Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, pág. 36. TRIBUNA ABIERTA -MARTES 29- 12- 87 austríaca por un hijo una madre española necesitaría tener treinta y ocho) es sencillaPor Isabel TOCINO mente un ostensible atropello. Nuestro Gobierno socialista, en vez de ayudar a los hijos que ya están en el mundo, o a los que pueden y quieren nacer en el seno de un hogar, prefiere fomentar los nacimientos atípicos y ectópicos: los hijos sin padre, los hijos con presuntos padres (cuando varios aportan la materia prima) los hijos de varias madres, los hijos de madre soltera. Y así, en la más pura línea de coherencia ideológica y práctica socialista de protección a la familia, lejos de proteger matrimonios lícitos y estables, regula la proposición de ley la posibilidad de que la Seguridad Social sufrague los gastos de toda mujer que, siendo estéril y decidiendo vivir soltera, quisiera ser inseminada. E incluso va más allá, en un alarde de progresismo socialista, regulando la posibilidad de que toda mujer, no estéril, se encapriche un día de tener un hijo y decida comprárselo por la vía de la inseminación artificial, sencillamente porque a lo mejor optó por vivir sola o con compañía que no sea masculina... Sin ánimo de ser agorera: ¡qué caro nos va a resultar esta proposición de ley! Caro desde todas las perspectivas: médico- técnica, jurídica, psicológica, educativa, sociológica, financiera y, sobre todo, ética. ¡A pasado sin la mayor repercusión en la opinión pública, por no haber tenido conocimiento una vez más de lo que ocurre en el Parlamento, una proposición de ley sobre Técnica de Reproducción Asistida que el Grupo Socialista nos ha presentado al Pleno del Congreso de los Diputados. Por la importancia del contenido de dicha proposición, y por la enorme responsabilidad que de la aprobación de la ley se derivaría, considero vale la pena hacer algunos comentarios al respecto. En primer lugar, destacar la irresponsabilidad grave que significa proponer o aprobar leyes de las cuales los expertos han aconsejado prudencia, concreción, concisión y claridad para abordar una materia tan delicada que revoluciona y cambia los conocimientos, pero que no podemos admitir modifique las convicciones, la moral y mucho menos los aspectos más íntimos de la persona humana, cuya dignidad está en juego. En segundo lugar, resaltar el orgullo que le produce al ponente del Grupo Socialista ser pionero en dicha regulación, sin poner en el otro lado de la balanza la responsabilidad histórica que ello conlleva, haciendo un alarde progresista de defensa de libertades, como si la grandeza y el progreso de una nación consistiera en que cada uno haga lo que le apetezca en cada momento, sin ningún tipo de limitaciones. H AHORA TE MAIO Somos conscientes de que caminamos hacia una nueva cultura; hacia una nueva forma de ver el mundo, en donde la revolución tecnológica, y concretamente en el campo de la bioética y la biojurídica, nos está planteando ya retos concretos. Por esta razón, ya que todo va a ser posible y experimentable, en tanto seres humanos, tanto hombres como mujeres, tenemos que marcar unos límites muy precisos, en donde se establezca el modo en el que queremos seguir realizando nuestra función vital como hombres y mujeres en la procreación de la vida. Porque no todo lo que se puede hacer se debe hacer. Atender a estas demandas sociales sin duda minoritarias, con una generosísima legislación: -Cuando no pocas parejas- ¡que pagan impuestos! -necesitan el más elemental apoyo para constituir una familia... es cuando menos desleal. -Cuando tantas familias desearían más hijos, y sus condiciones no sé lo permiten... es, entre otras cosas, contradictorio. -Cuando las prestaciones que recibe la familia española son irrisorias, vergonzosas y tercermundistas (pongamos como ejemplo que para percibir la prestación de una madre LTIMAMENTE ABC ha recogido, con el respeto que imponen los siglos y el interés que se merecen, los centenarios de los monasterios de El Escorial y Las Huelgas, tan importantes en la Historia de España y a la vez centros culturales de primera mano, tanto para el estudioso como para el turista. Ahora, a pasos agigantados, se acerca otro centenario no menos importante referido a un monasterio principalísimo en la historia de nuestra patria, por ser centro de devoción mariana universal. Se trata del monasterio de Guadalupe, en la provincia de Cáceres, que el 15 de agosto de 1989 cumplirá seiscientos años de fundación. u HACIA EL V! CENTEHARIO DEL MONASTERIO DE GUADALUPE Leyendo la historia densa del monasterio extremeño, nos detenemos en la provisión real dada en Sotos Albos por el Rey Don Juan I de Castilla a favor de la Orden Jerónimay a fray Fernando Yáñez, que desde Lupiana vendrá con 30 monjes a vivir a estos parajes de Extremadura hasta que la Desamortización los expulsó en 1835. Es realmente hermoso leer la citada provisión, que en uno de sus párrafos dice: Y por esta nuestra carta rogamos al arzobispo que hoy es de Toledo que alce y levante la dicha iglesia de Guadalupe en monasterio conventual de la dicha religión y Orden y convento, y lo asigne y dé al dicho Fernandiáñez y a los dichos sus frailes, cuales él acogiera, según su costumbre y regla, en prior, cometiéndoles la jurisdicción y cura espiritual y temporal en la dicha iglesia y lugar de la puebla de Guadalu- hoso y se hacen las primeras disecciones. Y junto a esto, molinos junto al río Guadalupe, el agua potable se trae con alardes de la mejor ingeniería, múltiples taPor Carlos CORDERO BARROSO lleres, y el mundo del pe, y que haga todas las otras cosas y cada canto, de las letras y la teología, y el amparo a artistas de renombre universal y los encaruna de ellas que a la dicha iglesia pertenecen. Así, la española Orden Jerónima entra- gos a los artistas mejores para las obras, ba en Extremadura y más en concreto en convierten al monasterio extremeño en sitio Guadalupe, sustituyendo al clero secular que clave para el movimiento pendular de la Corhabía gobernado el monasterio durante siglo te y del saber de entonces. y medio antes, donde las glorias y las sombras anduvieron por doquier, pero que es a Isabel la Católica lo tuvo por su hogar, le partir de la llegada jerónima cuando este lullamaba mi paraíso El Rey Fernando, gar cogerá bríos y llenará de esplendor mucomo casi su mortaja, pues muere en Madrichos años de la vida española de entonces, galejo. Enrique IV, como su tesoro, siendo sin dejar de promover en todo momento el luego enterrado aquí con su madre. Felipe II, desarrollo del hecho religioso y la vida cultucomo alta política, al ser lugar de encuentros; ral en todas sus facetas. y Colón, como devoción particular y baptisterio de los primeros indios, para dejar la ruta Resumir la aportación del monasterio de abierta a Cortés y Pizarra, que un día dieran Guadalupe en el terreno religioso y cultural a gloria a España. Y los siglos siguieron con la vida española es, sencillamente, imposible, una tarea inacabable y distinguida hasta lleporque fueron varios siglos de intensa activigar a los años del siglo XIX con la bajada en dad con el amparo de los Reyes Trastámaras picado de la Orden Jerónima y las leyes dey de la Casa de Austria. Desde la llegada del samortizadoras del Estado que dejaron al lucacereño Fernando Yáñez, el 22 de octubre gar en la mayor de las Incurias. Vendría luede 1389, aquella iglesia mandada levantar go el año de 1908 y comenzaría la restaurapor el Rey Alfonso XI va a sufrir una transforción donde los hijos de Francisco de Asís mación total. Fue tal el concurso de gente tanto han tenido que ver hasta llegar a 1987, que acude a la imagen de la Virgen que es a las puertas del V Centenario del Descubriurgente levantar patios, hacer hospedería y miento de América, de tanta simbología exespecialmente construir hospitales y otros tremeña, donde este centenario de 1989 edificios dedicados a la atención al peregrino. debe tener la altura cultural que merece y Desde el primer momento el mundo de la que esperamos de las altas jerarquías ecleMedicina tendrá un lugar destacado en este siásticas, políticas y culturales de España. sitio, donde se llega a conservar el pan mo-