Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 A B C INTERNACIONAL LUNES 28- 12- 87 China seprepara para una gran invasión de visitantes taiwaneses Se restaura en el Continente la casa de Chiang Kai Chek Pekín. Antonio Fernández Arce El Gobierno chino, hasta ahora no ha anunciado regulación alguna para el ingreso de compatriotas taiwaneses y sólo hace públicos preparativos para darles una calurosa bienvenida desde que empezó el permiso legal de sus visitas a la parte continental, el pasado 2 de noviembre. Por los anuncios hechos hasta ahora se deduce que las autoridades chinas esperan un verdadero boom turístico desde Taiwan y otras zonas. Particularmente en las provincias meridionales de Guangdong (Cantón) Fujian y Zhejiang, de las cuales emigró el mayor volumen de chinos cuando el derrotado Kuomingtang de Chiang Kai Shek se refugió en la isla de Taiwan, se advierte gran alboroto con la noticia de que el Gobierno de Taipeh, despues de treinta y ocho años, permitirá que ciudadanos de esa isla o sus descendientes se reúnan con sus familiares al otro lado del estrecho, en territorio continental. No sin ciertas taxativas. Deng Xiaoping Sólo en Guangdong se estima que hay familiares de unos nueve millones de los 19 millones de habitantes que tiene Taiwan y que la mayoría de los emigrados pertenecían a esa populosa provincia. Es por esa razón por lo que, sin ocultar su satisfacción por la medida adoptada por las autoridades de Taiwan, las de Pekín han dispuesto que de inmediato se organicen oficinas y servicios especiales para atender el flujo de compatriotas visitantes. La medida entra en efecto el 2 de noviembre, pero no se espera un repentino flujo sino hasta una o dos semanas después, dados los trámites que, de acuerdo a la permisión, tienen que hacer (os viajeros taiwaneses ante la Cruz Roja en esa isla. Ya en Guangzhou, capital de Guangdong, la organización china de turismo ha establecido una oficina de recepción de los taiwaneses que lleguen a visitar a sus parientes o a visitar la parte continental y se está entrenando aceleradamente al personal. Shenzhen, la más grande de las cuatro Zonas Económicas Especiales o Zonas Francas de China, limítrofe con Hong- Kong, espera un verdadero boom de visitantes taiwaneses, indudablemente con más que suficiente capacidad económica, dado que Taiwan, uno de los cuatro pequeños dragones de la economía oriental (junto con Hong- Kong, Corea del Sur y Singapur) registra uno de los más altos ingresos per cápita y un alto nivel de vida, en virtud fundamentalmente de su desarrollo industrial, que ha puesto en sobresalto a potencias del Pacífico como Japón y Estados Unidos. Una gran oficina está ya dispuesta en Shenzhen para garantizar el ingreso y la salida de los taiwaneses, así como la libertad de circulación en. el territorio continental. Se ha dispuesto inclusive que las visas les sean extendidas lo más rápidamente posible, eludiendo requisitos que otros ciudadanos deben cumplir, tanto por la China Travel Service de esa ciudad franca como por la Shum Yip (S. Z. Trading Co. de Kong- Kong. También en las demás zonas francas, como las de Zhuhai y Xiammen, se adoptan medidas para facilitar el ingreso y la atención a los compatriotas de Taiwan Todos estos preparativos tienen al parecer el objetivo de demostrar ante la opinión pública lo acertada que es la política china actual de un país, dos sistemas que se propugna para la unificación con Taiwan. Se va a tratar a los visitantes como si ya estuvieran incorporados a ese sistema y ellos podrán propagarlo a su retorno. La propuesta política de un país, dos sistemas que el Gobierno chino se propone hacer comprender a las decenas de miles de taiwaneses que a partir de ahora se volcarán al territorio de la madre patria promete respetar el estatus económico, mantener el ritmo de desarrollo y el nivel de vida alcanzado por los taiwaneses dentro de su sistema capitalista. Pero no se desestima el surgimiento de problemas aun antes que el régimen de Taiwan pueda acceder al diálogo, que aún se vislumbra lejano. Desde la primera semana de noviembre los taiwaneses pueden venir a China a visitar a sus familiares- tras una separación de treinta y ocho años- y a recorrer el territorio, según su gusto, indudablemente con las más grandes facilidades que les ofrecerá el Gobierno chino. Ellos podrán propagar la temperancia y el espíritu democrático que anima a la dirigencia china, que, dejando atrás décadas de encono histórico, hasta ha arreglado para los visitantes la residencia de su antiguo enemigo Chiang Kai Shek en los suburbios de la ciudad portuaria de Ningbo para ofrecérsela como un atractivo y una especie de museo. Chiang, fundador de una República China que casi nadie reconoce ahora, en Taiwan, ha sido el indudable líder de 19 millones de taiwaneses que han alcanzado un alto nivel de vida y de desarrollo económico. El Municipio de Ningbo hasta ha anunciado su preocupación por proteger la propiedad de Chiang (Kai Shek) de cualquier posible daño accidental y ha coordinado con el Municipio de Fenghua, poblado distrital nativo de Chiang, para abrir ahí todos los atractivos turísticos a los visitantes de Taiwan Pero el gobernante de Taiwan, Chiang Ching Kuo, hijo del desaparecido Generalísimo y enemigo acérrimo del régimen comunista, ha dispuesto restricciones a los visitantes, como la de tener que rendir cuenta de sus actividades en China cuando retornen a la isla, no poder adquirir más de 1.500 dólares norteamericanos en productos chinos, no demorarse más de tres meses y poder viajar una sola vez por año. Ganilau, primer presidente de la República de Fyi Sydney. Francisco Sánchez- Bayo Con la aceptación de Ratu Penaia Ganilau como primer presidente de la República de Fiji parece caminar de nuevo hacia un Gobierno civil más estable. El traspaso de poder que Rabuka hizo ha levantado el optimismo en países que, como Australia, hasta ahora permanecían a la expectativa de los acontecimientos en dicho país antes de dar la aprobación definitiva al régimen militar. Los observadores políticos comentan que el cambio se debe a la ineficacia del Gabinete nombrado por el propio Rabuka, donde la mayoría carecía de experiencia de Gobierno. Según el general Rabuka, la vuelta al poder civil está dirigida a levantar la economía- destrozada después de los dos golpes de Estado- y a lograr el reconocimiento internacional de la nueva República de Fiji. Hasta ahora sólo algunos Estados del Sureste Asiático y del Pacífico Sur habían reconocido el nuevo estatus de Fiji. Ganilau parece haber aceptado la presidencia después de haberse asegurado que la nueva Constitución garantizaba los derechos de todas las razas en el país. El borrador de la nueva Constitución debe ser aprobado por el Consejo de Jefes. El general Rabuka ha comentado que en ella se ha tratado de realzar el papel de la comunidad étnica fijiana por encima de las demás, de modo que sus tradiciones y costumbres quedaran aseguradas. Pero respetado al mismo tiempo los derechos de las otras comunidades. Ratu Sir Kamisese Mará, como nuevo primer ministro, ha nombrado ya su Gabinete. Entre los veintiún miembros que lo forman se cuentan diez del anterior equipo ministerial y dos indios. Rabuka ha tomado la cartera de Interior, que incluye a las Fuerzas Armadas e Inmigración, y sólo dos miembros del grupo extremista Taukei figuran en la lista del nuevo Gobierno. Taukei, que contará con los dos tercios del anterior Consejo de Ministros, ha criticado estos cargos. Sin embargo, Rabuka les ha advertido de no entorpecer el camino tomado. Como se sabe, Taukei ha sido el cerebro y el alma de los dos golpes y ha ejercido fuerte presión sobre el mismo Rabuka. Es fácil de entender tal desacuerdo. Pero la vuelta al poder civil no significa el retorno a la democracia; el doctor Bavadra, que no es mencionado en ninguna lista, ha debido entenderlo bien y permanece todavía al margen de los asuntos políticos de su país. Como dato interesante, hace unos días llegaba a Fiji una comitiva del Gobierno de Malasia para negociar con Rabuka. La visita fue significativa por los acuerdos tomados. Malasia ayudará en la cuestión étnica y entrenará a los naturales fijianos con objeto de que éstos no se vean dominados por los hindúes Malasia tiene experiencia en este campo, ya que desde las luchas raciales de 1969 ha mantenido una política racista con éxito, reemplazando a las unidades étnicas china e hindú (35 por 100 de su población actual) por malayos de origen (bumiputras) en los puestos fundamentales de la economía y administración.