Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MARTES 29- 12- 87 OPINIÓN ABC 17 Escenas políticas SOBRE RUEDAS si les tenemos que pagar el cambio de imagen, el cambio de programa, el cambio de ideología, el cambio de atuendo y hasta en algunas ocasiones el cambio de señora (vulgo compañera) ¿qué de extraño hay en que también le tengamos que pagar el caprichito cuando cambian de coche? ¿Qué son cuatro años de nada para un coche, con todas las legislaturas de estos señores que nos quedan por delante, que van a hacer más mili que la lata de Cascorro? Lo malo no son estos dos juegos de coches que les hemos comprado ya, lo peor son los coches que todavía nos quedan por comprarles. Así, aforando a ojo de buen cubero, con lenguaje del Dúo Sacapuntas, yo calculo que todavía tendremos que comprar dos o tres juegos de coches más a los excelentísimos. Lo que usted está pensando, que con mil millones se podrían blindar muchos coches de la Guardia Civil en el País Vasco, es de un facha subido... Por favor... Lo progresista y lo moderno es el Audi Turbo. Pero por muchos adelantos que tengan estos coches, lamento que no serán de perfectos como el Fiat que se acaba de comprar El Chupa, que, como saben, es mi Séneca sevillano. Estaba anoche El Chupa orgullosísimo de su coche nuevo y me lo enseñó cuando salía del periódico. Sobre todo, la magia electrónica del tablero de mandos: la gasolina que gasta, lo que funciona bien y lo que renquea, la hora, la temperatura. -Y lo mejor de todo, don Antonio- m e dijo El Chupa- es esta lucecita que tiene aquí. Le aprieta usted a este botón y el puñetero le dice hasta las letras que le quedan a usted que pagar a la financiera... Los coches de los ministros, aunque nos hayan costado a veintiún millones el pelotazo, no son tan perfectos como el Fiat de El Chupa. Ni siquiera tienen una computadora para que sepamos cuántas letras nos quedan todavía que pagarles. Antonio BURGOS ZIGZAG Desolador El doctor Juan José de la Morena, jefe del Servicio de Urgencias del Ramón y Cajal, se ha referido a las altas dosis de soledad en muchos de los que allí se acercan por Nochebuena y Año Nuevo. Se acrecienta el número de ancianos y enfermos crónicos en las fechas prenavideñas. Y- c o s a estremecedora- en ocasiones se llega al abandono puro y simple El acompañante alega que va a aparcar el coche y de este modo se desprende del paciente, por lo general un familiar incómodo en las fiestas. Reposiciones Algunos cines están volviendo a la vieja costumbre de reponer obras maestras o importantes. Nos congratulamos. Aunque la pequeña pantalla o el vídeo nos permitan ver algunos o muchos filmes excepcionales del séptimo arte, el cine hay que degustarlo en el cine, a oscuras, con el gran lienzo de plata llenándose de hermosos sueños. Hoy por hoy, el vídeo no pasa de ser un buen sucedáneo, como una cásete respecto de la audición en directo en la sala de conciertos. OVIDIO A lo dijo don Enrique Basibles desmanes de los batuerón, aquel pequeño micos desagradecidos. El país nistro socialista al que pusiedebe mantener la serenidad, ron a jugar con los aviones y absolutamente imperturbable, los trenes y se le ante los peligros rompían en seguinormales que alguda. ¡Destrozón de nos insignificantes niño! Los ministros servidores del Estason bienes de Esta do puedan correr do. O sea, que sir Jt frente a la violencia Paco, Maravall, Le 3 f V- PTÍ d e a s e s i n o s terrodesma y especialr ¡stas Es- i (y p siDie mente Chaves me n J j f que jefes, oficiales, recen toda clase de soldados o guarcuidados, porque dias civiles mueran forman parte del en atentados conPatrimonio denables, pero ése histórico- artístico es su trabajo. Gadel Estado español. jes del oficio que Sir Paco es como entran dentro del la Dama de Elche. Maravall es sueldo. Pero no se puede percomo El jardín de las delimitir que unos monstruos de cias de El Bosco. Ledesma maldad amedrenten a un mies como Los borrachos de nistro, traqueteándole el coVelázquez. Y Chaves, como che, como hicieron algunos La maja desnuda de Goya. gallegos execrables con el poDon Alfonso Guerra vale más Alfonso Guerra. ¿Y si que el Coto de Doñana. Y don bre donesos desalmados lleuno de Felipe González es un bien ingara a darle una patada al aucalculable, suma de todos los tomóvil de un bien de Estado? bienes de las Batuecas y joya No quiero pensar siquiera en arquitectónica, pictórica, polítique ocurriera una desgracia ca y laboral de la riqueza de semejante. Se me ponen los España, tesoro cultural de Cel- pelos de punta, tan de punta tiberia, asombro y estrella de como a don Agustín Rodríguez Sevilla, Escorial de los goberSehagún, sólo con imaginar nantes hispanos. una barbaridad tan enorme. ¿Qué menos podemos haLos ministros también podrían ser como bonos del Te- cer los batuecos que prever esa posibilidad, por muy remosoro, y su valor está garantizata que sea, y llevar a nuestros do por la riqueza de la nación, preciosos, valiosos y amadísiincluso cuando no resultan demasiado rentables, como en el mos ministros en coches blindados? caso del señor Cusculluela o Calquier sacrificio que para de don Joaquín Almunia. Toellos deba hacer el contridos los batuecos mortales, todos los que tenemos una natu- buyente será nimio comparado raleza jurídica común y un va- con la satisfacción de saber que los semovientes bienes de lor despreciable, estamos Estado se trasladan fuera del obligados a contribuir generoalcance de los desaprensivos. samente a la conservación, Ahí no les alcanzarán ni las mantenimiento y seguridad máxima de esos bienes de Es- patadas de los gallegos, ni los tirachinas de los infantiles celtado semovientes y preciosos. tíberos, ni los tomatazos de Los ciudadanos comunes, a los presuntos exaltados. Un toquienes el destino no ha ele- mate en la sesera ilustre de vado a la categoría de minisdon Carlos Romero sería tros socialistas y, por tanto, como pedrada en ojo de botibienes de Estado, somos cario: las mejores esencias de como abejas laboriosas del nuestra farmacopea política enjambre, y ellos son como la quedarían derramadas. Hasta abeja reina, a la que hay que el Santo Padre va en el patener en una celdilla tan gran- pamóvil Pues a sir Paco tende como la vivienda de don dríamos que llevarle en el casFélix Pons y mantenerla a qué tilló de Belmonte, con muros quieres boca, o sea, a jalea transparentes y cristales antireal. balas. Por todo eso, a nadie debe Gracias a Dios, hasta ahora, extrañar que vayamos a gas- todos nuestros bienes de Estatarnos mil millones de pesetas, do han permanecido ilesos, ínque al fin y al cabo es el cho- tegros y sin un arañazo. Con colate del loro, aunque con pi- el blindaje y la televisión, invulcatostes, en blindar a nuestros nerables. Como el bíblico ministros. Debemos preservar Aquiles. a nuestros bienes de Estado del riesgo que corren ante poJaime CAMPMANY Y MINISTROS BLINDADOS