Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, póg. 46- TRIBUNA ABIERTA LUNES 28- 12- 87 AY médicos que pació vendría definido sólo sabemos por las cosas (por las vivir nuestra frutas) profesión en o dentro Un hospital es como de un hospital. La vida la hiperesfera de EinsPor Francisco José FLOREZ TASCON, José Miguel LOPEZ- IBOR ALIÑO, hospitalaria tiene unas tein, irrepresentable, José de PALACIOS Y CARVAJAL y Víctor SADA TEJERO características peculiapero calculable. Un res que marcan, en hospital debería ser lo cierta manera, nuestra forma de hacer medidos. Es, al fin y a la postre, una forma de ver mismo. Hay que pasar del problema físico al cina. Esta forma de hacer medicina tiene veny hacer medicina, una idea, una actitud frente metafísico, si queremos estar al día los méditajas e inconvenientes. al enfermar. Es un proyecto interno que surge cos. Los condicionantes negativos son la pérdi- en algunos médicos individualmente, para ha ¿Es todo ello posible? Creemos que sí. La da de la calidad en las relaciones con los en- cer una medicina permeable y accesible entre tecnología moderna parece hacer innecesario fermos. La desresponsabilización de las médicos. No es, pues, un problema tecnológi- el edificio, y puede hacer posible que el esactuaciones médicas es también en ocasio- co. Muchos han escrito sobre el cómo y por fuerzo compartido de diversos especialistas nes una constante. Los enfermos hospitaliza- qué de esta actitud interna que surge en de- sea una realidad. La informática, el telefax... dos no saben bien quién les trata y los médi- terminados médicos. La biografía de los her- los modem y, por poner ejemplos más sencicos se inhiben en algo tan esencial como es manos Mayo son una clara expresión de lo llos, los servicios de mensajeros hacen hoy la toma de decisiones. El hospital como insti- que estamos exponiendo. Entre nosotros, y posible este hospital en cuarta dimensión. Se tución hace delegar demasiado las funciones por citar sólo a un gran maestro de la medici- pueden transcribir y comunicar pruebas médimédicasJün rasgo característico es la imporna, don Carlos Jiménez Díaz, lo expuso con cas de una forma instantánea, con tecnología tancia que adquiere la enfermera, que a su toda claridad. punta. Hoy es corriente hacerlo con los elecvez pierde responsabilidad en la misma proLo que caracteriza a la medicina hospitala- trocardiogramas. Hoy podemos unir, con esta porción que los médicos, y que conduce a ria es primordíalmente la transmisión fluida y tecnología moderna, esfuerzos actualmente que sean los familiares los que asuman la variada de conocimientos entre diversos es- aislados. Todo ello unido por algo tan imporfunción de acompañar al enfermo en su sufri- pecialistas, que luego tienen una aplicación tante como es la historia de la salud que miento. Las raíces de todo ello están casi práctica extremadamente útil en los enfer- cada uno tenemos que tener. siempre ligadas a la cada vez más complica- mos. Adolfo Núñez Puertas emplea el térmiHaríamos de esta forma una medicina hosda tecnificación médica. Los médicos no sa- no, muy atractivo, de polimización médica pitalaria desde la libertad individual. Sin edifibemos hoy hacer medicina sin tecnología No es, pues, ver al enfermo exclusivamente cios. Y, además, no tiene por qué ser cara. punta. Los enfermos buscan ésta de una for- desde la parcela profunda, pero incompleta, La informática baja siempre al final los cosma en ocasiones adictiva. Es común la ex- del especialista. Toda la actividad trasciende tes. presión voy a este hospital porque tiene los al saber médico y al bienestar de los enferLo que no puede transmitir la tecnología es mejores aparatos del mundo Todo ello tie- mos. el calor humano, la relación médico- enfermo. ne, además, una gran resonancia en los meEl hospital no es un espacio físico, es una La tradición samaritana que antes hemos hadios de comunicación, cerrándose uno de los idea. Es un espacio intelectual o psicológico. blado. Eso que se produce en la soledad del círculos más viciosos de la medicina de hoy. Es, en definitiva, un ambiente. Los edificios, a despacho, junto al enfermo, o a la cabecera La tecnología médica es devorada por los veces, son como un corsé que ahoga el am- del enfermo, en el antequirófano. medios de difusión y la comunidad. Suelen biente. Las grandes ciudades pueden y deben teser las noticias médicas más destacadas en Es necesario, al menos así lo creemos al- ner grandes edificios hospitalarios. Todos telos periódicos. gunos, relativizar el problema. de los hospita- nemos conciencia que estos centros agoniTodo ello no es en sf mismo malo y, aun- les como edificios. Albert Einstein decía que zan en el sentido unamuniano. Por eso hay que lo fuese, necesariamente tenemos que tenemos que imaginarnos el problema del es- que buscar alternativas. Nosotros proponeconvivir con este rasgo de la medicina hospi- pacio como un cajón en el cual metemos co- mos una aproximación moderna del hospital talaria moderna. Esté polo negativo tiene que sas, frutas, por ejemplo. El espacio está defi- tradicional. La unión de diversos especialistas ser compensado por otro, que en lenguaje nido por las frutas y el cajón, pero podemos ir y médicos generales, pediatras y ginecóloreduciendo las paredes del cajón hasta ha- gos, por medios tecnológicos. Sin perder la anglosajón se llama la tradición samaritana. cerlas cero y el. espacio está. Es decir, el es- tradición del calor humano de la buena mediLa medicina hospitalaria ha de estar en cina. Eso que falta en los hospitales tradiciocontinuo cambio. Es habitual en los hospitanales. les las inacabadas reformas arquitectónicas. Les aseguramos que el calor humano es Él trabajo de piquete y alfoañilería es casi una algo que no estamos dispuestos a perder, y constante en los centros de enfermedad. Este CRED 1 N 0 RD ESPAÑA, S, A. que la oferta tecnológica, como una necesicontinuo cambio hace más difícil el necesario Por acuerdo de la Junta general extraordinadad y un reto, la aceptamos y la buscamos. sosiego para conseguir que se desarrolle una ria universal de la Sociedad Internacional Fibuena relación afectiva. con los que sufren. La medicina hospitalaria es siempre progrenanciera e Industrial, S. A. dé fecha 27 de noviembre de 1987, se tomó el acuerdo de camAlgunos países, como los mencionados anteso y debe tener un tercer oído y ojo, casi biar de denominación social de la misma, que riormente, son muy reacios a estos cambios como un nuevo cíclope, para saber por dónpasará a ser Credinord España, S. A. de estructura. Por ejemplo, los ingleses conde va a discurrir el futuro. Pero también tiene Lo que se pone en general conocimiento a siguen una acomodación de sus edificios que ser siempre afectividad y ternura ante, el los efectos señalados en el artículo 86 de la vihospitalarios con la tecnología punta que nos que sufre. Tenemos que saber acompañar a ente ley de régimen jurídico de las Sociedaes Anónimas. causa asombro a los latinos. los enfermos, juntó á ellos y a sus familiares, Madrid, 27 de noviembre de 1987. -EI secretario del Consejo de Administración. hasta donde el destino disponga. Y esto últiOtro condicionante deja medicina hospitamo no sólo en los hospitales. laria que hoy está- de moda por mor de los Hemos sido entrenados, como diría un aneconomistas: sus costes. Es cierto que por ALQUILE CON TIEMPO SU glosajón, en un arte liberal que necesita hoy encima de un determinado gasto, la medicina de la tecnología punta. Pero nuestras raíces hospitalaria, y en general la medicina, fracaAPARTAMENTO. se hunden en la tradición del buen samaritasa. El presidente Jimmy Cárter lo cifró en un Consulte las páginas no. 9 por 100 del PIB. Más de un 9 por 100 de de Anuncios por inversión en medicina hace que ésta no funDesde la individualidad y la soledad del palabras de A B C cione. Y la explicación es sencilla: de nada que sufre, nosotros estaremos junto a él. con sirve construir un magnífico hospital si no se el saber médico; la sanidad se transformará acompaña de unos accesos en él rápidos y así, por los médicos, en un hospital en cuarta dignos. Sin carreteras o medios de comunicadimensión, o en un hospital disperso. ción un hospital no sirve. Este es un proyecto realizable porque módicos y empresarios estamos dispuestos a Todo ello nos lleva a pensar que en realiconseguirlo. dad un hospital no es un problema de edifi- H LA COARTA DIMENSIÓN HOSPITALARIA