Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 28- 12- 87 ABC A B C 59 Un primer efecto de L año que está a la crisis bursátil que punto de termihemos padecido ha nar q u e d a r á sido la pérdida de rimarcado por la caída queza de los propietade las Bolsas. Las dos rios de acciones, que últimas semanas del se han visto sorprendimes de octubre variados por la caída generon sustancialmente la Por Víctor MENDOZA OLIVAN ralizada de las cotizatrayectoria de la econoc mía mundial. La cues- Hay una cierta exageración en identificar como comienzo de una recesión la desaceleración del i o n e s No es fácil tión, en este momento, ritmo de crecimiento económico esperado para 1988, dice en este artículo, que titula La eco- cuantificar las consees identificar la ampli- nomía española después de la crisis el director del Instituto de Estudios Económicos, Víctor cuencias que eilo tentud e intensidad de las Mendoza Olivan. En su opinión, es hora ya de que la política económica asuma su papel drá sobre el consumo privado, pero sí parece consecuencias que se derivan del ajuste sufrido a la baja por los vocando un grave desequilibrio de la balanza lógico esperar que éste se resienta en medimercados bursátiles y, consecuentemente, comercial, ya qué el auge de las importacio- da apreciable, en especial el dirigido a bienes por la cotización del dólar. nes en modo alguno puede ser contrarresta- duraderos, que es precisamente el que más Ya antes del descenso generalizado del va- do por el crecimiento de las exportaciones, a se ha beneficiado en el pasado inmediato de la revalorización experimentada por determilor de las acciones, la situación de la econo- pesar de que éstas se comportan de forma nados activos, entre los que se encuentran mía internacional no era demasiado próspera. satisfactoria. los valores bursátiles. Es de esEl crecimiento económico se mantenía en taUn modelo de crecimiento tan perar, pues, que el consumo prisas modestas, del orden del 2,5 por 100, desequilibrado como el que está vado reduzca el ritmo de su cremientras que los tipos de interés tendían a siguiendo la economía española cimiento desde las elevadas comoverse hacia arriba, al igual que la inflación, descubre algunos problemas que tas actuales. que, aunque moderada, mostraba una suave es obligado subrayar. El primero Pero lo más inquietante es tendencia ascendente. En este ambiente, la es la rigidez de la producción inque será la inversión la variable caída de las Bolsas ha inducido una evidente terna, que se muestra incapaz macroecohómica que más se redesaceleración del crecimiento de las econo- de responder con el debido ritmo sienta por la influencia de las mías de los países desarrollados que, de a las exisgencias de la demannuevas circunstancias. La crisis acuerdo con las recientes estimaciones de la da, sin duda como consecuencia bursátil afecta teóricamente a la OCDE, puede ser del 2,25 por 100 en térmi- de un excesivo intervencionismo inversión por la doble vía de nos reales para 1988, esto es, medio punto del sector público. El segundo se refiere a la baja competitividad obstaculizar la capitalización de menos que el porcentaje registrado en 1987. internacional de sectores básicos las empresas a través del mernuestra actividad productiva, cado de acciones y de generar Desaceleración del crecimiento de cual deberá mejorar considela expectativas negativas sobre su El menor crecimiento esperado para 1988 rablemente si se desea afrontar rentabilidad futura. En nuestro V. Mendoza Olivan ha sido identificado por algunos como el ini- con éxito el rápido proceso que Director general del Instituto caso, parece inevitable un cierto cio de una recesión. En este modo de inter- estamos viviendo de integración de Estudios Económicos desánimo de la inversión por pretar los hechos hay cierta exageración a la de España en la economía munambos motivos. Pero es que, que conviene salirle al paso, porque la difu- dial. El tercer problema estriba en el carácter además, a ello se suma la incidencia de los sión de una visión pesimista puede ser suma- provisional inherente a este modelo de crecitipos de interés reales, que continúan siendo mente peligroso. Hoy por hoy, nos encontra- miento, que no coincide con un incremento demasiado elevados, y. las consecuencias del mos ante una desaceleración del crecimiento paralelo de la demanda interna de los países. recorte de los incentivos fiscales a la inverde la economía que no tiene por qué ser dra- de nuestro entorno. sión que luce en el proyecto de ley de Presumática. puestos para 1988, a punto de ser aprobado Es verdad que la economía internacional tras el trámite de su discusión en las Cortes. está aquejada de una serie de desequilibrios Política económica perturbadora El efecto combinado de los factores negativos financieros y reales, de los que el crash Por lo demás, los positivos resultados de la que se acaban de mencionar provocará sin bursátil puede entenderse que constituye una duda una desaceleración considerable del simple consecuencia. Pero no lo es menos evolución económica en 1987 no pueden im- crecimiento de la inversión por lo que no seque algunos de esos desequilibrios pueden y putarse a la política económica, que ha jugaría de extrañar que el Gobierno tuviera que deben ser corregidos gradualmente y sin los do incluso un papel perturbador. Así ha suceadoptar medidas de apoyo a la misma, ya en traumas que llevaría consigo una solución ra- dido con la política fiscal, cuyo comportalos primeros meses del año próximo. dical, evitando que. la economía mundial entre miento dista a l a r m a n t e m e n t e de las previsiones iniciales, como pone de relieve el También la balanza dé pagos de nuestra en una fase recesiva. Esa debe ser la estraeconomía sufrirá las consecuencias de la critegia para afrontar los déficit presupuestario y llamativo incremento de la recaudación tribucomercial de los Estados Unidos, resolver el taria que se está registrando y un aumento sis, al aumentar las dificultades de penetración de nuestras exportaciones en los mercaproblema de la deusa externa, que lastra el del consumo público que supera en tres vecrecimiento de numerosos países en vías de ces el estimado en los Presupuestos para dos exteriores y ser el nuestro, por el contrario, como consecuencia fundamentalmente de desarrollo, y reducir los elevados tipos de in- 1987. Por otro lado, el desbordamiento de las la nueva fase de desarme arancelario, más terés que obstaculizan el despegue de la in- magnitudes monetarias, unido a la elevación asequible, a los productos foráneos. A pesar versión europea, por citar tan sólo algunos de de los tipos de interés, ha sumido a la política de la reducción de los precios del petróleo y los riesgos más inquietantes. En esta línea, monetaria en un mar de paradojas y contrade la relativa estabilidad de tos ingresos por es indispensable que los tipos de cambio de dicciones. El rasgo más positivo de nuestra turismo, nuestra balanza por cuenta corriente las principales monedas entren en una senda coyuntura económica, el comportamiento expansivo de la inversión, ha sido posible graregistrará en 1988 un déficit de mayor estabilidad. cias a los excedentes empresariales de ejerEn resumen: la economía española va a Por lo qué se refiere a España, 1987 va a cicios anteriores que han generado una eleser en 1988 menos próspera de lo que ha ser un año bastante bueno en razón del cre- vada capacidad de autofinanciación, sido en 1987, circunstancia que agravará los cimiento económico previsto. En concreto, el suficiente para no precisar del recurso a otras problemas estructurales que continúan lasincremento del PIB se acercará al 4,5 por fuentes de mayor coste. trando nuestra capacidad de crecimiento. Es 100 en términos reales, porcentaje que será hora ya de que la política económica asuma el más alto de la última década. La fortaleza En cuanto a las perspectivas de la econoel papel fundamental que le corresponde en de la demanda interna, que está aumentando mía española para 1988 hay que partir del la corrección de diphos problemas, dado que claramente por encima del PIB, es más que análisis de las consecuencias de la caída de las circunstancias favorables del entorno suficiente para compensar la aportación ne- nuestras Bolsas y de los efectos inducidos- que han sido decisivas en. los dos últimos gativa del sector exterior. Ese extraordinario por el previsible comportamiento de la econoejercicios- han cambiado de signo. vigor del consumo y de la inversión está pro- mía internacional. E LA ECONOMÍA ESPAÑOLA VA A SER MENOS PROSPERA EN 1988 DE LO QUE HA SIDO EN 1987