Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MARTES 29- 12- 87 CULTURA A B C 45 El sueño del pabellón rojo un clásico chino, en castellano Granada. Inmaculada Vilardebó La Universidad de Granada está traduciendo al castellano El sueño del pabellón rojo, novela escrita por Cao Xuequing en el siglo XVIII, una de las grandes novelas de la literatura clásica china. La traducción se realiza bajo la dirección del profesor Zhao Zhen Jiang, de la Universidad de Pekín, gracias a un convenio entre la Universidad de Granada y el servicio de publicaciones de Pekín. Los trabajos comenzaron el pasado mes de junio, a partir de una edición deficiente realizada en castellano por un escritor peruano, y está prevista su terminación en julio de 1988. La novela será editada en tres tomos que suman mil ochocientas páginas. El sueño del pabellón rojo tuvo carácter divulgativo sobre las costumbres del modelo feudal en China durante la revolución. Aparecen en ella más de cuatrocientos personajes, utilizándose un lenguaje muy culto. Cao Xuequing nació a principios del siglo XVIII en la provincia de Nanjing, hijo de un alto funcionario de la dinastía feudal. A los catorce años su familia empobreció y subsistió gracias a la venta de cuadros. Falleció cuando contaba cuarenta años. La novela no fue publicada hasta 1911 ya que desde que se escribió circuló clandestinamente a través de copias manuscritas. La novela es una tragedia amorosa entre dos primos, donde se reflejan de forma crítica las relaciones entre cuatro familias de la alta sociedad feudal. Zhao Zhen Jiang cuenta para su trabajo con la ayuda del profesor de filología española José Antonio García Sánchez. Como muestra de la dificultad de los trabajos se señala que para realizar la traducción francesa se tardaron veintisiete años. D El grupo político Ensarna Nacionalista Astur denunciará ante el Parlamento Europeo el presunto incumplimiento por parte del gobierno regional de Asturias del dictamen Kuijpers sobre las lenguas y culturas de las minorías regionales en la Comunidad Europea, según informa Faustino F. Alvarez. Josep Bras: Me gusta partir de los supuestos de un género para hundirlos El escritor catalán cambia el cuento perverso por la novela Barcelona. Adela Farré El relato y el cuento corto viven un momento de auge dentro de la literatura catalana de la mano de una nueva generación de narradores, seguidores del maestrazgo de Pere Calders y, hasta cierto punto, del más joven Quim Monzó. Entre estos jóvenes figura Josep Bras, ganador de la última edición del premio La Sonrisa Vertical con El bajel de las vaginas voraginosas, y del que se ha publicado también este año Exemplar gratuit. En este conjunto de relatos se repiten las características apuntadas ya en su primera obra, La mosca al ñas (La mosca en la nariz, 1985) una perversión de los géneros clásicos- y a sea el relato erótico, el cuento gótico o la historia policiaca de tumo- a través del humor negro y del juego con la polisemia del lenguaje, cierto gusto por el absurdo en el planteamiento de las situaciones y una voluntad de acercar el catalán literario al lenguaje de la calle. Yo critico a aquellos autores- explica Bras- que incluso cuando sus personajes hablan en primera persona quieren ser sobre todo ellos mismos. Creo que en una obra literaria lo que hay que buscar es que el lector se identifique con los personajes de la historia, provocar un eco de empatia, y sí nos pusiéramos a escuchar a esta gente (me lo dice en una concurrida terraza de la plaza de Cataluña) no encontraríamos a nadie o casi nadie que hable un catalán supercorrecto. Respecto a su ácido sentido del humor, el autor señala que se trata de un recurso para suavizar las tragedias terribles que viven mis personajes, que son los seres más desgraciados jamás concebidos, lo peor después de la gran tragedia cretense unos personajes, habría que añadir, a los que nunca les sucede lo que uno espera. Me atrae tomar un género concreto y destrozarlo un poco, añadir algo de humor y llevarlo a mi terreno. Me atrae porque el lector tiene unas expectativas concretas en cada género: en un cuento policiaco espera que al abrirse la puerta aparezca un señor con pistola y se sorprende si aparece una criada. Me parece divertido partir de estos supuestos y hundirlos explica Josep Bras. Aunque manteniendo una estructura de relatos independientes, El bajel de las vaginas voraginosas fue ya un intento de estructurar una historia más compleja, con personajes que atraviesan los diferentes cuentos. Ahora, Bras está escribiendo su segunda novela (la primera permanece inédita, porque era una historia policiaca de trescientos folios en la que no pasaba nada y resultaba muy aburrida que no tiene prisa en terminar. Estoy escribiendo una novela larguísima y lo hago muy despacio, lo que resulta extraño en mí, ya que cuando tengo una idea la pías- mo muy rápidamente. No pertenece a ningún género en concreto; habla de la vida en un hotel con un montón de personajes distintos, uno de los cuales se pone a explicar su vida justo cuando otro tenía ya el cuchillo levantado para cometer un asesinato. Llevo setenta páginas explicando la vida de ese personaje y el otro sigue con el cuchillo levantado... Intento cabrear un poco al lector... Lo cierto es que los cuentos tienen una estructura muy marcada y delimitada, y por eso, cuando encuentras una fórmula que funciona con tu estilo, tiendes a repetirte. Eso pasa si no te provocas, y yo ahora he decidido provocarme escribiendo una historia muy larga. D La primera enciclopedia moderna del mundo árabe, que podrá publicarse dentro de diez años, constará de treinta volúmenes con 150 materias, de las cuales la mitad versará sobre la civilización árabe e islámica. VIENE DEL NTESEAL 10