de centro- derecha, que de todo hay y ha habido en esta obsesión viajera de nuestros dirigentes autonómicos. La consideración de que sólo existe una política exterior y ésta la ejecuta el Gobierno de la nación debe primar sobre el temor a herir susceptibilidades y recelos históricos. La leal cooperación ent r e el G o b i e r n o y l a s Comunidades Autónomas, desde la jerarquización explícita de las competencias en la materia, debe ser el principio que informe la presencia de estas últimas en el diseño global de la política exterior. Imbricada con lo anterior hay aquí una cuestión de imagen: no puede causar una impresión excesivamente favorable en nuestros interlocutores extranjeros el que en el plazo de unas pocas semanas se sucedan las visitas de ministros y consejeros de los mismos departamentos. No siempre, por otra parte, estos viajes están debidamente justificados ni se realizan con la necesaria prud e n c i a en c u a n t o a los medios económicos. Los séquitos que han acompañado a algunos presidentes regionales- -Lerma en Bruselas o Rodríguez de la Borbolla en Israel- han sido simplemente escandalosos. Recordaban, cambiadas las circunstancias, aquellas míticas comitivas de reyes y reyezuelos orientales que deambulaban por Europa hace treinta o cuarenta años. Eso de que parientes, amigos y demás afectos formen parte de estas comitivas, ni es serio ni se aviene a la más evidente disciplina en el gasto público. El turismo es para el verano. Viajar con el dinero de todos implica, o debiera implicar, otros quehaceres y comportamientos. Nos parece obligación del Gobierno central introducir racionalidad y coherencia en estos viajes. La España de las Autonomías nada tiene que ver con los reinos de taifas, pero tampoco puede parecerlo. DOLAR, DÉFICIT DE CONFIANZA L A grave debilidad mostrada por el dólar durante los últimos días la convierte en problema político de absoluta preferencia para la Administración norteamericana. Para las democracias industriales de Occidente es todavía un problema económico, pero puede alcanzar caracteres políticos y sociales preocupantes si en un plazo razonable no se encuentra una solución concertada a este peligroso asunto. Los aliados occidentales están obligados a alcanzar acuerdos más suficientes y más elocuentes que los conseguidos hasta ahora. Los Acuerdos del Louvre, en febrero pasado, no deben ser como referencia un nuevo punto de llegada, sino un punto de partida. La confianza económica internacional en la solvencia política de los Gobiernos occidentales debe restaurarse. Presidente- Editor Presidente- Edito GUILLERMO LUCA DE TENA Director LUIS MARÍA ANSON Director de ABC de Sevilla Francisco Giménez- Alemán Subdirector: Antonio Burgos ABC Subdirectores Darío Valcárcel, Joaquín Vüa, José Javatoyes, Manuel Adrio, Jdaquín Amado Jefes de Redacción: J. A. Gundin Continuidad) J. C Azcue (F Especiales) B. Berasátegui (ABC Literario) A. Fernández (Economía) J 1. G. a Garzón (Cultura) A. A. González (Continuidad) R. Gutiérrez (Continuidad) L. Lz Nicolás (Reportajes) C. Manbona (Continuidad) J. L. Martín Descalzo (Sociedad) J. Olmo (Edición) L. I- Parada (Suplementos Económicos) L. Prados de la Plaza (Continuidad) C. Prat (Dominical) Santiago Castelo (Colaboraciones) J. M Zuloaga (Investigación) Secciones: J. Rubio (Arte) J. M. Fdez. -Rúa (Ciencia) A. Garrido y J Espejo (Conlección) J. C. Diez (Deportes) A. Yáñez (Edición Aérea) J. Badia (Educación) E. R. Marchante (Espectáculos) J. Pato (Gráfica) M. A. Flores (Huecograbado) F Rubio (Ilustración) M. Salvatierra (Internacional) C. Navascués (Madrid) J. A. Sentís (Nacional) M. A. Martin (Sanidad) 0. Martinez- Luján (Sociedad) R. Domínguez (Sucesos) V. Zabala (Toros) E. Yebra (Vida Social) Director General de Prensa Española, S. A. JUAN MANUEL GONZALEZ- UBEDA Producción: S Barreno Personal: C. Conde. Financiero: I Laguna P. Datos: V Peña R. Externas: J. Saiz. Comercial y Distribución: Enrique Gil- Casares Publicidad: L. Escolar. Teléfonos: Centralita (todos los servicios) 435 84 45, 435 60 25 y 435 31 00 Tétex: 27682 ABCMDE. Publicidad: 43518 90. Suscripciones: 435 02 25. Apartado 43 Prensa Española, S. A.