Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
GENTE Charo López huye del frío madrileño y deshará la casa en el verano austral Buenos Aires. HARO López, de vuelta por las pampas, inaugurará la semana próxima la temporada de verano bonaerense con Hay que deshacer la casa la pieza de Sebastián Jungent tan bien conocida por el público español. Thelma Biral comparte el escueto elenco. Ya el verano anterior, Charo y José Sacristán fueron el éxito indiscutible con su versión de Una jomada particular de Ettore Scola, que pasearon por Mar del Plata y la mítica avenida Corrientes. Ahora Charo ha vuelto en solitario, animada, según dice, por el excelente recuerdo de aquellos esforzados días dos funciones en verano son muchas funciones así como por su deseo de seguir trabajando a las órdenes de Gandolfo, por quien siente una admiración nada disimulada. La obra me fascinó desde el primer momento. No es frecuente en el teatro español que se escriMARTES 29- 12- 87 C ban papeles de tanta fuerza y tanta encarnadura para mujeres. Así que en cuanto me enteré de la posibilidad de ponerla de nuevo en escena y comprobé que Gandolfo estaba libre, me lancé sin casi pensarlo a esta nueva aventura. Desde luego, estoy entusiasmada. Últimos ensayos. En la coqueta platea del teatro Tabaris (a muy pocos metros del histórico y simbólico Obelisco) rezuma ya el ambiente de estreno. Nervios y lógicas prisas. Charo se somete- -sonrisa radiante en ristre- -a una prueba de vestuario. Está divina, ¿no es cierto? comenta de pasada una asistente. Charo vuelve al uso de la palabra: Creo que la obra puede funcionar también aquí. Lo que se cuenta sobre un cierto tipo de educación o sobre la forma de pensar de una determinada generación de mujeres es común en buena panjenderlos países latinos. Además, huye de la solemnidad y de las grandes frases. Es un excelente entretenimiento y algo más. Irrumpe de cuando en cuando al- que no sea el trabajo. No veo la gún audaz reportero deseoso de hora de que llegue el estreno. arrebatar a la actriz de las tablas De cuando en cuando, algún en sólo por un par de horas Impen- vite traidor de la nostalgia asoma la sable. Después del estreno, lo pezuña por debajo de la puerta. que quieras. Pero ahora mismo no C l a r o estamos en N a v i d a d tengo tiempo ni ganas. Cuando empiezo a acordarme de España, de los amigos y de la faCharo López llegó a Buenos Ai- milia, me compro el ABC para leer res hace ya mes y medio. Desde a Jiménez Losantes o me encierro entonces se ha dedicado totalmen- en casa y me paso horas enteras te a los preparativos de la función. escribiendo cartas. Ni demasiadas escapadas sociales Finalmente, debe volver a la es- -pese a que aquí no hay sarao que renuncie a contar con su pre- cena para ultimar los preparativos sencia- ni, menos aún, una esca- de un numerito musical con la topadita a la playa para lidiar los ri- nadilla de A Atocha va la niña tan sandungo. En fin, la cosa margores del termómetro. cha, según se deduce de los ros Tengo bastante claro que para tros más o menos sonrientes del hacer esta obra he renunciado a personal. Y aunque algunos profealgunos proyectos más que intere- sionales de la insidia intentaron ensantes en España. Y también sé turbiar las aguas con absurdas verque esto es lo que soñaba hacer siones despachadas desde Madrid, desde hace mucho tiempo. Este parece que el estreno más esperapapel de Laura- me- ha- ttegado en e l- do de lí tpmpnrarla porteña tiene momento justo, tanto a nivel profe- la maquinaria pronta para empezar sional como personal. De modo a devorar funciones. que no puedo pensar en otra cosa José Alejandro VARA ABC 105