Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
LUNES 28- 12- 87 RELIGIÓN -ABC, pág. 41 Suquía recuerda quela familia necesita estabilidad para sobrevivir Aborto y divorcio golpean despiadadamente ese equilibrio Madrid. Santiago Martín El arzobispo de Madrid, cardenal Ángel Suquía, celebró ayer en la catedral de San Isidro la festividad de la Sagrada Familia. En su homilía, el cardenal hizo un análisis de los problemas que ha de afrontar la institución familiar en la sociedad contemporánea española y destacó, como enemigos despiadados de la estabilidad necesaria, el aborto, el divorcio y los continuos ataques que sufre desde los medios de comunicación social. Monseñor Suquía presidió ayer, festividad de la Sagrada Familia, la eucaristía en la catedral de San Isidro. Varios miles de madrileños acudieron a la misa para testimoniar así la unidad con el obispo en una fiesta en la que no sólo se recuerda la familia natural sino también la pertenencia a la Iglesia de Cristo. En su homilía, el cardenal se centró en las dificultades que tiene que afrontar la familia en la sociedad española contemporánea. No es difícil hoy en España- d i j o- componer la lista de los problemas que se ciernen sobre la familia: herida en su mismo ser por el divorcio y el aborto y despiadadamente golpeada, en sus costumbres, por una potente y capilar organización de los medios de comunicación social. Sin el amor la familia no puede vivir- continuó diciendo- crecer y perfeccionarse. El amor se alimenta de la Palabra de Dios, de la oración, de los sacramentos, de la Eucaristía y de la Penitencia, del sacrificio, del perdón mutuo, de la misericordia entrañable, de la dulzura, de la humildad, de la comprensión. Monseñor Suquía terminó proponiendo la familia de Nazaret como modelo e invocando su protección sobre todas las familias de la diócesis para que sean fieles a sus deberes cotidianos, soporten ansias y tribulaciones, se abran gozosos a las necesidades de los demás y cumplan los planes de Dios Ir a misa CUIDADO CON LA FAMILIA Concatedral de Cáceres. Fiesta de la Sagrada Familia. Lleno de lujo en el hermoso templo de los siglos XV y XVI. Todo el Cabildo acompaña al prelado en la eucaristía. Un obispo joven, muy espontáneo, de singular capacidad de comunicación. No hay envaramiento en la liturgia, con ser muy solemne. Y hay hermosos cantos en el coro. Actúa el Orfeón Cacereño. Se llama el obispo Jesús Domínguez Gómez. Es andaluz. Se lo noto en el ceceo gracioso de su charla. Me dicen que se han dado cita aquí, para esta fiesta de la Sagrada Familia, los movimientos familiares de estas diócesis cercanas. Me dicen que, para este pastor de la Iglesia, la preocupación por el presente y el futuro de la familia es una de las notas pastorales más despiertas. Por eso ha querido dar a esta festividad el rango que la distinga en las celebraciones catequéticas. Digo que el Orfeón Cacereño canta bien. Les escucho un salmo Heno de fuerza. Les escucho una plegaria mariana con mucha melodía y espléndidas voces blancas que hacen el dúo. Les escucho villancicos. Y canciones eucarísticas. Me digo que es una gloria de Dios llegar a un templo y escuchar músicas que andan muy lejos de los tachín- tachín con que a veces se nos quiere dar la sensación de que todo es muy juvenil y muy a la page del día. Otra cosa: pocas veces he asistido a una mejor proclamación de la palabra. Estos cristianos que la hacen se ve que la han hecho muchas veces. No leen. Comunican. Y lo hacen despacio, con hondura, con mucha gracia en la pronunciación. Cosa que ya digo que sucede también cuando el obispo hace la homilía. El gran regalo de Dios al mundo fue su Hijo. El mundo se salvará cuando aprendamos de Dios a dar a los demás lo mejor de nosotros mismos. Vino Cristo para hacer presente el don de Dios. Es et modelo de hombre que acepta de Dios su condición de don. Cristo es el primer salvado en la salvación universal buscada por el Padre. Un Jesús que se incorpora a una vida familiar. Nace en familia. Vive en familia. Muere en familia. Y no es producto de una situación histórica esta incorporación de Cristo a una entidad familiar. Es la respuesta a un designio de Dios: el de la unión de los hombres por el amor. Amor sin el que parecería imposible llegar a imaginar una convivencia familiar similar a la de Cristo. La ausencia de amor es el mal más terrible de nuestro tiempo. Y a una cosa hay que llegar: a que, en la mayoría de los casos, lo que ha acontecido es que alguien- muchos- no ha podido aprender amor porque tampoco ha tenido familia. Monseñor Domínguez sabe bien lo que dice. Aprieta sus palabras contra el hueso de la más rabiosa actualidad. Se engañan los que creen que la familia es fácilmente sustituible. El obispo tiene gancho, mucho gancho cuando habla. Ricardo HERRERO El general de los Carmelitas, en visita pastoral en España Madrid. S. M. El norteamericano John Malley, general de los Carmelitas de la Antigua Observancia, se encuentra estos días en nuestro país para visitar a los religiosos de su Orden. En España hay trescientos de los dos mil carmelitas de todo el mundo, y setecientas monjas de clausura de las cuatro mil que integran la familia carmelitana que mantiene la Regla y las Constituciones anteriores a la reforma de Santa Teresa de Jesús. El padre Malley ha hecho coincidir su estancia en España con la presentación en Madrid de un libro que recoge la historia de la Orden del Carmen y que es fruto de cincuenta años de investigación del también norteamericano Joaquín Smet. El acto de presentación del libro tendrá lugar mañana, 29 de diciembre, a las ocho de la tarde, en la iglesia carmelita de Ayala, 35. En declaraciones a ABC, el general carmelita afirmó que la contemplación tiene un gran sentido en et mundo de hoy y, aunque reconoce que la Orden está estancada en las naciones occidentales, el crecimiento de vocaciones en el Tercer Mundo y el mayor sentido contemplativo entre los laicos son para él signo de esperanza para el futuro. Malley se refirió también a la situación de as religiosas de clausura y destacó la normalidad con que se ha producido en ellas la reforma de las Constituciones, sin que hayan existido las fricciones que conmueven a las carmelitas descalzas. Insistió a la vez en que la Orden del Carmen está haciendo un esfuerzo por vivir la renovación posconciliar: Estamos siguiendo el espíritu de la Gaudium et spes con decisión- afirmó- entre nosotros existe el deseo de mirar al futuro en lugar de fijarnos en el pasado Juan Pablo II afirmó ayer, ante un millar de peregrinos, que la familia es el medio para lograr una sociedad mejor, durante el rezo del ángelus celebrado en su residencia de Castelgandolfo, en la que el Papa está pasando unos breves días de vacaciones navideñas. La santidad de la familia es la vía maestra y el recorrido obligado- dijo el Pontífice- para construir una sociedad nueva y mejor, para dar nuevas esperanzas al porvenir del mundo. Ayer fue ordenado obispo el nuevo auxiliar de Barcelona Barcelona. Francisco Marhuenda El nuevo obispo auxiliar de Barcelona, Luis Martínez Sistach, recibió ayer la ordenación episcopal en un acto celebrado en la catedral de Barcelona, -bajo la presidencia del cardenal- arzobispo de la Ciudad Condal, Narcis Jubany. El multitudinario acto fue concelebrado por el nuncio del Papa en España, Mario Tagliaferri; el arzobispo de Tarragona, Ramón Torroella; el arzobispo de Sevilla; los dos obispos auxiliares de Barcelona; los obispos de las diócesis catalanas de Gerona, Lérida, Solsona, Tortosa, Urgel y Vich; el obispo de Segorbe- Castellón; los obispos de León, de Menorca, de Málaga, de Santander y un obispo auxiliar de Madrid. Entre las autoridades catalanas se encontraba el presidente de la Generalidad, el presidente del Parlamento de Cataluña y el alcalde de Barcelona. El cardenal Narcis Jubany agradeció en su homilía la masiva asistencia al acto y conminó al nuevo obispo auxiliar, uno de sus más directos colaboradores, a llevar adelante la misión que el Santo Padre le ha encomendado, teniendo presente que el espíritu evangélico que el Señor nos ha dado no es de cobardía, sino de firmeza, amor y juicio El arzobispo de Barcelona añadió que no es fácil actualmente ser obispo.