Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MARTES 29- 12- 87 ESPECTÁCULOS A B C 83 Música- En vísperas del caos: el Auditorio Nacional de Música sin aparcamiento Se espera inaugurarlo el 12 de octubre con Atlántida Las obras siguen su curso. La mole redondea sus formas. El arquitecto jefe, artífice del Auditorio Nacional de Música, José María García de Paredes, afirma que en octubre próximo estará todo a punto. Se habla del día 12, fiesta de la Hispanidad y de Atlántida para la inauguración. Se confirma que serán más de dos mil las plazas y que pasan de seiscientas las de la segunda sala. En total, unos dos mi ochocientos asistentes posibles. Mientras, el Ministerio de Cultura, los constructores del Auditorio se inhiben- consideran que no les corresponde a ellos- del problema del aparcamiento y hasta creo que García de Paredes ha manifestado la imposibilidad de instalarlo subterráneo, bajo las salas y dependencias. Se afirma que el problema es municipal. ¿Lo es? Creo que cuanto afecta a Madrid, aquello que incide negativamente en la ya catastrófica situación circulatoria, cae dentro de las materias prioritarias que exigen remedio urgente. Pienso con pavor en lo que puede ser la zona en la que está enclavado el Auditorio a partir de su inaguración. ¿Dónde esta el aparcamiento más próximo? ¿Se ha hecho un análisis de lo que será una calle, ya hoy congestionada, en las tardes filarmónicas y en que muchos de sus clientes de los conciertos son personas de edad no muy apta para el empleo del Metro como transporte? ¿Y en la coincidencia, tantas veces de partidos de fútbol, en el Bernabéu? ¿Se recuerda la paralización que supuso, durante muchos meses, reconvertir la glorieta de Atocha con la supresión de los puentes y pasos elevados? Que no haya de realizarse, ya en marcha el Auditorio y ante los hechos probados de la circulación al borde del colapso, lo que antes causaría mucho menos daño a todos. Hemos vivido con los sucedáneos del Real, como espléndida sala de conciertos y la Zarzuela, como pobre pero honrado fondo lírico del que se arrancan más posibilidades de las exigibles, años y años. Creo que no sería tan grave que, si hace falta, se prolongase la situación unos meses más, con tal de que la apertura de lo que ha de ser el definitivo centro sinfónico de Madrid se efectúe con las debidas condiciones de acceso y acomodo para los medios de locomoción. ¿No hay una plaza vecina bajo la que pudiese construirse desde hoy, mejor que desde mañana, el aparcamiento? La incomodidad del Teatro Real, con la estrechez de los accesos laterales ha hecho de cada salida de concierto una lucha por la conquista del vehículo de turno. Y no se olvide que el sector tiene dos, tres aparcamientos no alejados y que la situación, con sólo el Palacio Real por noble mole continuadora al frente, incide menos en el fluido curso circulatorio que una vía como Príncipe de Vergara, en el corazón de una zona super poblada y con abundancia de viviendas. Que luego no hayamos de lamentamos por la falta de previsión. Son ya dos, con ésta, las personales advertencias- acusaciones- públicas sobre el problema. ¿Ministerio? ¿Ayuntamiento? Si de verdad aquel cumple sus fines y obligaciones con la puesta a punto del Auditorio, que el Municipio afronte los suyos en el área del urbanismo y del transporte. Y como la cabeza visible del Municipio es de don Juan Barranco a él va directamente esta llamada. Aunque para el señor Alcalde pueda ser más cómodo el: Pase a la sección correspondiente, que yo me reservo para la inauguración del Auditorio en su día, porque a mi coche oficial no se le pondrán trabas Y obvio es decir que me encantaría tener que rectificar a bombo y platillos- d e la ONE, o de la otra Banda Municipal: a gusto del consumidor- con un comentario cuyo título ideal podría ser: Auditorio, sí; aparcamiento, también Antonio FERNANDEZ- CID Tradicional ceRcierto navideño en el Io de Octubre Para afirmar una bella tradición por el camino ya iniciado el año último, el hospital 1 de Octubre se abrió a la música, hermanados facultativos, auxiliares, técnicos, empleados y enfermos del enorme centro sanitario con instrumentistas, muchos de ellos beneficiarios alguna vez de sus atenciones profesionales y todos amigos, como elementos que forman en la Orquesta Nacional, del doctor Carlos Prieto, alma, con Víctor Martín, de la iniciativa. La respuesta de los profesores que, con el indicado concertino- director integran la Orquesta de Cámara Española, hace posible este encuentro filarmónico de la mejor calidad, remanso, lenitivo, terapéutica para el dolor contra el que se lucha en el hospital. Sus directores, Javier Esparza y José María Rivera- este último abrió el acto, continuado con palabras del doctor Prieto y de quien ahora informa, cliente agradecido del 1- o de Octubre- presidieron el heterogenio senado, en el que no faltaban los niños, copartícipes en la obra prevista como clausura del programa: la Sinfonía de los juguetes de Haydn, para cuya interpretación se unieron a los instrumentistas de cuerda los elementos infantiles con cucús, carracas, pajaritos, trompetillas... como traviesos solistas sui géneris, fundidos en las filas de estos nuevos bisónos profesores hijos de galenos y de músicos en la más fraternal lección. Antes, un Concierto de Navidad de Torelli, de clásico curso e inspirado contenido. En el centro, el luminoso regalo del Concierto en la menor para dos violines y orquesta, de Antonio Vivaldi, con solistas de lujo: los concertinos de la Orquesta Nacional, que tan bien funden sus calidades, Víctor Martín y Domingo Tomás. Y como los aplausos generales tenían contundencia de ovación y pedían el regalo, Víctor Martín anunció el de unos villancicos, dedicado el entrañable Noche de paz a dos espectadores de excepción: Carlos Gonzalo, un tiempo violinista, hoy unido a la ONE por trabajos musicales, que acaba de salvar la experiencia de un feliz trasplante de riñon, y Angeles Gulín, la gran soprano, la heroica mujer, que también venció, luego de un largo calvario, la misma prueba y que luego de ella, cuando volvía a su mundo de cantante sin fronteras, sufrió en Torre del Lago, mientras ensayaba la Turandot pucciniana, un gravísimo ataque del que, a fuerza de temple, se recupera progresiva e ininterrumpidamente. El crítico querría brindarle con estas líneas lo mejor de su afecto, de su admiración y los votos por esa felicidad que tan a pulso está ganando. Y desearla para todos en las inmediatas celebraciones. A. F. -C. Reencuentro antológico de los grupos pop de los 60 Oviedo. Faustino F. Alvarez La música de los años 60, de la llamada década prodigiosa llenó el teatro Campoamor de Oviedo en un festival cuya significación tenía, a medias, el carácter de un acontecimiento artístico y de un encuentro humano. Todos los grupos que, en los años 60, llevaban la música rock, beat y pop por los escenarios de la región se reunieron de nuevo ante sus antiguos espectadores, se agotaron las entradas y se desataron todas las nostalgias, tanto entre músicos como entre el público. En estos quince minutos de actuación me quité veinte años de encima comentaba entre bastidores Alvaro, cantante de los Líders. Canciones como Lucía, Con su blanca palidez, La Casa del Sol naciente, Oh Solé mío, Bájate de mi nube, Quiero vivir sin íi, etcétera, fueron interpretadas por conjuntos musicales ya desaparecidos, pero que se habían rehecho para la ocasión: Los Galgos, Los 106, Los Fúnebres, Los Espectros, Los Júniors, Los Zódiac, Los Bríos, etcétera. Hoy sus componentes tienen entre los treinta y Jos cuarenta y cinco años, casi todos ellos están alejados del mundo de la música, algunos son padres de familia casados con alguna fan de aquellos años y, como señalaban los presentadores del acto, ésta es la fiesta de la nostalgia y del romanticismo En el descanso del festival se sorteó entre los presentes una guitarra; la prueba consistía en adivinar el nombre de una composición musical y el grupo que la grabó por primera vez. Pero ya nadie se acordaba de estos detalles. Sobre el escenario del teatro Campoamor se escenificó durante el festival el ambiente de los guateques de los años 60, en el que no faltaron faldas muy cortas, el tímido que juega con las carpetas de los discos para aliviar su aburrimiento, o el ligón que acosa a unas muchachas que, invariablemente, rechazan sus invitaciones. Y, sobre todo, la música frenética que constituye una llamada a lo que, entonces, se denominaba mover el esqueleto ALQUILAMOS OFICINA AMUEBLADA Con teléfono. Calle Fernán González, 26, primero Recepcionista, tres despachos, sala trabajo con varias mesas, sala de Juntas, aseos, archivo INFORMA: Señor ALVAREZ