Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 ABC LUNES 28- 12- 87 La Plaza de Armas del castillo de Versalles, que en otro tiempo dio albergue a los Reyes de Francia, será el escenario desde donde se dará la salida a la décima edición del Rallye Parts- Dakar. Los seiscientos equipos participantes deberán recorrer más de once mil kilómetros por pistas desérticas hasta llegar, el día 22 de enero, hasta la capital del Senegal. Como todos los años, se calcula que menos de la tercera parte logrará alcanzar la meta. El resto se quedará en el duro deEste último apartado es de capital importancia y se considera imprescindible para poder afrontar la aventura con unas mínimas garantías de éxito. La realidad es que la prueba, si bien físicamente comienza la noche de San Silvestre, tiene su germen muchos meses atrás, cuando los pilotos buscan el vehículo adecuado, planean las asistencias y concretan los acuerdos publicitarios que les permitirán afrontar una aventura tan cara. Se calcula que un equipo de coches y motos que pretenda hacer un papel decoroso, aunque no pueda aspirar a la victoria, debe contar como mínimo con un fondo de un millón de dólares. Las cifras movidas por los equipos oficiales que- como, por ejemplo, Peugeot- se plantean su participación para ganar a toda costa pueden rondar los mil millones de pesetas. A pesar de estas cantidades que asustan, la experiencia es que la carrera es publicitariamente rentable. Una prueba de ello es que Peugeot, que venció el pasado año con los 205 turbo 16. volverá este año a intentarlo con su nuevo modelo 405, también sobrealimentado. Su patrocinador de 1986, la marca de cigarrillos Camel, volverá a la carrera, pero esta vez ayudando al equipo Range Rover. Mitsubishi, Toyota, Nissan, Porsche... todos los que sierto argelino, en las interminables llanuras del Ténéré o en las dunas del Sahara atlántico. En esta ocasión la representación española es más numerosa y mejor preparada que nunca y hay posibilidades de poder alcanzar la victoria en alguna de las tres categorías en que se compite, es decir: motos, automóviles o camiones. Esta vez nuestros pilotos cuentan con organización, buenos vehículos y unos presupuestos que parecen s u f i c i e n t e s para afrontar la c a r r e r a capital francesa. Tampoco se pasará por Barcelona, a pesar del gran eco que tuvo el año pasado. Las presiones efectuadas por las autoridades de la localidad francesa de Séte han hecho que la caravana se dirija directamente a esa parte de la costa mediterránea desde París, para allí subir en tres transbordadores el mismo día 2, que les desembarcarán a la mañana siguiente en Argel para emprender inmediatamente e l camino hasta El Qued, unos seiscientos kilómetros más al ¡Vías tíe seiscientos i seis ersalles primero del año pa Es parte del negocio. Los promotores de la carrera ganan mucho dinero con los derechos de inscripción- más de un millón de pesetas por equipo- pero se comprometen a asegurar el suministro de gasolina y la comida. El llevar miles de litros de carburante hasta puntos alejados en el interior del desierto supone una dificultad importantísima, y el rescatar a los hombres que abandonen en mitad del Ténéré, un trabajo adicional. Por ello, a la meta de Agadez, en Níger, donde hay una jornada de descanso que marca la mitad de la carrera, no deben llegar más de la mitad de los que salieron de Versalles Muchos caerán por la fragilidad de sus vehículos, otros por agotamiento físico y otros por haberse perdido. Extraviarse en desiertos como el Ténéré no es nada difícil, ya que se trata de uña extensión de cientos de kilómetros de planicie sin apenas puntos de referencia. El libro de ruta marca únicamente un rumbo y la distancia que hay que recorrer en esa dirección hasta variar nuevamente el sentido. Si no se es un experto navegante, son muchas las posibilidades de equivocarse en sólo un grado, que después de varios kilómetros se traducirá en una separación de la ruta que supone el extravío. Los que van por detrás tienen el recurso de seguir las huellas de los de delante... pero éstos pueden estar equivocados. Una vez perdido el rumbo y ago- participan en la prueba, vuelven a ella atraídos por la llamada del desierto y por la repercusión. Uno de los grandes aciertos que tuvo el fundador de esta prueba, el francés Thierry Sabine, fue precisa: mente la fecha elegida para su celebración. En los primeros días de enero apenas hay noticias para rellenar los servicios informativos, y menos en las secciones dé deportes. El París- Dakar constituye un formidable recurso y sus imágenes en la arena aparecen en todos los En ésta su décima edición, la representación española está mejor preparada que nunca y tiene posibilidades de victoria periódicos y revistas, además de la televisión, lo que asegura la rentabilidad de la inversión publicitaria. Sabine, que murió hace dos años durante la celebración de la carrera al chocar su helicóptero contra una duna en medio de una tormenta de arena, preparaba otra gran aventura, la Transamazónica, que ha quedado por el momento aparcada. Para este año se ha suprimido la prueba especial cronometrada que tenía lugar en los alrededores de la sur, ya en la puerta del gran desierto del Sahara. Durante los siguientes días los participantes recorrerán las zonas desérticas de piedras argelinas hasta llegar a Tamanrasset y prepararse para abordar el temido Ténéré. Estas primeras jornadas tienen que ser una criba para los participantes. Los organizadores las han planteado especialmente duras para que sucumban en ellas los equipos peor preparados y los menos expertos. Españoles en carrera Varios serán los equipos españoles que tomen la salida, y cabe esperar que la mayoría de ellos pueda estar en la meta. Algunos tienen más posibilidades que otros, y, con suerte, varios estarán entre los primeros de sus respectivas categorías. Haremos un repaso de los principales. En motos nuestro mejor representante es Carlos Mas (número 107) que estará con una Yamaha oficial del equipo Camper. Habitual de este y otros raids del desierto, Mas tiene en su palmares una victoria en el Rally de Túnez y en la Baja Aragón y fue quinto e año pasado en Dakar. Junto a él estará Fernando Gil (108) también ganador de la Baja Aragón y que debuta copilotos. En un Liaz, que va de en esta carrera. Tendrán dos ca- asistencia de Nissan, participarán miones de asistencia. Juvanteny y Casademont (706) y la Jordi Arcaróns (22) campeón de asistencia del equipo Camper, con España de Enduro, dispondrá de Tibau- Sans (654) y Ricart- Ginesta una Merlin de Camel, y Juan Her- (655) con dos Mercedes Unimog. Entre los coches es donde se nández (46) y Agustín Fernández Hormiga (47) con sendas Suzuki, pueden obtener los resultados más intentan ser los mejores en motos brillantes. De todos, el máximo fade serie y escribir una gesta de vorito es Salvador Cañellas (210) compañerismo como lá del año pa- que compartirá con Pedro Maymí sado, en que rodaron juntos hasta uno de los Range Rover oficiales. Este año será su cuarta participaque les separó un accidente. ción, y ha llegado a ser séptimo en En la categoría de camiones se coches y tercero en camiones. Con cuenta con los tres Pegaso de Ca- la misma marca, pero vehículos memel, conducidos por Carlos del Val nos competitivos, tendremos a Al (696) Salvador Servia (695) y Mora fonso Cano (234) copilotando a (694) asistidos cada uno por dos Raymondis, y al ya veterano en esta prueba Juan Porcar, con Rosendo Touriñán (238) Fueron décimos en la última edición. Irán junto a Capdevila- Batista (239) en los Range del equipo Camel español. El equipo Nissan intentará repetir su victoria en diesel, con sus Patrol en manos de Miguel Prieto- Ramón Termens (251) los hermanos Jorge y Hansi Babler (252) y la pareja Bisbe- Casal (253) Con menos posibilidades de triunfo, al menos en teoría, abordarán el desierto Juste- Oracio (297) Franquesa- Escartín (367) ambos con Range, y los Patrol de Fexias- Domenech (466) Sopesens- Trayero (467) Lladó- Termens (468) y Blasco- Duran (469)